ECONOMÍA

Las entidades endurecen las condiciones para los créditos

El Banco de España también aprecia que la demanda de préstamos para el consumo vuelve a caer

Las condiciones para acceder a préstamos se han endurecido.
Las condiciones para acceder a préstamos se han endurecido.
Las entidades endurecen las condiciones para los créditos

Los criterios de aprobación de préstamos al consumo en España se endurecieron en el primer trimestre del año, mientras que las condiciones generales de los préstamos se relajaron y su demanda disminuyó, según se deduce de la encuesta sobre préstamos bancarios en España correspondiente al mes de abril publicada por el Banco de España.

En el conjunto de la Eurozona, los criterios de aprobación también se endurecieron, como también lo hicieron las condiciones generales de los préstamos, cuya demanda aumentó durante los tres primeros meses del año. Según la encuesta del Banco de España, las condiciones de oferta y de demanda de préstamos bancarios fueron menos expansivas en general, tanto en España como en la Eurozona, durante el primer trimestre.

Así, los criterios de aprobación se endurecieron ligeramente en los préstamos concedidos a los hogares, tanto aquellos destinados a la adquisición de vivienda como al consumo y otros fines, y se mantuvieron sin cambios apreciables en la financiación a las empresas.

Por su parte, las condiciones generales de los nuevos préstamos se mantuvieron estables en la financiación a las sociedades y en los créditos a los hogares para adquisición de vivienda, tanto en España como en la zona euro. En los préstamos a las familias para consumo y otros fines, los criterios se endurecieron ligeramente en el conjunto de la UEM, mientras que en España se volvieron a suavizar levemente, lo que se plasmó en un estrechamiento de los márgenes aplicados a los préstamos ordinarios. 


Evolución de préstamos


Respecto a la evolución de demanda de préstamos en el primer trimestre de 2019, en España se redujo en los créditos a las empresas y en los de hogares para consumo y otros fines (por primera vez desde finales de 2016), mientras que en el segmento de financiación a las familias para adquisición de vivienda aumentó levemente. 

En cambio, en la zona euro, las solicitudes de fondos procedentes de empresas dejaron crecer y volvieron a aumentar en los dos segmentos de financiación a los hogares, si bien en el caso de los créditos a hogares para consumo y otros fines el incremento fue muy leve e inferior al que se venía observando en trimestres anteriores. Por otro lado, las entidades de ambas áreas declararon que, durante el primer trimestre de 2019 percibieron una cierta mejoría en las condiciones de acceso a casi todos los mercados mayoristas, excepto en el caso del mercado monetario en España, en el que se habrían deteriorado ligeramente. Asimismo, el acceso a los mercados minoristas también mejoró ligeramente en la Eurozona, manteniéndose sin variaciones en España. 


Mejoría en el actual trimestre


De cara al trimestre en curso, las entidades españolas encuestadas prevén que los criterios de concesión de préstamos se relajarán ligeramente en el segmento de sociedades y que se mantendrán estables en los de hogares. En cuanto a la demanda, de cumplirse sus previsiones, las peticiones de fondos volverán a descender ligeramente en el segmento de sociedades y aumentarán en los de hogares, tanto los destinados a adquisición de vivienda como los otorgados para consumo y otros fines. En los mercados de financiación minoristas y mayoristas, las perspectivas de las entidades para el segundo trimestre contemplan una "ligera mejoría" de las condiciones de acceso en los mercados de valores de renta fija y en los de titulización, así como un "leve deterioro" en el mercado monetario a más de una semana, anticipando estabilidad en las condiciones de acceso al resto de mercados mayoristas y a los minoristas. 

Las entidades españolas también esperan que el programa ampliado de compra de activos del BCE continúe propiciando un aumento de sus activos, una mejora de su liquidez y de sus condiciones de financiación y una cierta reducción de su rentabilidad en los próximos seis meses, sin que ello conlleve variaciones en sus ratios de capital.