La Región

ECONOMÍA

Galicia flojea en inversiones

La compra de la viguesa Iberconsa y de Ferroatlántica por parte de fondos norteamericanos son las últimas operaciones de inversión extranjera en Galicia, una asignatura todavía pendiente en la comunidad

La pesquera viguesa Iberconsa acaba de finalizar la venta de la empresa al fondo americano Platinum.
La pesquera viguesa Iberconsa acaba de finalizar la venta de la empresa al fondo americano Platinum.
Galicia flojea en inversiones

Tres operaciones de gran calado han marcado el panorama industrial gallego en los últimos meses. La más reciente, la de Ferroatlántica que el empresario Villar Mir ha vendido al fondo estadounidense TPG Sixth Street Partners por 170 millones de euros. Otro fondo americano, Platinum, completaba hace solo unos días la compra de la pesquera viguesa Iberconsa en una operación cuyo valor se estima en 550 millones. Unos meses antes era la multinacional canadiense Magna la que adquiría el cien por cien de otra compañía de Vigo, Viza Automoción. 

La inyección económica norteamericana desembarca en Galicia con proyecto de futuro y asegurando empleo, si bien la inversión extranjera sigue siendo escasa y una asignatura pendiente en la comunidad, que capta menos del 1% del total de inversión foránea que recibe España. 

Galicia no aparece entre las siete primeras comunidades con mayor número de iniciativas respaldadas por inversión extranjera directa (IED). Éstas serían Cataluña, Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Aragón y País Vasco, según se desprende del último estudio European Attractiveness Survey de la firma Ernst & Young (EY), que constata un crecimiento de un 32% de la inversión extranjera en España en 2018, especialmente en el sector digital y también en transporte, logística, finanzas, ventas y marketing. 

El informe recoge los resultados de una encuesta a directivos de compañías internacionales sobres sus planes inversores para los próximos años y Madrid figura como la séptima ciudad europea con mayor atractivo para invertir. El ránking lo lideran París, Londres y Berlín, seguido de Frankfurt, Amsterdam y Munich. Por debajo de la capital española figuran Varsovia, Barcelona y Bruselas. 

A nivel europeo, la inversión extranjera directa sufrió un retroceso el año pasado, de un 4%, que los expertos atribuyen a la desaceleración de países como Reino Unido (efecto Brexit) o Alemania. En el caso británico, la incertidumbre sobre su salida de la UE originó que los proyectos respaldados por IED en este país descendieran un 13% en 2018, registrando el nivel más bajo en los últimos cuatro años.

En el caso de Galicia, al interés norteamericano (EE UU y Canadá ) por invertir en Galicia y comprar empresas se suma el de otro mercado, el mexicano. Uno de sus mayores exponentes lo encontramos en la petrolera estatal Pemex, que es el principal accionista del astillero vigués Barreras. 


El mercado asiático


El mercado asiático también está metiendo la pata en la comunidad. La última operación fue en el sector conservero, con la compra de la viguesa Albo por parte de Shanghai Kaichuang. Años antes el grupo Citic adquirió la calderera de Porriño Gándara Censa, la primera empresa gallega en pasar a manos asiáticas al cien por cien.

En la automoción, la venta de Viza (ahora se llama Magna Seating Vigo) ha reducido al mínimo las grandes empresas del sector que aún mantienen capital gallego. La viguesa Marsan y Aludec -que se trasladó de la ciudad a Ponte Caldelas- son dos que resisten la entrada de inversión foránea. Copo, con sede en Mos, también mantiene capital gallego si bien no es al cien por cien ya que está participada al 50% por la francesa Faurecia. Otras firmas de menor tamaño con capital autóctono son Precisgal, Distevi, Cablerías Auto u otras como Hispamoldes, Valver, Industrias Proa o Utingal.