La Región

Euro

EURO

La flota gallega se redujo en más de 800 barcos en la última década

Armadores de Vigo urgen financiación pública para poder construir una veintena de palangreros y arrastreros

La flota gallega tiene una edad media de 36 años, por encima de la media española. En Vigo, los armadores tienen en marcha un plan de renovación de pesqueros.
La flota gallega tiene una edad media de 36 años, por encima de la media española. En Vigo, los armadores tienen en marcha un plan de renovación de pesqueros.
La flota gallega se redujo en más de 800 barcos en la última década

La flota pesquera gallega continúa adelgazando. Solo en el último año perdió 66 barcos y desde 2008 se vio reducida en 825 unidades, según el censo del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.  A pesar del brusco descenso, Galicia consolida su liderazgo absoluto en el sector representando la mitad de la flota de pesca española. A cierre de 2018 contaba con 4.400 barcos, seguida de Andalucía con 1.442 y Canarias con 766 mientras que en el conjunto nacional hay cerca de 9.000, lo que supone 2.375 menos que hace una década.

La crisis, el recorte progresivo de cuotas en los últimos años y la falta de relevo generacional son algunos de los factores que han  influido en la baja de pesqueros, tal y como señala la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), que tiene en marcha un plan de renovación de la flota con el que aspiran a tener una veintena de nuevos barcos en los próximos años. "La flota más necesitada es la palangrera y la de arrastre, otros segmentos no tienen tanta urgencia", indica el presidente de ARVI, Javier Touza. El empresario -consejero delegado del grupo Chymar- lamenta "que los ritmos no sean más rápidos" y lo achaca a "la miopía de la Administración". "Con fondos propios es imposible tener nuevos barcos de altura y gran altura, necesitamos financiación pública y hablamos de generación de empleo, de riqueza y de carga de trabajo para los astilleros", apunta.

La modernización de la flota es necesaria y urgente ya que Galicia tiene junto con Canarias la edad media más alta, 36 años mientras que en las islas la antigüedad de los pesqueros asciende a 40. La media nacional se sitúa en 32 y en otras comunidades autónomas del norte como Asturias, Cantabria o País Vasco tienen edades muy inferiores de entre 18 y 22 años. 

En Europa, España (por el peso de Galicia y Vigo) tiene la tercera flota pesquera más  grande (8.972 barcos). Encabeza el ránking Grecia (14.934) e Italia (12.176) y le siguen en cuarto y quinto lugar Portugal (7.902) y Croacia (7.538). La edad media más baja de los buques de estos cinco países corresponde a los griegos (31 años) y a los españoles (32) y la flota croata tiene la más elevada, 38 años, según la estadística ministerial.

Los armadores ven “imposible" que los marineros puedan fichar en alta mar

El sector pesquero ve imposible poder cumplir el registro de la jornada laboral, especialmente en el caso de los marineros embarcados en alta mar. "Hablamos de trabajadores a bordo de un buque, rodeados de agua y en muchos casos a miles de kilómetros de tierra", indica el presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo (ARVI), Javier Touza, que confía en que la flota quede excluida "dada la complejidad". Los armadores vigueses mantuvieron varias reuniones con el Ministerio de Trabajo en los últimos meses para tratar este asunto y, según explica Touza, "ya lo hemos solicitado y tenemos una contestación previa de que sería así". Se refiere a los marineros embarcados, mientras que el personal que trabaja en oficinas en tierra sí tiene que cumplir con la norma.

La Federación Nacional de Cofradías de Pescadores lamenta "el total desconocimiento" en este asunto y cree que no podrán cumplir con dicha exigencia. "La norma es un despropósito, una absoluta locura para los marineros", apunta el presidente del colectivo, Basilio Otero. La patronal española Cepesca también ve "imposible" cumplir con esta obligación porque "la vida en el mar es totalmente diferente a en tierra", señala su secretario general Javier Garat. 

Los armadores han elaborado un escrito para la Dirección General de Trabajo con el fin de que pescadores y marineros queden exentos de fichar.