Deporte local

Ourense instará a la Xunta a que actúe en O Couto

Deporte local

Deporte local

Ourense instará a la Xunta a que actúe en O Couto

Vista de la grada de fondo del estadio, que ya no se encuentra abierta al público. (Foto: Xesús Fariñas)
photo_cameraVista de la grada de fondo del estadio, que ya no se encuentra abierta al público. (Foto: Xesús Fariñas)
El reportaje de La Región con las deficiencias en el estadio sensibiliza al Consello Reitor, que pedirá la reforma integral

Por costumbre, las viejas demandas quedan olvidadas en el fondo de un cajón. No es un problema solo de Ourense, pero no por ello debe hacerse propio aquello de que "mal de muchos, consuelo de tontos". Es tiempo de desempolvar solicitudes pretéritas, no por antojo, sino por necesidad, porque a estas alturas ya nadie duda que "este campo es una ruina".

Es el título del reportaje publicado ayer por La Región, en el que quedaban al descubierto buena parte de las deficiencias de un estadio de O Couto al que más que la edad, el mantenimiento -o su falta-, le está haciendo mostrar desde hace ya demasiado tiempo su peor cara.

No ha caído en saco roto, porque la preocupación es máxima. A colación de la información en este medio, Jorge Pumar, teniente de alcalde del Concello de Ourense, ha puesto sobre la mesa la situación del recinto deportivo en la reunión del Consello Reitor del Consello Municipal de Deportes (CMD), proponiendo "un acuerdo en el que se inste a la Xunta de Galicia (propietaria de la instalación) a un esfuerzo inversor similar al que afrontó en estadios de otras grandes ciudades gallegas como el de Pasarón en Pontevedra o el Anxo Carro en Lugo, para acometer las reformas necesarias en el Campo do Couto".

Fue en el apartado de ruegos y preguntas del Consello Reitor, y al recibir el visto bueno de todos los miembros de este organismo autónomo, el próximo jueves se convertirá en uno de los puntos del orden del día del CMD y por lo tanto se someterá a estudio y votación para, llegado el momento, elevar la petición de actuación a la Xunta.

Petición de reforma integral

Las obras de mejora en el Campo de Couto son palmarias desde hace tiempo. A Mario Guede, la situación del estadio le toca por partida doble: como actual concejal de Deportes y como antiguo jefe del Servizo de Deportes de la Xunta de Galicia en Ourense. "Desde 2014, cuando el juez concedió a la Xunta la titularidad del estadio, se fueron realizando inversiones para mantenerlo activo, pero como entendíamos que se necesitaba una reforma mayor a finales de 2018 (siendo jefe del Servizo de Deportes de la Xunta, cargo que dejó el 30 de mayo pasado), elevé la acometida de las reformas necesarias. La Xunta entendió dicha necesidad, tanto que mandó un arquitecto y se contactó con una empresa para que realizara un estudio de reforma integral".

Proyecto sin concluir

Aquella demanda iniciada en 2018, aunque ya vieja entonces por lo necesaria, parece todavía lejos de tener solución puesto que el proyecto está sin concluir. "Somos conscientes de las necesidades en el estadio de O Couto y por ello se está elaborando un proyecto de reforma integral para que, cuando toque, sea puesto entre las prioridades. Somos los primeros interesados en que el estadio esté en las mejores condiciones posibles", destaca Manuel Pérez, que tomó el relevo de Mario Guede al frente del Servizo de Deportes de la Xunta de Galicia en Ourense. "Es una necesidad antigua, pero entre la pista de atletismo de Expourense, el Complejo Deportivo de Monterrei y la reforma integral del Pavillón dos Remedios sabemos que la inversión de la Xunta está siendo muy importante, por lo que primero toca afrontar un estudio y elaborar un proyecto, que se está realizando, y cuando las circunstancias lo permitan afrontarlo", añade Pérez.

Una cosa es la necesidad inninente y otra la realidad de una solución palpable. Que el estadio está cayendo a pedazos lo sabe todo el mundo, porque a la vista está, pero además de las deficiencias los remiendos son lo único visible, al menos por el momento. El fútbol sénior en la ciudad está tratando de renacer de sus cenizas y aunque un estadio no lo es todo, ayuda. Hace casi seis años el enfermo de Club Deportivo Ourense pasó directamente a la defunción sin los cuidados paliativos. Ahora, la que fuera su casa, busca una solución a sus grandes males.