PROCÉS

Josep Rull: "Después de nosotros vendrán más"

La Fiscalía pide 16 años de prisión para el exconseller por un delito de rebelión y malversación

Josep Rull: "Después de nosotros vendrán más"

El exconseller Josep Rull ha advertido al tribunal del "procés" que tiene en sus manos marcar los límites de derechos y libertades, con los ojos de Europa puestos en él, y le ha garantizado que tras ellos "siempre vendrán más": "No existen suficientes cárceles para encerrar el anhelo de libertad de un pueblo".

En su turno de última palabra en el juicio a los líderes independentistas, Rull, para el que la Fiscalía pide 16 años de prisión por un delito de rebelión agravado con malversación, ha considerado que se le acusa por ejercer la libertad de expresión y sus derechos de reunión y manifestación.

Los eurodiputados que estuvieron en Cataluña el 1-O y después los visitaron en la cárcel, ha explicado, han puesto de manifiesto la relevancia de este juicio; el tribunal tiene la "altísima responsabilidad" de decidir qué limites se ponen a los derechos y libertades, algo que puede tener consecuencias "absolutamente negativas" en una Europa asediada por la extrema derecha, ha avisado.

"La democracia se defiende con más democracia y los derechos con más derechos"; "Aquí hay un problema político y se puede resolver políticamente", ha afirmado en sintonía con otros acusados que han tomado la palabra antes que él.

Rull ha considerado que ha dado la cara; ha asegurado que tiene la conciencia tranquila por su actuación en un proceso caracterizado por "la negación de la política y del diálogo"; y se ha mostrado convencido de que fue acusado por rebelión porque no renunció a su actividad política.

"Un Estado de derecho fuerte no necesita estos instrumentos para protegerse de no sabemos qué amenazas", ha señalado el exconseller antes de lamentar que se busque resolver un problema político por la vía penal: "Los débiles imponen el no diálogo", ha recalcado.

Los jueces, con su encarcelamiento, ha dicho, le han impedido ver crecer a sus dos hijos, pero, sea cual sea su sentencia, no le impedirán darles testimonio de su "lucha democrática y tenaz para conseguir que el día de mañana puedan vivir en un país mejor, libre, una república catalana donde sea simplemente imposible que uno pueda ser encarcelado por haber defendido pacíficamente sus ideales".

El exconseller de Territorio, que ha referido a su familia brevemente en catalán, ha mostrado su "gratitud infinita al pueblo de Cataluña": "Esta inmensa ola de libertad y esperanza es imparable".