España

China advierte a España que la gestión del caso del Tíbet marcará la relación bilateral

España

La portavoz de Exteriores mostro su 'molestia' por la orden de detención contra cinco exlíderes chinos

China advierte a España que la gestión del caso del Tíbet marcará la relación bilateral

China consideró hoy una 'decisión errónea' la orden internacional de detención emitida por un juez español contra cinco exlíderes chinos, incluido el expresidente Jiang Zemin, por delitos de genocidio en el Tíbet y advirtió a España de que la gestión del caso tendrá efectos en la relación bilateral.

En la rueda de prensa diaria de su Ministerio, la portavoz china de Exteriores Hua Chunying mostró la 'molestia' y el 'rechazo' de Pekín a la decisión judicial y confió en la 'sabiduría y la habilidad' del Gobierno español para tratar asuntos como éste.

La reacción de Hua llega un día después de que el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno emitiese las órdenes de busca y captura y cuando el Parlamento español debate una proposición de ley presentada por el gubernamental Partido Popular para reformar el conocido como principio de justicia universal.

La reforma que aborda hoy el Congreso restringe las condiciones en que la justicia española puede investigar delitos cometidos fuera del territorio nacional, como la represión en Tíbet.

En caso de ser aprobada, podría paralizarse el caso contra los exdirigentes chinos, del que se han hecho eco los medios extranjeros aunque los medios chinos han guardado un completo silencio.

'Si este asunto puede gestionarse de manera apropiada o no, guarda relación con el desarrollo saludable de los lazos', afirmó hoy Hua, que expresó la esperanza de su país de que 'el Gobierno español sepa distinguir lo correcto de lo equivocado'.

No obstante, aseguró que su país respeta el 'principio de no injerencia en los asuntos internos de otros países' y por tanto no se pronuncia sobre lo que pueda ocurrir en el Parlamento español.

El juez Moreno ordenó el lunes, vía Interpol, la busca y captura para su detención e ingreso en prisión incondicional de cinco exlíderes comunistas chinos por delitos de genocidio, torturas y lesa Humanidad en la región autónoma del Tíbet, oeste de China.

Entre ellos se encuentra Jiang, quien, aunque oficialmente retirado del poder, aún mantiene una enorme influencia en el seno del Partido Comunista y el Gobierno.

Con su decisión, el juez cumple con el proceso establecido, ya que la sección cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional le instó en noviembre pasado a que cursara las órdenes de detención de los cinco.

'Espero que todas las partes, incluido nuestros amigos de la prensa, puedan distinguir lo correcto de lo equivocado y ver claramente el daño que causa la decisión errónea de las instancias españolas', indicó Hua en la rueda de prensa.

También expresó la esperanza de Pekín de que España pueda ver 'más allá' de la 'manipulación de la realidad' cometida por grupos independientes tibetanos a través de 'rumores' que, a su juicio, están utilizando el territorio español para conseguir sus objetivos políticos.

La portavoz china aseguró que Pekín y Madrid están en 'estrecho contacto', 'como de costumbre'.

Además de la detención de Jiang, el juez Moreno también ordenó el arresto de Li Peng, primer ministro chino a finales de los años 80 y principios de los 90; Qiao Shi, exjefe de la seguridad china y responsable de la policía; Chen Kuiyuan, secretario del Partido Comunista de China en Tíbet entre 1992 y 2001, y Peng Peiyun, ministra de Planificación Familiar en los años 80 del siglo XX.

Los cinco se encuentran, de momento, en paradero desconocido, según el auto del juez, si bien, según apuntan observadores, es raro -o muy improbable- que estén fuera de China, debido a la norma no escrita que dificulta los viajes de antiguos líderes chinos al exterior.