Deporte general

Fran Beltrán: "Con Aspas cambia la mentalidad del equipo"

Deporte general

FUTBOL

Fran Beltrán: "Con Aspas cambia la mentalidad del equipo"

El centrocampista del Celta, Fran Beltrán.
photo_cameraEl centrocampista del Celta, Fran Beltrán.

El jugador madrileño reconoce que "no esperaba una temporada así, pero son cosas que pasan y nunca me he arrepentido de haber fichado por el Celta"

Fran Beltrán (Madrid, 1999), una de las pocas buenas noticias que está dando el Celta esta temporada, es consciente de la grave situación que atraviesa el equipo, en zona de descenso a diez jornadas del final, pero cree que la plantilla puede lograr todavía la permanencia y asegura que no se arrepiente de haber fichado por el club vigués el pasado verano.

¿Cómo está el ambiente en el vestuario después del cambio de entrenador y esas dos primeras derrotas con Escribá?
Creo que después de estos días que hemos tenido de trabajo bueno, el vestuario ha recuperado un poco el ánimo. Sabemos que tenemos dos partidos muy importantes ahora y vamos a ir a muerte. El equipo ya está cogiendo el ánimo suficiente para poder luchar por los tres puntos.

¿El parón por los compromisos de las selecciones nacionales les ha venido bien para refrescar la cabeza?
Sí. Yo creo que la gente necesitaba desconectar un poco del ambiente que tenemos día a día y durante esta semana hemos tenido un trabajo muy bueno, nos estamos divirtiendo y gracias a eso vamos a tener la cabeza más despejada para este tramo final.

¿La primera parte que hizo el equipo ante el Real Madrid es un camino para seguir en esta recta final de la temporada?
Pienso que hicimos una buena primera parte en el Bernabéu. El equipo estuvo bien pero no tenemos que seguir en esa línea, sino en una mejor aún. Tenemos muchísimo margen de mejora porque no se puede estar peor de lo que estamos ahora, y en ese sentido veo al equipo con más confianza.

El problema en el Santiago Bernabéu, como en otros partidos este curso, fue que después de encajar el primer gol, el Celta se vino un poco abajo.
Es lo que estamos viviendo toda la temporada. Las segundas partes nos cuestan un poco y luego, cuando encajamos un gol, parece que nos venimos abajo. Y ahí es cuando más unidos tenemos que estar, más juntos. El equipo tiene que trabajar mucho en eso y si te meten un gol, rehacerte e ir con más ganas aún.

¿En el vestuario se habla de la posibilidad de sufrir un descenso?
No nos gusta hablar del descenso y yo creo que el tema no sale porque no nos gusta saber que estamos en la mierda. Trabajamos día a día para que eso no pase.

¿El problema del Celta es individual, por la aportación de cada jugador, o colectivo?
Estamos ya a una altura de la temporada en la que el vestuario tiene que estar unido sí o sí. No puedes ir por tu cuenta. Creo que al equipo le falta un poco más de unión, en el sentido de que hay que gente que tiene que arrimar el hombro un poco más de lo que lo estaba haciendo, tiene que dar un pelín más, y tenemos que ir todos juntos.

¿Hablar de Europa como objetivo al comienzo de la temporada fue un error?
Pudo ser un error o no. Si hubiesen salido bien las cosas no hubiese sido un error. Ahora podemos decir que es un error, pero tú no sabes cómo te va a salir una temporada. El equipo estaba hecho para luchar por los puestos de arriba y al final pasa lo que pasa. Un ejemplo lo tenemos en el Villarreal, que hace unos pocos años bajó a Segunda División en una temporada en la que estaba jugando en Europa. El Celta no tenía estas expectativas, sino las de luchar otra vez por Europa, pero hay campañas buenas y malas, y en las malas es cuando tienes que estar más unido y arrimar más el hombro.

¿Qué cree que ha cambiado principalmente desde la llegada de Fran Escribá?
Fran es un míster de aquí, conoce mejor la Liga y las cosas que hacemos no digo que tengan más sentido, pero sí que sabe cómo juegan los rivales, lo que el partido requiere en cada momento, y la experiencia que él tiene en esta competición es lo que a nosotros nos podía faltar.

El técnico ha contado con dos hombres de la casa, Mario Bermejo y Borja Oubiña, ¿qué les están aportando?
Nos dan muchos consejos. Ellos han vivido la situación en la que estamos nosotros y se están involucrando mucho con el equipo. Sienten mucho el club, quieren que logremos la permanencia y se nota. Son un apoyo muy grande para nosotros.

