Economía

Galicia precisa más gente y más industria

Economía

cuenta de resultados

Galicia precisa más gente y más industria

Fernando González Laxe durante su intervención en el Foro La Región (ÓSCAR PINAL).
photo_cameraFernando González Laxe durante su intervención en el Foro La Región (ÓSCAR PINAL).
Se está quedando con la población que tenía en los años 60 del siglo pasado y su industria pesa cada vez menos en su PIB. El discurso del profesor Laxe en el Foro La Región invita a reflexionar. 

Galicia se queda sin gente y su industria, lejos de aumentar, se reduce. Podrían ser las dos grandes conclusiones del minucioso diagnóstico que hizo esta semana en el Foro La Región el catedrático de economía Fernando González Laxe. Por lo demás, en general, la economía gallega va cada vez más pareja a la española, pero con matices: si bien tras la crisis la economía gallega “salió mejor que la española”, en los últimos trimestres da la sensación de que “se ha frenado”.

Galicia no está en el furgón de cola pero tampoco es puntera. Dicho de otro modo, no es Extremadura ni Andalucía pero tampoco es Madrid ni el País Vasco. Pasadas las elecciones generales y a medida que se acerquen los comicios autonómicos, se supone que el debate gallego se abrirá paso, de modo que sea posible conocer las alternativas del actual gobierno y de la oposición para superar las dificultades actuales. La aportación del ex presidente González Laxe sería en ese sentido un posible punto de partida.

De entrada podríamos preguntarnos por qué hay cada vez menos gallegos si aquí se vive cada vez mejor o al menos al mismo nivel que en otras comunidades autónomas españolas. Es evidente que muchos jóvenes gallegos no se lo creen y se van, y no lo es menos que los inmigrantes que se pelean por entrar en España no eligen Galicia como destino final. Unas cosas y otras dan lugar a que Galicia tenga hoy los mismos habitantes que en los años 60 del siglo pasado, es decir, en tiempos de la dictadura de Franco.

Puede ser que Galicia atraiga como destino turístico –tampoco tanto– pero no como destino para trabajar y vivir. Laxe lo explica en su argot: un patrón de crecimiento inconcluso, aderezado con una escasa innovación tecnológica, un reducido tamaño de las empresas y la carencia de planteamientos de futuro. Sea como sea, lo cierto es que la demografía de Galicia no consigue alcanzar tasas de reposición, como consecuencia de tener menos nacimientos que defunciones y una esperanza de vida (82,8 años) cada vez mayor.

La debilidad industrial no lo explica todo, pero es indudable que tiene mucho que ver con el problema. Son conocidos los casos de territorios con poca población o problemas demográficos que al industrializarse dispararon su población, al atraer a mucha gente joven.

Un ejemplo paradigmático sería el de California y en especial la ciudad de Los Ángeles, que se industrializaron y poblaron a gran escala en muy poco tiempo. La ciudad de Los Ángeles tenía hace cien años los mismos habitantes que tienen hoy A Coruña o Vigo, pero ahora en su área metropolitana viven unos 20 millones de personas, casi la mitad de los habitantes de toda España. Los Ángeles es, evidentemente, un caso extremo, pero sirve para ilustrar que desde una periferia –la suya de EE UU– también es posible el milagro económico y demográfico.

Para empezar, en el caso de Galicia no estaría mal seguir algunas de las recetas del profesor González Laxe en el Foro La Región: industrializar el país, sí o sí, con alto contenido tecnológico y generación de valor añadido. Galicia debe corregir en ese sentido su problema de acumulación improductiva del capital, inducida y motivada por el boom inmobiliario, el aprovechamiento limitado de las inversiones públicas y el escaso impulso de la inversión en capital humano. En cualquier escenario, cada vez es más necesario pactar este tipo de asuntos.

@J_L_Gomez