SECTOR SERVICIOS

Los alojamientos compartidos ganan peso gracias a los turistas extranjeros

Un 73% más de turistas extranjeros graias a Airbnb

Los alojamientos compartidos ganan peso gracias a los turistas extranjeros

Internet ha revoluciado la forma de entender el mundo en todas sus facetas, pero también la mentalidad de las personas a la hora de consumir en su día a día. Cada vez gana más peso la economía colaborativa, aquella basada en compartir para obtener un beneficio por menos precio a cambio de que un desconocido esté a tu lado. Ya sea viajar en coche repartiendo los gastos del combustible, o, directamente, ir de vacaciones.


Hasta la aparición de Internet, era habitual acudir a una agencia de viajes, elegir un destino y seleccionar un alojamiento. Con la red, el primer salto fue saltarse la agencia de viajes y reservar desde casa los pormenores de las vacaciones. En los últimos años, lo que se ha popularizado es compartir la casa de uno mismo o la de un desconocido.


Este verano España recibió 2,2 millones de turistas que buscaron alojamiento en viviendas particulares a través de la plataforma “on line” Airbnb, lo que supone un 73% más que en el verano de 2015.


Esta plataforma permite a cualquier usuario ofertar su vivienda para compartir la habitación que le sobra con un desconocido. Del mismo modo, cualquier usuario puede contratar una habitación a través de la página web. En ambos casos, los usuarios pueden ver las opiniones de las anteriores contrataciones para decidir si seguir adelante o no.


En Galicia hay más 1.000 viviendas a disposición de los usuarios. Las hay de todo tipo, incluyendo casas rurales o  barcos de lujo. No obstante, el precio medio de una noche para, por ejemplo, el área metropolitana de Vigo es de 61 euros. En el caso de Ourense, el precio baja hasta los 49. Es importante destacar que toda persona que publica un alojamiento debe pagar el IVA correspondiente por cada noche.


España es el tercer destino europeo de la compañía norteamericana, por detrás de Francia (3,6 millones, +86%) e Italia (2,4 millones, +58%), y por delante de Reino Unido (1,6 millones, +94%) y Portugal (700.000, +76%).


Más de un millón y medio de los visitantes fueron extranjeros, procedentes principalmente de Francia, Reino Unido y Estados Unidos, y se quedaron una media de 4,9 días, más que la media en Europa, de 4,27 días.


Esta no es la única plataforma que se puede usar para obtener esta forma de alojamientos. “Couchsurfing”  es una web que permite ofrecer el sofá de la casa de una persona para su uso. Solo en Vigo hay 3.000 posibilidades para alojarse. Esta plataforma va más allá del alojamiento y pretende ofrecer una herramienta para que los turistas solitarios puedan conocer gente local con la completar su viaje introduciéndose en el modo de vida de la ciudad escogida.


Otra de las webs es “nightswapping”, en la que no hay dinero de por medio. Se intercambian noches. El usuario pone su casa a disposición de otros viajeros, que le devuelven la cortesía con el mismo número de noches en su casa.


De modo similar funciona “intercambio casas”, en la que dos familias se prestan mutuamente sus hogares en el mismo periodo de tiempo, alejándose de las zonas turísticas masificadas y conociendo desde dentro la ciudad.