¿Cambia mucho la rutina de trabajo con respecto a Antonio Mohamed y Miguel Cardoso?
Cambia un poco. Cada entrenador tiene su librillo y una forma de trabajar diferente.

Fran Escribá dijo al llegar a Vigo que el problema del equipo no era defensivo, sino de equilibrio, ¿está de acuerdo con el diagnóstico del entrenador?
Sí. Yo creo que el equipo no ha encontrado todavía el equilibrio que necesita. En ataque, en el medio y en defensa. En este último partido, ante el Real Madrid, quedó reflejado que en la primera parte estuvimos mejor, pero no nos podemos quedar con eso. Tenemos que dar muchísimo más y yo creo que el míster tiene razón en lo que dice.

¿El 4-4-2 que suele utilizar el entrenador valenciano encaja bien en esta plantilla?
Creo que puede encajar bien. Nos estaban haciendo muchos goles y con el 4-4-2 somos un poco más defensivos. Eso sí, en cada partido tenemos alguna ocasión, lo que pasa es que el gol no está llegando. Pero si consigues dejar la portería a cero y en una de las llegadas arriba marcas, sumas puntos seguro. Entonces pienso que es un sistema que nos puede beneficiar en estos momentos.

La afición está esperando el regreso de Iago Aspas casi como el advenimiento de un Mesías, ¿se está poniendo demasiada presión sobre el moañés?
No creo. Aspas ya está acostumbrado a eso y lo que queremos es que vuelva cuanto antes, que no recaiga y que marque muchos goles.

¿Qué importancia le dan en el vestuario a la vuelta de Aspas?
Es una inyección de moral. Se vio en el partido contra el Getafe. Estábamos todos metidos atrás y cuando él entró en el campo, el equipo empujó más. Por el simple hecho de que esté él, yo creo que al equipo le cambia la mentalidad. Es un referente para nosotros, un jugador 'top', y agradecemos tenerlo aquí. Así que a ver si viene y nos ayuda a conseguir el objetivo.

Quedan treinta puntos por jugar, ¿ha calculado cuántos harán falta para salvarse?
No. Tenemos que ganar, ganar y ganar, y cuando matemáticamente ya no se pueda pensar en descender, ahí ya nos podremos relajar. Pero ahora hay que ganarlo todo.

En los dos próximos partidos se enfrentan a Villarreal y Huesca, dos rivales directos, en apenas cuatro días, ¿cómo encaran estos encuentros?
Nos jugamos mucho. Si conseguimos meter otra vez al Villarreal en la pelea y nos ponemos a un punto, después viene el Huesca, que antes se enfrenta al Real Madrid y lo más probable es que no gane, así que son dos partidos clave. Luego tenemos que jugar contra Barça y Atlético, que a priori es más difícil sumar puntos.

¿Qué destaca del Villarreal?
Es un equipo que últimamente está mejor, también gracias a la Liga Europa, en la que están haciendo buenos partidos que les han permitido salir de esa mala dinámica. De todas formas, era de esperar que el Villarreal saliese de ahí. Lo que tenemos que hacer es ir a por ellos y que en el partido se vea quién se juega más, ellos o nosotros.

¿Se le puede tomar como ejemplo, en el sentido de que estaba en puestos de descenso y ha logrado salir de esa situación?
Sí. Llevaban mucho tiempo abajo y al final, con ganas y con ilusión, han conseguido salir. Tenemos que fijarnos en ellos, en que todos van juntos en los últimos partidos.

¿Qué se le puede decir a la afición del Celta en estos momentos?
Hay que tener tranquilidad porque quedan diez partidos. No demos nada por perdido y yo creo que si la afición y el equipo estamos juntos al final vamos a conseguir el objetivo entre todos.

¿Balaídos será determinante para la permanencia?
Sí. Si el estadio aprieta, nosotros nos crecemos. Si la grada no anima, o nos silban a nosotros, eso resta al equipo. Yo creo que si todos remamos en la misma dirección será más fácil.

Imagino que cuando fichó por el Celta no imaginaba una temporada así.
No, no imaginaba una temporada así, pero son cosas que pasan. Yo cuando subí por primera vez al equipo profesional en Segunda División, no me esperaba tampoco que fuésemos a estar a punto de descender a Segunda B. Son temporadas que se dan y lo que hay que hacer es arrimar el hombro todos, sacar esto adelante y el año que viene hacerlo mucho mejor.

¿Se ha arrepentido alguna vez de haber fichado por el club vigués?
No. No me he arrepentido nunca.