Entroido

El Museo de Verín restaura una de sus máscaras más antiguas

Entroido

ENTROIDO

El Museo de Verín restaura una de sus máscaras más antiguas

Mázcara de A Xironda.
photo_cameraMázcara de A Xironda.
El Museo Claustro Mercedario adelanta la publicación de su Peza do Mes de marzo para acercar al público la historia de un elemento clave en el traje del cigarrón, su careta.

Con motivo del comienzo de la semana grande del Entroido en Verín, el Museo Claustro Mercedario adelanta la publicación de su Peza do Mes de marzo para acercar al público la historia de un elemento clave en el traje del cigarrón, su careta.

Esta elección coincide con dos cesiones de piezas al pueblo de Verín: por un lado, una careta de cigarrón contemporánea cedida por Juan Castro y, por otra parte, una antigua careta, cedida por Domingos Coello Álvarez, proveniente de A Xironda y de la que se patronearon a lo largo del siglo XX gran parte de las caretas del valle de Monterrei, incluyendo los cigarrones de Verín, peliqueiros de Laza o los felos de Maceda. 

El Museo y el Concello de Verín asumen su restauración durante esta cesión y las mostrará con sus Pezas do Mes, ilustrándolas con un folleto interpretativo y otorgándoles un lugar privilegiado este mes de marzo.

El cigarrón es la figura central del entroido de Verín, símbolo directo del ciclo carnavalesco, pero también objeto de respeto y veneración. De origen remoto, posiblemente provenga de la confluencia de varias figuras míticas del entroido pagano europeo, mezcladas con elementos propios del valle de Monterrei. Ya en el siglo XIII, el rey Alfonso X El Sabio menciona en las Siete Partidas a los "çaharrones",bio dinámico

La careta arcaica de A Xironda (primer cuarto del siglo XX) muestra que los paisajes románticos de inspiración pictórica eran una de las corrientes dominantes en el entorno de 1900. También cualquier otra ilustración a la que tuvieran acceso los artistas, incluyendo los anuncios de los transatlánticos da emigración.

Más en Entroido

Entroido

El tiempo no pudo con la Cachucha

Los 26 locales de hostelería participantes en la fiesta rozaron el lleno y las calles se llenaron de música y color durante el desfile