Economía

La independencia le costaría a Cataluña 4.500 millones de euros al mes

Economía

DEBATE SOBERANISTA

La independencia le costaría a Cataluña 4.500 millones de euros al mes

El informe sostiene que una hipotética Cataluña independiente tendría unas ganancias fiscales de alrededor de los 11.500 millones de euros

El Consejo para la Transición Nacional estima que el coste inicial de la independencia de Cataluña sería de unos 4.500 millones de euros al mes, si se declara sin acuerdo con el Estado español, pero que una vez consolidado este eventual Estado le comportaría una ganancia fiscal de unos 11.500 millones al año.

Esta es una de las conclusiones a la que llegan los miembros del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) en uno de sus informes presentados hoy a la Generalitat, en el cual han cuantificado el coste inicial de un eventual nuevo Estado catalán sin una agencia tributaria propia a pleno rendimiento.

Los 4.500 millones de euros son el equivalente al coste mensual de la Seguridad Social, nóminas de funcionarios, pensiones, paro y gastos corrientes, un gasto global que obligaría al nuevo Govern a obtener financiación mediante tres vías: créditos, emisiones de deuda del Banco Central de Cataluña y "bonos patrióticos" canjeables por impuestos.

En el informe, titulado "Viabilidad fiscal y financiera de una Cataluña independiente", se explica, sin embargo, que una vez superado el impacto económico que representa poner en marcha estructuras de Estado, la ganancia que obtendrían los catalanes se situaría en torno a los 11.500 millones de euros anuales.

El presidente del Consejo para la Transición Nacional y exvicepresidente del Tribunal Constitucional, Carles Viver i Pi-Sunyer, ha explicado en la presentación de los 8 últimos informes de los 18 que en total han sido elaborados, que la conclusión a la que han llegado es que, "pese a las dificultades que conlleva crear un nuevo Estado, es un proceso perfectamente posible y viable".

El conseller de Presidencia, Francesc Homs, ha hecho una valoración positiva del trabajo desarrollado por el Consejo, y ha destacado que las 53 reuniones realizadas, las miles de horas dedicadas en 15 meses, y las 1.366 páginas escritas, servirán para que en septiembre pueda ser presentado el Libro Blanco para la Transición Nacional.

A 48 horas de la reunión entre Mariano Rajoy y Artur Mas, el conseller ha explicado que este "libro blanco dará una visión panorámica" de cómo podría ser un Estado catalán independiente, algo que ve "necesario para que los ciudadanos puedan disponer de una información detallada para pronunciarse y votar en consecuencia" en la consulta soberanista prevista para el 9 de noviembre.

En el informe sobre viabilidad fiscal se hace un cálculo con datos de 2011 y se estima que, con unos ingresos totales de 45.300 millones de euros, el nuevo Estado tendría que hacer frente a un pago de 39.500 millones para costear deuda, seguridad social, administraciones (catalana y locales) y gastos diversos.

Se concluye, además, que el Estado catalán cerraría con un superávit de unos 5.800 millones de euros, y que una vez descontados todos los gastos derivados de la creación del nuevo Estado, se estima que Cataluña saldría ganando unos 11.500 millones de euros anuales, lo que representa un 5,9 % del PIB.

Para Pi-Sunyer, esta ganancia "significa pasar de tener unos presupuestos deficitarios como los actuales a otros con beneficios", y ha añadido que "la viabilidad fiscal y financiera" de Cataluña "está asegurada con un PIB de un 23 % superior a la media española y que ocuparía el noveno puesto entre los estados europeos".

En el informe sobre "las relaciones comerciales Cataluña-España" se analiza las importaciones y exportaciones y, de una forma especial, cómo afectaría a estas últimas un hipotético boicot español a los productos catalanes.

"Nuestras conclusiones son radicalmente opuestas a las del Ministerio de Asuntos Exteriores que dijo que el PIB catalán caería un 20%, porque creemos -ha precisado Pi-Sunyer- que como máximo la caída podría situarse entre un 1 y 2 % del PIB y sería transitoria, a tenor de lo ocurrido en otros lugares con procesos de secesión".

En el informe sobre Seguridad Social, se concluye que "Cataluña está en condiciones de poder seguir garantizando el servicio" y pide crear "la agencia catalana de la seguridad social".

En el informe sobre "Integración en la comunidad internacional" se analizan las estrategias para obtener el reconocimiento de otros estados y se recomienda utilizar "el principio de sucesión" de los tratados suscritos ya por España.

En el informe sobre "autoridad reguladora y competencia", se analizan los requisitos que fija la UE para aplicar el derecho y las políticas europeas, mientras que en el informe sobre "Poder Judicial" se aboga por prever un sistema de "jueces sustitutos" para cubrir vacantes, y también se opta por un gobierno del poder judicial "mixto" entre representantes de la judicatura y del Govern.

El informe sobre "Seguridad interna e internacional" deja abierta la polémica de si el nuevo Estado tiene que tener ejército o no, pero sí que analiza los modelos actuales de defensa y recomienda 14 estrategias y 51 actuaciones, como un servicio de inteligencia.