La Región

Euro

ANÁLISIS

Mujer y también mentora

A la hora de que una mujer entre y se afiance en la carrera profesional, parece importante contar con una mentora para poder crecer. Además de ello, la valentía y la determinación son claves para que los pasos a dar sean los adecuados.

Los consejos y el asesoramiento, clave también en el empleo femenino.
Los consejos y el asesoramiento, clave también en el empleo femenino.
Mujer y también mentora

Las mujeres en puestos sénior en organizaciones y empresas en Estados Unidos consideran que en su carrera ha sido esencial contar con una mentora para ascender en su carrera profesional, además de haber tomado decisiones no convencionales y tener determinación, adaptabilidad y confianza.

Así lo recoge una encuesta de una aseguradora médica estadounidense, según la cual el 70 % de las mujeres sostienen que su éxito profesional fue posible por el madrinazgo de otras mujeres líderes. El porcentaje sube al 82 % en el caso de las empresarias líderes latinas, según el estudio que se acaba de dar a conocer y en el que fueron consultadas 1.000 mujeres por internet.

La encuesta se centró en "empresarias líderes", mayores de 30 años, con título universitario y que tras al menos diez años de experiencia ocupan un puesto sénior de liderazgo o de administración en empresas u organizaciones. El documento revela que el 94 % de las encuestadas han tenido a lo largo de su carrera al menos una mentora.

Asimismo, apunta que un 76 % de estas profesionales sénior actualmente amadrinan a otra mujer, un porcentaje que en el caso de las mujeres latinas se eleva al 85 %. El estudio también destaca que muchas mujeres líderes atribuyen su éxito a decisiones no convencionales, incluso "sorpresivas", además de a la determinación, la adaptabilidad y la confianza, así como a la disposición de salir de la zona de confort.

Estas profesionales animan a las nuevas generaciones a buscar caminos profesionales "menos esperados", a diversificar sus habilidades y a evolucionar con más celeridad a medida que surgen nuevas tecnologías, oportunidades y nuevas situaciones.

En concreto, el 81 % de estas mujeres consideran que "la progresión de la carrera no es ni debería estar pensada como algo lineal" y, de hecho, el 79 % han llevado a cabo cambios no tradicionales como aceptar "el trabajo menos glamuroso", aunque no se especifica a qué se refiere este concepto.

De hecho, el 86 % de las encuestadas opinan que su actual posición y sus habilidades responden a los cambios profesionales realizados a lo largo de su carrera.

El 80 % de las "milenials" encuestadas consideran importante para la progresión tener experiencias en distintas industrias, un dato que se reduce al 72 % en caso de la generación nacida durante y después de la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, el 86 % de las trabajadoras encuestadas recomiendan tanto trabajar en puestos en los que se requieren otras habilidades distintas a las aprendidas como pasarse a otro sector. Un total de 990 encuestadas consideran esencial la capacidad de adaptación como un elemento clave para la progresión profesional. Asimismo, el 98 % piensan que la determinación y un gran deseo de tener éxito es importante y el 80 % opinan que la confianza es esencial en el éxito de las mujeres líderes.


Las fortalezas


En este aspecto, el 73 % de las participantes en el cuestionario apuntan como esencial conocer las propias fortalezas, frente a un 63 % que ven importante ser consciente de la propia autoestima y un 62 % que destaca la relevancia de tener valentía para hablar.

El relativo consenso que las mujeres líderes mantienen en estos aspectos se diluye, no obstante, cuando se trata de valorar las opciones a la hora de un cambio en el trabajo.

Cuando se trata de movimientos en la carrera profesional, el 45 % consideran a su familia o a ellas mismas, el 45 % tienen en cuenta el trabajo y la conciliación laboral, el 41 % sopesan las nuevas habilidades y un 40 % el hecho de que suponga un reto personal. A la hora de aceptar un nuevo puesto, el salario y los beneficios son lo primordial para el 75 % de las encuestadas, por delante del trabajo y la conciliación laboral (un 61 %), el reto intelectual (un 54 %), un entorno con compañeros inteligentes (un 52 %) o una nueva experiencia (un 50 %).