La Región

Euro

CREANDO MARCA

La provincia sigue en la espiral termal: mucho manantial, pero poca actividad

 Una de las ciudades con mayor caudal termal de Europa no puede ser a la vez de las pocas sin un balneario que explote tanta riqueza. La provincia tiene establecimientos de referencia pero son ejemplos casi siempre aislados.

La provincia sigue en la espiral termal: mucho manantial, pero poca actividad

El potencial termal de Ourense es evidente, contamos con más de 45 surgencias a lo largo de la ciudad, a lo que debemos sumar la presencia de manantiales en la comarca de Carballiño-Ribadavia, Monterrei o en la zona de la Baixa Limia, entre otros. A ello debemos sumar el desarrollo de marcas y denominaciones que posicionan la provincia como un centro de atracción termal. En conjunto, la provincia suma la oferta de siete balnearios: Baños de Molgas, Gran Balneario de Carballiño, el reciente reabierto de Partovia, Cortegada también con nuevas instalaciones, y los balnerarios del grupo Caldaria: Lobios, Laias, y Arnoia. 

Como novedad, dentro de la oferta termal encontramos la disponibilidad de visitar varias estaciones termales, caso de Outariz, la Chavasqueira o las termas de Prexigueiro. Según el último estudio de la Escuela de Organización Industrial sobre termalismo, este último modelo de negocio —termas al estilo oriental—, es una oferta altamente especializada de la que solo encontramos otro caso en España, en Andalucía. 

Este modelo, centro de la oferta termal de la capital y de Ribadavia, se encuentra en una situación de limbo legal ante las exigencias de la nueva propuesta regulatoria de gestión termal de Galicia. Este problema se suma a la situación de la legislación urbanística de la capital, con un plan de ordenación de hace más de treinta años que impide la puesta en marcha de grandes proyectos de explotación comercial y turística de los manantiales de la capital termal gallega. 

Esta limitación legislativa condiciona el modelo de desarrollo a un producto de termas abiertas, en muchos casos de libre acceso que limita el retorno económico a la ciudad de la inversión realizada. Aunque, quizá la gran limitación se encuentre en la parálisis en proyectos dinamizadores como el bulevar termal o el camping con zona de acampada de caravanas, un proyecto que provocaría un efecto multiplicador en el producto en la ciudad. 

Se debe decir aun así que la ciudad ahora mismo cuenta con proyectos de desarrollo de nuevos hoteles donde el factor termal ha sido tenido en cuenta como elemento diferenciador. Otro factor de relevancia en el caso del termalismo es la capacidad de protección del recurso. Los manantiales termales son recursos sensibles a los cambios, naturales o causados por el ser humano y por tanto, todos debemos protegerlo. 

En este sentido es clave que la provincia interiorice que los manantiales deben ser explotados con control y sostenibilidad. 

Además de la protección del recurso, debemos valorar la situación de nuestra oferta termal y su capacidad de sinergia con otros sectores como hotelería, gastronomía, oferta de actividades de ocio, deporte, o la sanidad. En un repaso somero por los modelos de negocio presentes en otras ciudades o territorios de Europa, podemos visualizar el potencial termal  y sus posibles derivadas. La gran reclamación del sector de balnearios en España es que la oferta termal (regulada) forme parte de la oferta del sistema sanitario como complemento al proceso de curas y como agente preventivo de algunas dolencias.

Los estudios en la materia son abundantes, mostrando resultados donde distintas técnicas termales se muestran como eficaces para distintos tratamientos. En el caso de la oferta termal gallega ya cuenta con su propio vademecum donde se recogen las características de las aguas de la provincia y pone en valor el potencial del agua como terapia. 


VERTIENTE SANITARIA


En el caso de Ourense, las enfermedades reumáticas o respiratorias tienen respuesta unidas a que las características de los metales presentes pueden ayudar con los problemas de trastornos del comportamiento. Decir en este caso que el modelo de atención psiquiátrica en Suiza aplica de forma habitual este tipo de tratamientos en sus procesos de atención, y también debemos enunciar que Francia ha apostado por un termalismo sanitario en su red de balnearios. 

Pero el gran caballo de batalla del termalismo provincial, como decíamos, es la capacidad real de crear riqueza. Balnearios sin servicio de hotel y ubicados en villas y pueblos con escasa presencia comercial y gastronómica tienen claras dificultades para atraer a clientes de gama alta y media a nuestra tierra. Un dato: en la costa catalana las pernoctaciones medias en Cataluña alcanzan los 2.500 a 3.500 euros de gasto medio por estancia, siendo los clientes preferentes rusos y franceses de alto poder adquisitivo. 

Ourense, con una oferta en aguas de alta calidad, no puede atraer perfiles de gama media por la escasez de oferta hotelera y de servicios complementarios a la visita del turista. La llegada del AVE y todo el potencial referenciado nos indica grandes posibilidades pero a la vez estamos en un punto que exige reflexión y sobre todo actuación.