La Región

PRIMERA GALICIA

Goleada, milagro y ascenso del Polígono a la Preferente

El Polígono, luego de vencer claramente por 5-1 al Allariz y beneficiarse del empate del Melias, regresa dos años más tarde a la Preferente Galicia

Los jugadores del ACD Polígono celebran el ascenso sobre el campo.
Los jugadores del ACD Polígono celebran el ascenso sobre el campo.
Goleada, milagro y ascenso del Polígono a la Preferente
Polígono 5-1 Allariz

El Polígono vuelve a Preferente goleando por 5-1 al Allariz y gracias a que el Melias, su rival en la lucha por la segunda plaza de ascenso a la categoría autonómica, no pasó del empate ante el Loñoá.

Dentro de una primera parte bastante equilibrada, el conjunto industrial tardó en colocarse por delante en el marcador. Sería superada la media hora de juego, en una acción triangulada que derivó en un buen taconazo de Álvaro, que dejó a Borja para definir con un tiro al palo largo. Era el 1-0.

Cuatro minutos más tarde llegó el 2-0, al recoger el lateral Tazos un rechace y con un potente remate desde 25 metros superar a Vila.

Los alaricanos no bajaron la guardia y dispusieron de dos claras ocasiones. Una fue salvada con muchos apuros por el veterano Alberto y más tarde Iker, queriendo meter una vaselina sobre el cancerbero industrial, mandó el balón al travesaño.

Antes de caer el telón del primer acto, el remate de una falta dio en la cabeza de Chery, descolocó a Alberto para establecer el 2-1.

En la reanudación, el Polígono  encarriló la victoria al cabecear en el primer palo Borja un saque de esquina de Peque y poner el 3-1.

A partir de ahí, los alaricanos sintieron el impacto y no pudieron reaccionar ante un rival que  fue a por más goles, mientras seguía pendiente de las noticias que llegaban desde A Carabina.


Goles y júbilo desatado


El central Gonzalo Grande, que fue homenajeado al finalizar el partido con un placa, se despidió marcado el 4-1 al rematar de cabeza otro saque de esquina.

En una tarde que finalmente terminaría siendo redonda, el atacante Borja firmó su primer "hat trick" con la casaca amarilla, al rematar un centro de Jorge para poner el definitivo 5-1.

Quedaban varios minutos por consumir y sabiendo que el Melias había empatado se desató la locura entre los jugadores del banquillo, que trasladaron la enhorabuena a sus compañeros que estaban en el campo. Ascenso y celebración.