Deporte local

El Ourense CF reclama una plaza en Segunda B

Deporte local

FÚTBOL

El Ourense CF reclama una plaza en Segunda B

Camilo Díaz, presidente del Ourense CF, en las gradas del campo de Oira. (Foto: Miguel Ángel)
photo_cameraCamilo Díaz, presidente del Ourense CF, en las gradas del campo de Oira. (Foto: Miguel Ángel)
Los ocho equipos perdedores de las finales de ascenso solicitan que la categoría de bronce tenga 110 equipos

Los ocho equipos de Tercera que perdieron el play off de ascenso a Segunda B, entre los que se está el Ourense CF, han solicitado formalmente a la Federación Española de Fútbol su participación la próxima temporada en la categoría de bronce nacional.

Además del conjunto ourensano se trata del Cacereño, Atlético Pulpileño, Real Jaén, Alcorcón B, Guadalajara, Varea y Terrassa, que proponen que la nueva temporada, la Segunda B cuente con 110 equipos que estarían encuadrados en cinco grupos de 22 equipos.

Todo esto entra en escena luego de que la Federación Española decidiera ascender directamente a los cuatro equipos que siendo campeones de grupo no lograron el salto de categoría: Lealtad de Villaviciosa, Marino, Linares y Alcoyano. Además, se da la circunstancia de que los tres primeros perdieron los partidos de la primera fase y fueron repescados, mientras que el Alcoyano superó la primera eliminatoria y cayó en la final.

En el caso del Ourense CF, se quedó sin ascenso pese a vencer al Arosa en las semifinales y empatar con el Compostela en el partido decisivo, aunque el ascenso se lo quedaron los santiagueses por acudir como primeros de grupo. En la misma situación que los ourensanos se encuentran otros equipos, por eso no comprenden muy bien la decisión federativa.

Por eso entienden que se han alterado las bases de la competición con dos ascensos imprevistos luego de que se anularan los partidos de repesca. Los ocho equipos citados no entienden esos cuatro ascensos cuando eran dos los que correspondían y piensan que había tiempo suficiente para haber disputado esos partidos. 

Una vuelta de tuerca más en un cierre de curso en la que los problemas se le acumulan a la Federación. Otra patata caliente.