Euro

El comercio minorista abre nuevas vías y obtiene provecho de Internet

Euro

Creando marca

El comercio minorista abre nuevas vías y obtiene provecho de Internet

Anuncios del comienzo de las rebajas en las ventanas exteriores de los comercios de Ourense.
photo_cameraAnuncios del comienzo de las rebajas en las ventanas exteriores de los comercios de Ourense.

El comercio minorista es uno de los sectores claves de la economía de España y de Galicia, ya no solo por su capacidad de crear autoempleo o de creación de empleo por cuenta ajena, sino también por la capacidad de crear ciudad y desarrollo urbanístico. 

El comercio minorista supone el 5% del PIB a precios básicos de la economía española y tiene un fuerte impacto en el mercado de trabajo, con un número de ocupados de 1.916.700, lo que supone el 10,2% del total de ocupados de la economía española. Las cifras del sector son halagüeñas a nivel de España ya que muestra cifras de crecimiento continuo. A diciembre del 2017, las actividades económicas vinculadas al comercio mostraban 41 meses continuos de crecimiento en ventas y en creación de empleo. En concreto, el año terminó con un incremento empleo sectorial, y así suma un aumento del 4,1% en los últimos cuatro años. 

Aun así, el desarrollo del empleo evoluciona de manera diferente, según el modelo de comercialización. Las grandes cadenas muestran un nivel superior (un 3% más) que el resto de los grupos  comerciales. En el caso del comercio de negocios unilocales el empleo crece tan solo un  0,9%. En el caso del crecimiento de las ventas, el mes de diciembre terminó con un incremento en el nivel de índice de ventas de un 1,9%. Esta cifra, aun así, nos indica una doble realidad: por un lado, el sector evoluciona y crece en el apartado de las grandes cadenas (25 o más tiendas, según la clasificación del INE), con un índice máximo del 4,5%; o de las grandes superficies (más de 2.500 metros cuadrados de sala de ventas ) que alcanza un 3,8%, o incluso en el sector de las cadenas intermedias, con nivel del 2,1%. 

Por contra, nos encontramos con los perfiles de empresas unilocalizadas, la empresa comercial tradicional, cuyo incremento de ventas en Navidad alcanzó un valor de 1,17%, muy lejos de la media global (1,9%). Este último perfil muestra unos datos, que en ningún momento del año han superado los valores medios del año del conjunto del sector.


El sector crea un 1,2 % de empleo más en el año 2017 en Galicia


Es decir, nos encontramos con un sector claramente polarizado, donde una serie de perfiles de empresas compiten con mejores resultados que otros grupos de empresas. Este proceso viene de “viejo” ya que la caída del comercio minorista es un proceso que se desarrolla desde la última década.

Las grandes organizaciones del sector hablan de una disminución del peso del comercio de menor tamaño debido a una fuerte presión de los descuentos y de la liberalización de los periodos de rebajas. Este incremento de la competencia está dificultando el desarrollo del sector de menor tamaño, que año tras año ha ido perdiendo peso en número de comercios y empleos. 

A esta presión comercial, y cada vez más, debemos tener en cuenta las ventas on-line, que se han convertido en poco tiempo en el competidor del mercado comercial de sede física. 


Comercio electrónico


Sin duda, el titular comercial del cierre del año 2017 es el desarrollo  del sector del comercio electrónico. Las cifras así lo indican: el uso del eCommerce en 2017 alcanzó el 22% de la población mundial y la mitad de los usuarios que compran a través de Internet lo hacen a través de dispositivos móviles. El valor global de las transacciones de comercio electrónico en el mundo en el año 2016 fue de 1,9 billones de dólares (1,8 billones de euros). Reino Unido lideró esta clasificación con 2.033 dólares (1.923 euros) de media por consumidor. 

En España, el número de usuarios de comercio electrónico alcanza al 58% de la población, según el informe Global In 2017 sobre tendencias digitales elaborado por la agencia We Are Social. Esta cifra, aunque elevada, sigue estando muy lejos del 76% de los usuarios de comercio electrónico del Reino Unido o del 68% del caso alemán. 

Según el último informe ONTSI7, los sectores que siguen liderando el negocio online son los relacionados con el turismo (billetes de transporte y reservas de alojamiento), junto con la ropa, complementos y artículos deportivos y las entradas a espectáculos. El gasto medio en España se sitúa en los 687 dólares por usuario (650 euros). Según el informe Global In 2017, esta cifra todavía está lejos del gasto medio en el sector minorista tradicional. A nivel de Galicia, las cifras muestran un sector en crecimiento, entre las cinco primeras comunidades de España por crecimiento, y con unas claras tendencias: concentración comercial, en especial en las zonas de costa, y una pérdida de desarrollo comercial a nivel del rural. 

Además se muestran claras diferencias entre las urbes de la zona de la cornisa atlántica y de las urbes de interior. Como ejemplo, Ourense es una ciudad que muestra un nivel de desarrollo por encima del índice uno de comercio, es decir tiene más unidades comerciales que la media de Galicia, según los datos oficiales. 

Por tanto estamos hablando de una ciudad comercial de nivel medio, y con valores comerciales importantes, donde el peso del comercio de proximidad mantiene su valor y su espacio en cada barrio de la ciudad, contribuyendo al concepto de “hacer ciudad”. El futuro al que se enfrentan los negocios actuales pasa por mantener la fidelidad “real” del cliente y vincularlo a la salud futura del comercio de proximidad. 


El futuro comercial: el M-Commerce


El m-Commerce es el medio de comercio electrónico que se desarrolla usando el teléfono móvil, ya sea mediante un navegador o una aplicación como medio para la compra. El uso del eCommerce en 2017 alcanzó el 22% de la población mundial y la mitad de los usuarios que compran a través de Internet lo hacen a través de dispositivos móviles.

En España, la penetración del mCommerce alcanza el 30% de la población y, como en el caso de otros mercados con más años de evolución como Francia, Alemania o Estados Unidos es uno de los países con menor crecimiento en el último año, con solo un 15 %. La penetración del móvil en España ya supera el nivel del 80% de la población, por tanto el futuro está en la venta por móvil y el posicionamiento de medios de pago cada vez más sencillos.