Euro

Los planes fiscales de Trump y su impacto en los mercados

Euro

EL INVERSOR INTELIGENTE

Los planes fiscales de Trump y su impacto en los mercados

Hay que aprender a analizar el mercado.
photo_cameraHay que aprender a analizar el mercado.

Dado que la economía estadounidense está creciendo a buen ritmo, y la obtención de una elevada rentabilidad está en manos de los empresarios, el gobierno puede actuar sobre las otras dos palancas, el coste de capital y la tasa de impuestos

La capacidad de creación de valor de una empresa, es decir, su capacidad de incrementar su propio valor en el mercado, depende únicamente de cuatro factores, que son su crecimiento, su rentabilidad de capital, su coste de capital y la tasa de impuestos.

La gestión de la economía de un país no debería diferir en gran medida de la de una empresa, ya que no es más que el agregado de todas las que la componen, siendo su resultado anual el producto interior bruto de dicha economía. 

Dado que la economía estadounidense está creciendo a buen ritmo, y la obtención de una elevada rentabilidad está en manos de los empresarios, el gobierno puede actuar sobre las otras dos palancas, el coste de capital y la tasa de impuestos. 

El coste de capital es el coste al cual un país, una empresa, o individuo se financian, y depende del riesgo empresarial, de su estructura de capital, es decir del porcentaje de deuda respecto a sus recursos propios, y del tipo de interés que paga por dicha deuda.

El porcentaje de deuda ha oscilado históricamente entre un 25% y un 105% del producto interior bruto, y aunque actualmente se encuentra en el rango superior, para nada se encuentra en un nivel riesgoso para la economía. Es habitual entre los populistas mencionar que la deuda deberá ser devuelta por futuras generaciones, pero esto es totalmente falso, ya que si la economía se encuentra en un estructura de capital adecuada, con un porcentaje de deuda respecto a recursos propios adecuado, el crecimiento de la economía provocará un crecimiento de los mismos, y para mantener la proporción, la deuda deberá aumentar.

Por otro lado, el coste de financiación con deuda siempre es menor que el exigido a los recursos propios, ya que los inversores siempre exigirán a los fondos prestados un tipo superior al nominal, y por tanto, el aumento del endeudamiento siempre y cuando no se incurra en excesos, y un porcentaje de aproximadamente el 50% actual respecto a recursos propios no lo es, baja invariablemente el coste del capital. La demostración empírica es que históricamente, analizando las épocas de mayor endeudamiento en las economías, en estas se han producido de media mayores revalorizaciones que en los momentos de menor déficit, (el pico de deuda en los últimos 100 años ha sido en 1945 y las bolsas se revalorizaron un 33% en los tres años siguientes), argumento que se reafirma al observar como la economía de la eurozona se ha quedado retrasada respecto a la de Estados Unidos al seguir una política de austeridad, exactamente contraria a la seguida por Estados Unidos  que ha sido de aumento del gasto.

Por otro lado, una bajada de los impuestos a las empresas aumenta automáticamente su capacidad de generación de beneficios y dado que la valoración de las empresas depende de estos, implica un aumento del valor de las mismas.

Por tanto el aumento del techo de endeudamiento y la bajada de impuestos a las compañías, ambas políticas impulsadas por Trump, son a priori beneficiosas para el entorno empresarial y, en definitiva, para la bolsa estadounidense. 

Más en Euro