Euro

El covid multiplica los concellos que no crean sociedades en Ourense

Euro

El covid multiplica los concellos que no crean sociedades en Ourense

La rúa Portelo de Allariz, vacía ayer por la mañana en el primer día de restricciones (MIGUEL ÁNGEL).
photo_camera La rúa Portelo de Allariz. (MIGUEL ÁNGEL).
Desde marzo de 2020 no se ha constituido ninguna nueva mercantil en 42 municipios, una decena más que en 2019

Uno de los indicadores económicos que refleja la capacidad de emprender e innovar, el de la constitución de sociedades, también sufre en la provincia de Ourense, y en el conjunto de Galicia, el lastre y los efectos colaterales de la pandemia. La creatividad empresarial no vive su mejor momento, ni tampoco la inversión.

En once meses de forzada convivencia con la covid-19, desde marzo de 2020 hasta enero de este año, 42 de los 92 concellos ourensanos no han conseguido crear ni una sola sociedad mercantil, según los últimos datos del IGE y del Registro Mercantil. Un año antes, en ese mismo período de once meses habían quedado a cero en constitución de sociedades 32 municipios de la provincia.

Y no es que este indicador de emprendimiento penalice especialmente a Ourense en comparación con el resto de Galicia. La provincia acusa una caída del 13,7% en el número de empresas creadas, muy por debajo de la media gallega (17,3% de descenso) y de la evolución en las provincias que lideran la actividad empresarial. A Coruña acumula una bajada del 19,3% y Pontevedra del 17,8%. La menor reducción corresponde a Lugo (-10,1%).

Cinco comarcas ourensanas consiguen materializar más ideas de negocio que antes de la pandemia. Pero solo una de ellas, O Ribeiro, pasa de diez mercantiles constituidas en casi un año de covid. Las otras cuatro con tasa de variación positiva, pero con bajos o moderados registros, son Allariz-Maceda, O Ribeiro, Terra de Caldelas, Terra de Trives y Viana.

Por el contrario, el ritmo de creación de mercantiles se frena en A Baixa Limia, Verín, A Limia y Terra de Celanova. La primera ha impulsado una sociedad en estos once meses. Se registró en Lobios, y fue en el pasado mes de enero. Hasta entonces, la comarca no sumaba ninguna constitución, frente a las ocho del año anterior.

Verín y A Limia calcan evolución entre sí. En ambas han comenzado a operar 11 nuevas empresas desde la pandemia, en los dos casos ocho menos que hace un año.

Por su parte, Terra de Celanova bajó de 15 a 9, con lo que también alcanza el 40% de reducción.

Mientras, la comarca de Ourense presenta un moderado descenso interanual del 11,1%, como resultado de constituir 21 mercantiles menos que en los once meses previos a la llegada de la pandemia.

El municipio de Ourense salda el período con 22 sociedades menos creadas, y Barbadás con cuatro, en contraste con los aumentos que anotan Esgos, Toén, Pereiro de Aguiar y San Cibrao das Viñas.

La comarca de Carballiño mantiene sin embargo intacta la creatividad empresarial pre covid, al promover exactamente la misma cifra de mercantiles (25). 

O Carballiño y Allariz, las mejores cabeceras de comarca

La innovación empresarial tiene un comportamiento dispar en las cabeceras de comarca ourensanas. O Carballiño y Allariz son las únicas que están creando más sociedades que antes de la pandemia.

O Carballiño mantiene la buena inercia que había logrado en enero y febrero de 2020, bimestre en el que lanzó siete empresas al mercado (cuatro más que un año antes). Cerró 2020 con 26 sociedades de nueva creación, su segundo mejor registro en diez años. Había tocado techo en 2015 con 30. 

El crecimiento en Allariz es solo testimonial. Desde marzo de 2020 ha creado cinco sociedades, una más que un año antes. Durante el año pasado limitó su contribución a cuatro mercantiles, tres veces menos que las que promovía en la recuperación económica, desde 2014.

O Barco está en niveles comparables a los ejercicios pre covid.

Esgos, Toén y A Merca desafían a la crisis con mayor creatividad

Con independencia del sector de actividad elegido y de la idea de negocio que impulsan los promotores de las nuevas mercantiles, es decir, centrando solo el análisis en la parte cuantitativa (número de nuevas sociedades), tres municipios ourensanos destacan por creatividad e iniciativas para hacer frente a la crisis de la covid-19. Son Esgos, Toén y A Merca.

Esgos pasa de crear una sociedad en 2019 y a estar entre los menos emprendedores de la provincia a impulsar el mismo número (5) que Allariz y a superar a cabeceras comarcales como Celanova (4), Ribadavia (1), Castro Caldelas (1), Pobra de Trives (1), Viana do Bolo (1) y Bande (0).

Se convierte en el quinto municipio de la comarca de Ourense con mayor auge del dinamismo empresarial, solo superado por los concellos de Ourense, San Cibrao das Viñas, Pereiro deAguiar y Barbadás.

El caso de Toén es igual de notable que el de Esgos. En todo 2019 no logró constituir ni una sola sociedad y en los once meses de crisis acumula cuatro, una más que la suma de los años 2017, 2018 y 2019.

A Merca también alcanza la cifra de cuatro mercantiles desde marzo del año pasado, las mismas que la cabecera, Celanova, y dentro de una comarca en la que el resto de municipios, a excepción de Verea, con una, aún tienen a cero su casillero de empresas de nueva creación desde que se desató la pandemia.

Otros concellos con muy buena evolución son Parada de Sil, A Veiga, A Gudiña y Arnoia. Los cuatro consiguen triplicar el ritmo de constituciones previo a la crisis.

Y cuatro ayuntamientos más -Cortegada, Carballeda de Avia, Melón y Paderne de Allariz- pasan de no promover ninguna a impulsar dos.

Entre los concellos con evolución negativa que no son cabecera comarcal destacan en rojo Barbadás, que acorta el ritmo de emprendimiento en un 33,3%, Coles en un 57,1% y A Rúa en un 71,4%. También Monterrei deja de ser emprendedor, tras promover dos mercantiles el año anterior. La mayoría de los municipios de Verín, A Limia, Celanova y Ourense están en terreno negativo. 

Te puede interesar