Especiales

A Mezquita, la entrada de la alta velocidad a Galicia

Especiales

A Mezquita, la entrada de la alta velocidad a Galicia

Se trata de una llegada un tanto abrupta, que obliga a pasar por un viaducto para salvar el cauce del pequeño río Veiga do Pontón

La entrada en Galicia se produce nada más traspasar el túnel bitubo de La Canda. Es una llegada un tanto abrupta, que obliga a pasar por un viaducto para salvar el cauce del pequeño río Veiga do Pontón. Dos puentes paralelos ligeramente curvados de 144 y 124 metros de longitud colocan la vía justo frente a los túneles de Vilavella. Los primeros de Galicia de 902 y 869 metros. El de la vía derecha ligeramente más largo que el de la izquierda. Al traspasarlos, se presenta una gran recta donde está emplazado un puesto de banalización (PB) sobre cuya función el lector encontrará un gráfico explicativo en el mapa de la doble página central.

Además del puesto de banalización, la gran recta de Vilavella albergará una base de mantenimiento y durante las obras acogió un punto de acopio de balasto desde el que eran cargados los trenes balasteros con los que se formó la vía entre Vilavella y Campobecerros, en aquellos tramos en los que la vía fue montada sobre balasto, los menos, ya que el Adif adoptó la solución de montar la vía sobre placa en los túneles y en algunos tramos de transición entre túneles, lo que constituyó la mayor parte de los 56 kilómetros entre Pedralba y Campobecerros.

Al igual que había sucedido en el tramo a cielo abierto entre el túnel del Padornelo y el de Hedroso, aquí la vía de ancho convencional, la vieja de Zamora, discurre en paralelo, lo que iba a ser aprovechado para el emplazamiento de una base de montaje, como la de La Hiniesta, proyecto que, si bien fue licitado y adjudicado, terminó por ser abandonado en los primeros meses de 2020, cubriendo las necesidades operativas desde La Hiniesta y la base secundaria de Meamán.

En los primeros 32 kilómetros de este tramo, desde que la línea pasa en paralelo al cambiador de ancho de Lobeznos en Pedralba de la Pradería hasta que llega el puesto de banalización de Vilavella, los trenes circularán en vía única, al menos durante los próximos años, lo que no impedirá disponer de un número de frecuencias por sentido de hasta 19 trenes diarios. Es a partir del puesto de banalización, donde se recuperan las dos vías, cada una montada sobre una plataforma independiente, hasta llegar a Taboadela.

Puedes consultar aquí el especial completo:

Leer más publicaciones en Calaméo Si prefieres consultarlo a pantalla completa pincha aquí 

Si prefieres consultarlo a pantalla completa pincha aquí