Economía

Tanto pacto no deja ver la política económica

Economía

Cuenta de resultados

Tanto pacto no deja ver la política económica

Abrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras su acuerdo de gobierno.
photo_cameraAbrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tras su acuerdo de gobierno.

Adía de hoy, no hay pacto parlamentario para garantizar la investidura del socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, pero los empresarios españoles ya se han hecho a la idea de que el PSOE gobernará con Unidas Podemos, con el apoyo parlamentario de ERC. De entrada, la patronal pide moderación.

Resulta difícil concretar mucho más porque, al igual que cuando los árboles no dejan ver el bosque, tanto pacto no deja ver la política económica. Es lo que suele suceder cuando no puede verse un asunto o una situación en su conjunto por prestar atención a los detalles.

También andan a tientas los economistas, en su intento de estimar el impacto futuro de los cambios fiscales que proponen los partidos políticos que van a gobernar y a prestar apoyo en el Congreso, de modo que no solo haya investidura, sino también Presupuestos.

Si hay algún denominador común entre el PSOE y Unidas Podemos es que habrá subidas fiscales. Más que en el qué, las dudas están en el cuándo y en el que cuánto. El programa electoral del PSOE incluye algunas subidas de impuestos, que podrían considerarse moderadas al lado de las propuestas de Podemos, mucho más ambiciosas. En este contexto, Nadia Calviño –probable vicepresidenta económica del Gobierno– se perfila como el muro de contención ante la política que le gustaría hacer a Pablo Iglesias, repleta de subidas fiscales.

Nadia Calviño se perfila como el muro de contención ante la política que le gustaría hacer a Pablo Iglesias, repleta de subidas fiscales

¿Dónde están las dudas en materia de impuestos? Al menos en ocho posibles aumentos y en dos rebajas. Éstas podrían beneficiar a las pymes y reducir el IVA de algunos productos. Por el contrario, las ocho subidas amenazan al conjunto de los impuestos, con la mirada puesta en las rentas más altas y en las rentas de capital.

El fundamento de la izquierda para subir impuestos en España se basa en un dato real: la media europea de ingresos públicos es más alta, por lo que hay margen para intentar igualarla. Los ingresos públicos en España representan actualmente un 38% del PIB, ratio que sube hasta el 46% en la media europea. Traducido a euros, supondría que España igualaría esa media si recauda 85.000 millones de euros más; es decir, una cifra similar a toda la recaudación por IRPF, que es el impuesto que más aporta, con 86.126 millones, seguido del IVA, con 73.712 millones, mientras que Sociedades y Especiales están muy por debajo. Las previsiones de ingresos para 2019 suman 218.249 millones de euros, sin incluir la Seguridad Social.

Un proceso de esa naturaleza exigiría tiempo pero también un cambio de la estructura económica y social de España. No bastaría con la voluntad política de la izquierda, que es consciente de ello.

Para el PSOE los planes de Podemos tienen difícil encaje, ya que no solo podrían suscitar un amplio rechazo en España sino también en Europa. La mejor prueba de que Pedro Sánchez no quiere ir por ahí es la elección de Nadia Calviño, una economista en las antípodas ideológicas de Pablo Iglesias.

Del mismo modo que en materia fiscal, habrá controversia sobre las pensiones, donde la necesidad de consenso será mayor, ya que habrá que aunar voluntades con la derecha. Estos días Francia le enseña el camino de las reformas a España. Si bien tiene una mayor tasa de natalidad y, por tanto, parte de una posición ventajosa, Francia tampoco es ajena al envejecimiento de la población y el alargamiento de la esperanza de vida. 

@J_L_Gomez

Más en Economía