Deporte local

Más moral que José Juan

Deporte local

ENTREVISTA

Más moral que José Juan

2020081722551935652
photo_camera Tras 22 años de carrera, José Juan seguirá jugando, al menos un año más, en las filas del mítico Alcoyano.
El portero vigués, ex de CD Ourense, seguirá en activo a sus 40 años después de ascender a Segunda B con el Alcoyano

Hace 20 años, un joven portero vigués despuntaba en el malogrado CD Ourense (meta menos goleado de 2ª B en la campaña 2005-06) tras pasar por Valladolid. Su proyección llamó la atención del Celta, que le fichó para su filial. Llegó incluso a debutar en Primera. De aquel chico ya no queda ni el nombre. Porque con el paso del tiempo, Josiño se ha quedado en el camino para convertirse en José Juan. Lo que no se ha perdido es su pasión por el fútbol, que le ha llevado a jugar todo este siglo con presencia en clubes como el Granada, el Lugo o el Elche. Y a seguir en plena forma. "Me encuentro muy bien física y mentalmente", sostiene el guardameta, que ha logrado el ascenso a Segunda B con el Alcoyano, tras la decisión de la Federación de subir a los cuatro equipos que debían jugar la repesca. "Es un ascenso atípico y raro pero es un ascenso. Logramos el objetivo", comenta José Juan, que reconoce que lo pasó mal durante los días que tardó el ente en decidir, tras los positivos en el Marino canario que paralizaron la competición. "Hubo muchos rumores", afirma.

José Juan Figueras cumplirá 41 años el próximo 31 de diciembre -buen día para nacer-. Lo hará como futbolista en activo. "Tenía un año más de contrato con el ascenso y el club me ha llamado para confirmarme que cuenta conmigo. Y yo encantado", confirma el vigués, que se ríe al ser cuestionado por la retirada. "Voy año a año", apunta. Pero, con la energía que transmite al otro lado del teléfono y su insistencia en lo bien que se siente, no tiene pinta de que sea algo que se plantea realmente. "Me cuido mucho, sobre todo con la alimentación. Hay que cuidar el peso para seguir jugando", afirma. Y con esa "ilusión" a la que alude insistentemente afrontará el curso 2020/21 en Segunda B, con el objetivo para el Alcoyano de meterse en la nueva categoría que nacerá después. 

Pero para saber a dónde se va, hay que saber de dónde se viene. Y José Juan lo tiene muy claro después de tantos años, tantas experiencias y tantos clubes. Con el recuerdo más especial para la etapa entre 2012 y 2017 que pasó en Lugo. "Fue espectacular", apunta el portero, que "iba para un año" y se quedó "cinco". "La época de Quique (Setién) fue en la que más disfruté. Ese equipo era una maravilla. Guardo un recuerdo que nunca olvidaré", dice. 

Precisamente con Setién notó la veloz evolución de su posición. "O te adaptas o estás fuera", apunta, mientras recuerda que cuando él empezó no existía la cesión: como profesional tuvo que aprender a jugar con los pies como uno más. "Al principio me costó", desvela, al tiempo que ironiza sobre las modificaciones de estos años. "No sé si tendrán algo en contra de los porteros", bromea. "Pero sin nosotros no se puede jugar", dice entre risas.

Un buen humor que mantiene al reflexionar sobre el carburante que alimenta su motor. "Es mi gen competitivo", dice sin dudar. "Me sigue fastidiando que me metan gol", resalta este jovencito de 40 años, con más moral que el Alcoyano.

"¡Prepárate, que vas a salir!"

El 11 de mayo de 2003, un joven José Juan de 23 años se sentó en el banquillo de Balaídos. Pinto tenía varicela y se cayó de la convocatoria y al vigués le tocó ejercer de suplente de Cavallero. Pero, a los diez minutos del segundo tiempo, el meta argentino fue expulsado tras provocar un penalti. Lotina se volvió al banquillo y gritó: "¡Calienta que sales!". El receptor de la orden era José Juan, que se ríe al recordarlo. El caso es que salió y, aunque no pudo hacer nada en el penalti que significó el 1-1, sí pudo hacer un par de buenas paradas que permitieron al Celta rozar el triunfo cuando Edu, también de penalti, ponía el 2-1. Pero ya en el descuento, un balón bombeado y una salida con un toque con el portero rival, que había subido a rematar, propició el 2-2 definitivo. "En ese momento se te viene el mundo encima", reconoce.

Es por eso que el guardameta vigués tiene un recuerdo "agridulce" de su único partido en Primera División. Pero ya se sabe que el tiempo todo lo dulcifica. "Debutar con el equipo de tu ciudad en el año que nos metimos en Champions es tremendo", destaca.

Pero su etapa celeste fue mucho más que aquel partido. Infinidad de entrenamientos con dos porteros de primer nivel, como Pinto y Cavallero."Me enseñaron muchísimo", rememora el meta del Alcoyano, al que le gustaba que tanto el argentino como el andaluz le indicasen "lo que tenía que hacer".  Y de Josiño a José Juan. "Ahora, yo intento hacer lo mismo", reconoce. "Trato de poner al servicio de los chavales todas las experiencias que he vivido y ayudarles en todo lo que pueda. Para eso estamos", comenta con orgullo. Ya se sabe, hijo eres, padre serás.

"Me da pena ver lo mal que lo está pasando Quique"

La debacle del Barcelona frente al Bayen sentó especialmente mal a José Juan. No porque sea seguidor del equipo culé, sino porque un amigo suyo se sienta en su banquillo. "Hablamos de vez en cuando y da pena ver lo mal que lo está pasando Quique", lamenta el vigués sobre el que fue su entrenador en Lugo. Sobre la posible destitución del técnico cántabro, el portero es prudente porque "esto da muchas vueltas". Eso sí, tiene claro que pase lo que pase, Setién "saldrá adelante seguro" porque "es un hombre fuerte".

"A mí me encanta trabajar con nenes"

Paralelamente a su papel como jugador, José Juan ya hace sus pinitos como entrenador. Concretamente de porteros. Este verano, los hermanos Ñíguez impulsaron el proyecto del Club Costa City enfocado hacia la base -tipo Val Miñor-. Aarón -ex del Celta- le llamó para ofrecerle ser el coordinador de porteros de la nueva entidad, ubicada en Elche, que es la ciudad en la que reside el guardameta vigués, encantado de subirse al barco. "Es un proyecto ilusionante y estoy muy contento de estar ahí", sostiene José Juan sobre un club con 30 equipos y 500 jugadores, todos de categorías inferiores. Y José Juan lo disfruta: "A mí me encanta trabajar con los nenes".

Te puede interesar
Más en Deporte local