La Región

ECONOMÍA - OURENSE

La Central Heladera prevé su expansión con seis aperturas

La empresa ourensana de helado artesano amplía su negocio con franquicias en España y Portugal
María Caldelas, a la derecha, en la presentación del Helado Termal en Termatalia.
María Caldelas, a la derecha, en la presentación del Helado Termal en Termatalia.
La Central Heladera prevé su expansión con seis aperturas

María Caldelas es copropietaria y gerente de La Central Heladera, un proyecto empresarial que conjuga la tradición y la innovación y que tiene en la actualidad un importante índice de crecimiento. Nació hace cuatro años "como una alternativa saludable al helado industrial", enfatiza Caldelas.

En los comienzos fueron dando pequeños pasos, pero firmes. Empezó la empresa "para abastecer nuestros propios clientes", pero al poco tiempo, y no sin cierta sorpresa por parte de los impulsores del proyecto empresarial, "el helado empezó a gustar mucho y el paso siguiente fue ver como se producía  demanda de chefs, que se interesaron por nuestro producto".

El proyecto de La Central Heladera fue hacer un helado natural "sin colorantes, conservantes y sin aditivos" . Y es que, como señala la copropietaria de la empresa "es un concepto distinto a lo que se conocer como helado". Trabajan dos tipos de producto: por un lado las cremas, con base de leche ecológica, procedente de Ecoleia de Allariz. Por otro, los sorbetes y helados de fruta "que están hechos con fruta cien por cien natural, sin gluten, sin lactosa, menos de un uno por ciento de materia grasa.

El paso siguiente, y como consecuencia del proceso de consolidación del proyecto empresarial, hace cuatro meses que La Central Heladera ha hecho la mudanza a una nave de mayor capacidad, ampliando las instalaciones en el polígono de San Cibrao en las que han ganado en capacidad de fabricación y logística. 


Carta de presentación


A modo de carta de presentación, La Central Heladera alude a que sus helados "se elaboran artesanalmente con leche ecológica y productos de nuestra tierra de primera calidad y km 0, lo que permite mantener todas sus propiedades y conservar su sorprendente sabor".

Ahora la empresa está pensando en cómo afianzar el crecimiento de la compañía, sobre todo ganando mercados complementarios. María Caldelas alude a que "el mercado está abierto a infinidad de posibilidades para que podamos seguir creciendo". Dentro de la especialización de producto La Central Heladera ha apostado por texturas muy diversas: "Nos estamos especializando en helados gourmet, pero también elaborarlos con base salada como por ejemplo el helado de foie, de trufa, de mostaza, pero también salados como uno de roquefort con miel, uno de piña con queso de cabra, entre otros". También hacen helados de base alcohólica como el de licor café o el de vodka.

La línea de negocio pasa por potenciar la red propia, pero también crecer mediante el negocio franquiciado. María Caldelas adelanta que la red ya se está ampliando y prevé socios mediante franquicia "por varias ciudades punteras de España". De aquí a final de año están programadas cinco o seis aperturas, en las que se puede incluir Portugal.

La Central Heladera ha logrado romper con la estacionalidad del producto, potenciando áreas como la hostelería, una de sus líneas de negocio con más recorrido.  Cuenta María Caldelas que en estos momentos "hacemos helado para restaurantes con estrellas Michelin que o bien se trasladan a la sede de La Central Heladera y hacen su propia formulación del producto o transmiten su receta para que se elabore el producto".

Los profesionales de la hostelería han sido aliados del crecimiento de esta empresa porque se están convirtiendo en los grandes embajadores de la marca. 


Un producto muy versátil: helado termal


Una de las últimas creaciones de La Central Heladera es el helado termal, que se ha presentado públicamente coincidiendo con la reciente feria de Termatalia, celebrada en Expourense. Se trata de un producto del que la empresa se siente especialmente orgullosa. María  Caldelas recuerda que "somos una empresa ourensana y queríamos hacer algo que tuviese el distintivo  de Ourense.  Y se pusieron a la tarea y después de la de una treintena de muestras y la colaboración de reconocidos profesionales como Miguel González "conseguimos hacer un producto con un 60% de agua termal de as Burgas que nosotros pasteurizamos para matar los gérmenes pero no las propiedades".

Incorpora una infusión "a la que le añadimos manzanilla, hierba Luisa , limón, flor de lavanda y miel, que nos hace de edulcorante natural". Una vez superada la fase de testeo del producto ya se está dando un paso más hacia la comercialización. En este sentido María Caldelas indica que se comercializará a través de centros balnearios y establecimientos spa.