Deporte general

Jurado es quinto y Ferrer Salat décima en doma

Deporte general

Jurado es quinto y Ferrer Salat décima en doma

El binomio Charlotte Dujardin/Valegro, que ya fue campeón en Londres 2012, ha revalidado este lunes en Río su título olímpico de doma

El binomio Charlotte Dujardin/`Valegro`, que ya fue campeón en Londres 2012, ha revalidado este lunes en Río su título olímpico de doma con una nota sobresaliente de 93,857 puntos, cerca de su récord mundial de 94,300.

La medalla de plata fue para la alemana Isabelle Werth, con `Weihegold Old` (89,071), y el bronce para otra germana, Kristina Broring-Sprehe, con `Desperados` (87,142).

El español Severo Jesús Jurado, debutante en unos Juegos, terminó con `Lorenzo` en la quinta plaza (83,625) y Beatriz Ferret Salat, doble medallista olímpica en Atenas 2004, en la décima con `Delgado` (80,161).

Dujardin se había visto superada por Werth en la ronda de clasificación, pero con su ejercicio libre demostró que en armonía, ligereza y conjunción de movimientos no hay en Río otro jinete que se entienda mejor con su caballo.

Bajo un calor sofocante en el Parque Olímpico de Deodoro, Dujardin y 'Valegro' terminaron sin errores un programa con aires de extrema dificultad y belleza.

Ante el presidente del COI, el alemán Thomas Bach, el país dominador histórico de la doma tuvo que conformarse esta vez con la plata y el bronce, tras ganar el viernes el oro por equipos.

Broring-Sprehe y `Desperados` son actualmente los líderes de la clasificación mundial.

Tras la cuarta plaza de la estadounidense Laura Graves, irrumpió en la élite de la doma olímpica el español Severo Jesús Jurado, de 27 años y debutante en unos Juegos, con `Lorenzo`, un precioso caballo castaño de 10 años que se comportó de manera excepcional.

`Lorenzo` ofreció un programa con desplazamientos y cambios de pie muy valiosos. El binomio español arrancó los únicos aplausos de la grada durante un ejercicio con sus últimos 10 segundos a ritmo de Bon Jovi.

Jurado y su caballo se habían clasificado para la final con la sexta mejor nota y con el baile libre confirmaron nivel para estar entre los cinco de arriba en los Juegos.

Beatriz Ferrer Salat, octava en la jornada clasificatoria, concluyó décima con su estilo sensiblemente diferenciado del resto, más armonioso y carente de movimientos bruscos. "Un estilo respetuoso con el animal" del que se siente "orgullosa", explicó la barcelonesa, que es vegana como parte "de esa misma filosofía".

'Delgado', un castaño de 2001 con el Ferrer Salat lleva nueve años, se fue algo de ritmo en el trote largo, pero estuvo elegante en todos los aires, cadencioso en los movimientos laterales y seguro en las piruetas.

Este binomio presentó el mismo programa con el que ganó en 2015 la medalla europea de bronce.

Ferrer Salat, ganadora en Atenas 2004 de la plata olímpica por equipos y del bronce individual, se perdió los Juegos de Pekín y de Londres por lesiones de su caballo.

Se consideraba al llegar a Río "en un grupo de siete u ocho" participantes con opciones de subir al podio y confiaba para ello "muchísimo" en 'Delgado', que ha superado con éxito una larga lista de lesiones.

Tras pasar por las manos de un quiropráctico y de un masajista que le pusieron a punto, 'Delgado' ha competido en Río "muy sano".

La barcelonesa ocupó en la recta final hacia los Juegos el número dos de la clasificación mundial de doma. Ahora es cuarta, por detrás de las tres alemanas.

La doma es una disciplina en la que nunca ha ganado el oro un país no europeo y en la que, fuera de ese continente, solo Estados Unidos y Canadá han obtenido medallas de cualquier color.