La Región

Euro

EURO

Objetivo: encontrar empleo

¿Por qué no encuentro trabajo? Es la pregunta del millón, la que se hacen miles de personas. Sin pretender ser exhaustiva en las causas, y basándome en mi experiencia como orientadora laboral, se me ocurren varias posibilidades.

La consecución de un empleo combina múltiples factores a valorar.
La consecución de un empleo combina múltiples factores a valorar.
Objetivo: encontrar empleo

Como primera consideración digamos que puede que no tengas claro los puestos de trabajo a los que quieres y puedes optar. ¡Ojo! Es importante cumplir las dos premisas (querer y poder). Por mucho que me apetezca trabajar como astronauta, es seguro que no podré hacerlo si no tengo la formación adecuada y una capacidad física determinada. ¿Podría enviar mi Curriculum Vitae (CV) a la NASA de todas formas? Sin duda que sí, y sin duda seré rechazada tantas veces como veces lo envíe.

Apliquemos esto a situaciones más cercanas: si estudié una FP Administrativo hace 20 años, nunca trabajé en ello y ahora me planteo hacerlo porque es lo que quiero, debería pensar seriamente si realmente puedo optar a ese trabajo con garantías. ¿Mis conocimientos están actualizados? ¿Cómo competiré por un puesto de este tipo con respecto a mi mayor competencia, que serán los jóvenes que acaban de terminar sus estudios? No seamos ingenuos a la hora de buscar trabajo.

Otro caso muy frecuente: tengo la formación y experiencia necesarios para enviar mi CV a una oferta en concreto, pero resulta que se trabaja a turnos y yo tengo dos niños pequeños a mi cargo y nadie que se pueda ocupar de ellos después del horario escolar.  Si no estoy dispuesto/a a contratar a alguien para que lo haga no tiene sentido que envíe mi candidatura; si lo hago sólo conseguiré cerrarme una puerta para el futuro. Es evidente visto desde fuera; debería serlo también visto desde dentro, pero a diario me encuentro casos como éste.

Segundo. Puede que tengas un Curriculum Vitae realmente poco atractivo. Me refiero tanto al contenido como al continente. Tengamos claro que estamos en una era digital y visual; si nos empeñamos en redactar un Curriculum de cuatro páginas y mucho texto, será difícil que nuestro posible empleador lo lea (o lo lea en su totalidad). Hoy en día estamos obligados a hacer un esfuerzo importante para:

Sintetizar: aunque nuestra vida laboral contenga 15 años de trabajo, no podemos abrumar a la persona que lee nuestro CV. Tenemos que ponérselo fácil: mucho resumen y atención a lo relevante (sólo a lo relevante).

Utilizar un formato "visual". La mayor parte de las veces enviamos nuestro CV por correo electrónico, o a través de una página web. Podemos utilizar plantillas gratuitas disponibles en Internet para hacer que nuestro CV entre por los ojos, que apetezca leerlo.

Actualización de los conocimientos o capacidades frente a la competencia, son asuntos clave a tener en cuenta

Tercero. Puede que hayas solventado con éxito los dos casos anteriores, pero que al llegar el momento de asistir a la entrevista de trabajo te entren los nervios, te bloquees, o simplemente no seas capaz de aprovechar el momento para convencer a tu interlocutor de todo lo que vales. ¿Cómo solucionar este problema? Con preparación y con práctica:

Preparación: siempre digo en mis talleres de búsqueda de empleo que el Curriculum hay que sabérselo como el Padrenuestro: fechas, empresas, razones por las que hicimos o decidimos unas cosas u otras, etc. Las respuestas del tipo "no sé" o "no me acuerdo" no quedan bien en una entrevista.

Práctica: si tenemos poca experiencia en entrevistas de trabajo, hagamos pequeños simulacros; podemos pedir a nuestro/a orientador/a laboral que nos ayude a hacerlos (si no conoces a ninguno/a, puedes solicitar ese servicio en tu Oficina de Empleo). Esto también vale para las temidas dinámicas de grupo, entrevistas grupales, etc.

Cuarto. Puede que, sencillamente, vivas en una zona geográfica en la que los puestos de trabajo para personas con tus características brillan por su ausencia. Para algunas personas es muy apetecible vivir en entornos rurales, por aquello de la calidad de vida, o en una gran ciudad por la cantidad de oportunidades (teóricas) que ofrece. Pero antes de dar el paso asegúrate primero de saber de qué vas a vivir y qué tipo de ofertas de empleo existen en esa zona (en una ocasión una usuaria de orientación me comentó que vivía en una aldea de 150 personas; no tenía coche y en su demanda de empleo tenía solicitada únicamente la ocupación de "operaria de cadena de producción"; ella se quejaba de que nunca la habían llamado para un trabajo; le pregunté cuántas fábricas había en su aldea; no había ninguna…).

Los orientadores laborales nos dedicamos a ayudar a nuestros usuarios en la identificación de problemas como estos y a acompañarlos en el proceso de aportar soluciones. Encontrar un trabajo es el resultado de muchas pequeñas decisiones y acciones bien enfocadas.