La Región

ENTREVISTA

Paz: especialista en acrobacias

El parapentista de origen ourensano (Entrimo) explica las peculiaridades, los riesgos y los atractivos de un deporte con múltiples modalidades

José Paz, con el paracaídas a la espalda.
José Paz, con el paracaídas a la espalda.
Paz: especialista en acrobacias

Nunca podría imaginarse un nacido en Poissy, en los arrabales parisinos, cuando de vacaciones por su aldea de Buscalque (Entrimo) hace casi medio siglo, daba sus paseos por allí, que iba a surcar los cielos. En aquella época del parapente casi nada se sabía, poco antes sentaban las bases de este deporte unos paracaidistas franceses y otros dicen que fue la NASA la iniciadora.

José, o "Jose" para los amigos y para los metidos en este mundo; Organyá, en un círculo muy íntimo, por su estancia de tantos años en la meca del parapente acrobático, en el Prepirineo catalán, a donde acudía cuando su trabajo en Andorra se lo permitía para iniciarse en este deporte de la mano de campeones del mundo como los hermanos Raúl y Félix  Rodríguez, Horacio Lloréns o Pablo López.

Encuentro un atardecer a José Paz por O Rodicio, o mejor dicho quedamos en vernos. Cuando llego veo a un parapentista haciendo giros impensables para quien no utilice un equipo especial de vela y silla. Fue mi primer encuentro con él y me recordaba las acrobacias que hacía, y no sé si hace, Dany Rizo.

¿Cómo es que te dio por esta modalidad que tiene más riesgo todavía?

Bueno hay como un cierto contagio. Venía de la brigada paracaidista de La Legión y del llamado salto  base y me gustaban las emociones, así que trabajando en Andorra, por proximidad, me acerqué a Organyá, que es como la referencia mundial de esta especialidad de acrobacias dentro del mundo del vuelo a vela.

Fue Organyá lo que te indujo a practicarlo al ver a los mejores pilotos de "acro", inventores de varias maniobras acrobáticas. Vas allí y te sorprendes que a media ladera haya fuertes condiciones de ascenso que hacen posible alcanzar grandes alturas en poco tiempo; a partir de esa altitud ya puedes empezar a practicar con cierta seguridad esta modalidad, si ves que de volar simplemente en parapente, se ofrecen muchas versiones más vistosas y cargadas de adrenalina que te estimulan.

¿Qué tiene Organyá para que los mejores practiquen aquí?

Las condiciones que apuntabas: unas fuertes ascendencias que te sitúan a cotas a partir de las cuales puedes experimentar. Hay otros lugares en los que las prácticas de pérdida, barrena, suelen hacerse sobre embalses, aunque el problema es ganar altura para que a partir de ahí el margen de maniobra sea suficiente. Hay que pensar que en cada giro suele perderse altura.

¿Un parapente convencional podría servir en esta especialidad?

Obviamente no es el más adecuado. Para hacer alguna maniobra como el helicóptero, el sat, wind over usamos unas velas de diferente dinámica de tamaño más pequeño con carga alar más alta por metro cuadrado llamadas velas de acro, con las cuales tienes que despegar con condiciones más fuertes de viento o térmicas. No vale cualquier día ni cualquier sitio. Por ejemplo, en la sierra do Larouco hay condiciones, pero solo en ciertos días muy térmicos cuando otros no pueden despegar. En O Rodicio se puede hacer algo, pero en días muy especiales.

¿Aprendiste viendo, por enseñanza directa o en escuela?

Autodidacta,  viendo como hacen los demás, recibiendo consejos y practicando mucho. Echándole también una dosis de valor. Con el material adecuado te vas iniciando en las maniobras. Luego vas observando cómo lo hacen los demás, asistes a charlas, clases teóricas...

¿Cuándo te inicias en el parapente?

En el 2003, en Lanzarote. Volaba en ala delta, luego pasé al parapente, donde me dieron unas nociones básicas, y tres días después despegaba.

parapente1¿Y el paso a la acrobacia?

Podría decirse que una consecuencia inmediata para quien procedía de la brigada paracaidista en La Legión y porque estaba en el lugar adecuado para iniciarme, en Organyá. Trabajaba en Andorra y en poco más de media hora ya podías estar en la meca del paracaidismo acrobático. Allí te relacionas y fue cuando me ensañaron muchas cosas. Félix Rodríguez, campeón del mundo de acrobacias muchos años, me inició en la pérdida, aunque estuve a punto de dejarlo cuando vi a alguno que caía sobre su propia vela enredándose y estrellándose. Es cuando valoras los riesgos. Además porque yo mismo, metido dentro de la vela, conseguí desenredarme a 700 metros de altura cuando caía como una piedra. Esa fue mi experiencia más dura.

¿Cuál de las modalidades practicas más dentro del acro?

Wind over, con picados que te hacen pasar por encima de la vela; el sat, donde vas girando sobre ti mismo hacia atrás; el helicóptero, que obviamente todos sabemos como es; el tumbly y el infinity, con solo unas vueltas girando como un tonel.

Además de acróbata de parapente, también te lanzas en paracaídas desde una avioneta

Sí, algunas veces, pero no aquí en cualquiera de los aeródromos gallegos si no en Braga.

También practicas el suwit-surf, esa modalidad con traje de volador que ha costado muchas vidas, entre ellas la de Alvaro Bultó y de un famoso cocinero.

Para saltar aquí se necesitaría una gran pared vertical a mucha altura. Tengo todo el equipo, pero aquí no puedo usarlo. Aquí lo que hago algunas veces es soltar el parapente y bajar en paracaídas o lanzarme desde un parapente biplaza.

Dejamos a Jose "Organyá", que ahora en el mes de julio se va a una concentración de voladores acrobáticos invitado a Turquía para dar una exhibición con otros colegas. Oportunidades de viajar que dan estas prácticas del parapente de extremo riesgo.