España

Alfonso Armada: 'El 23-F informé, obedecí a mis superiores y resolví'

España

30 años después, el exgeneral golpista, dice que quiere ser recordado como 'una persona que ha tratado de servir a los demás'

Alfonso Armada: 'El 23-F informé, obedecí a mis superiores y resolví'

El ex general de División Alfonso Armada se muestra 'muy satisfecho' de su papel durante el 23-F y dice que no hace juicios de lo que le hicieron, sino de su actuación en ese día: 'informé, obedecí y resolví'. Cuando se cumplen treinta años de la intentona golpista en la que el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero secuestró en el Congreso a los diputados y al Gobierno, Armada dice que no quiere hablar de otros y asegura que, en todo momento, obedeció a su mando, el general José Gabeiras -ya fallecido-, entonces jefe del Estado Mayor.
Alfonso Armada Comyn fue condenado a 30 años de cárcel por su participación en los hechos -muchos le consideran el 'elefante blanco' de aquella trama, 'la autoridad competente, por supuesto militar' que los golpistas esperaban aquella tarde en el Congreso- y posteriormente, en diciembre de 1988, fue indultado. 'Para mí, el 23-F es una satisfacción. Creo que es el momento en el que hice el trabajo más importante en mi vida militar, desde mi puesto de segundo jefe del Estado Mayor, informando, obedeciendo y resolviendo una situación delicada. No solamente cumplí con mi deber, sino que hice una obra excelente', resalta.


BUEN RECUERDO

Armada insiste en que el recuerdo que tiene de ese día es 'francamente bueno' porque cumplió con su deber. Diez días antes de la intentona golpista, explica Armada, hablé con el vicepresidente del Gobierno, el teniente general Manuel Gutiérrez Mellado, para informarle 'de la situación que tenía España y de la posibilidad de que pudiera ocurrir un hecho violento'. 'Él creía que yo estaba equivocado o que soñaba -continúa- y me dio una gran reprimenda. Dijo algo que me dejó completamente convencido y sin contestación: que en mi afán monarquista soñaba, y que él tenía una información mucho más importante que la mía por la que podía asegurarme que estaba equivocado. Que no volviese a hablarle del tema porque perjudicaba la situación'.

La tarde del 23-F se enteró de lo que estaba sucediendo en el Congreso cuando estaba con Gabeiras. 'En mi puesto', subraya. Mantiene que no salió del despacho 'en toda la tarde' y que no tuvo 'la menor discrepancia' con Gabeiras, al que 'ayudó y obedeció'.

Armada asegura que aquello, tanto a él como a su jefe, les pareció 'un disparate' y que fue Gabeiras quien le ordenó que acudiese al Congreso, consciente de que a él no le recibiría Tejero. 'Con el permiso de la Junta de Jefes del Estado Mayor que nos proporcionó un avión para ofrecérselo a Tejero y con conocimiento de la Zarzuela -el general Sabino Fernández me dijo que hablase en mi nombre y no citase para nada el del Rey, cosa que hice- me dirigí con mi ayudante en el coche oficial al Congreso', asevera. Armada, añade que ofreció a Tejero realizar 'cualquier gestión' si liberaba a los diputados. Nunca, resalta, 'le hablé de la intención de presidir un Gobierno de concentración'.

Sobre el juicio, en el que fue condenado a 30 años de prisión y la pérdida de empleo -al igual que Tejero y Jaime Milans del Bosch, el capitán general de la II Región Militar- indica que muchas veces se equivocan y que es una cuestión que no quiere analizar. 'Yo no hago juicios de lo que me hicieron, hago juicios de mi actuación. Hay muchas veces en que te juzgan o condenan sin que tú hayas tenido culpa', responde.

El general Armada confiesa ahora que, de la existencia de un hipotético 'elefante blanco' que habría culminado el golpe, se enteró después, y que esa teoría 'no tiene nada que ver' con él. Armada pide ser recordado como 'una persona que ha tratado toda la vida de servir a los demás'.