La Región

Euro

ECONOMÍA

Somos "seres económicos"

Cuando decidimos qué rumbo tomamos laboralmente o si vivimos en un lado u otro de la ciudad; cuando votamos en las elecciones o si vamos de viaje o compramos una casa... Siempre estamos tomando decisiones económicas.

Calculadora, bolígrafo y papel, una constante en la toma de decisiones económicas.
Calculadora, bolígrafo y papel, una constante en la toma de decisiones económicas.
Somos "seres económicos"

Son decisiones que no sólo afectan a nuestro entorno, sino al futuro de nuestra economía, el de nuestra área social de influencia y hasta donde alcance el impacto de esa decisión.  Somos seres económicos desde el momento en que nos levantamos y empezamos a tomar decisiones sobre aquello que deseamos para nosotros mismos. Esto nos obliga a estar informados, porque conocer el funcionamiento de los procesos y su valor nos permitirá alcanzar con el máximo control aquello que deseamos. 

Estas ideas apenas esbozadas no valen sólo para las personas, instituciones u organizaciones. Valen también para lo que decidimos hacer como sociedad con nuestro tiempo, nuestros bienes materiales e inmateriales, en este caso, pertenecientes a una sociedad y todo lo que ella comparte. 


Algunos criterios


Tomar control de nuestras decisiones con criterios formados implica hacernos con herramientas, ideas que nos sirven para comprender mejor la realidad. Tener sentido de futuro, y de las consecuencias de nuestros actos es mucho de lo que llamamos sentido común. No es posible embarcar recursos, personas, proyectos empresariales y mucho menos proyectos de país sobre otras bases que no sean las de la certeza de hacia dónde nos conducen nuestras acciones.

Necesitamos rescatar la plena confianza entre unos y otros, en la certeza del cumplimiento de acuerdos, contratos o incluso de nuestra palabra. Necesitamos poder confiar plenamente en nuestras empresas con nuestros socios, que no son otros que nuestros compañeros en ese viaje.

Ir a ciegas supone un ejercicio en el que nos decimos mentiras, nos autoengañamos y perdemos un tiempo valioso. Al final el país sale adelante a costa de quienes producen, quienes apuestan en firme y con un norte claro. En definitiva, los que creemos en trabajar en la circunstancia y el contexto que sea, con los objetivos muy claros. Eso respecto a las compañías, respecto al tiempo hay algo similar. 

Es el llamado "sesgo del presente", la racionalidad de no decidir en función de la satisfacción inmediata de nuestras necesidades, sino teniendo clara la visión de conjunto y de futuro necesaria para analizar el alcance de nuestras actuaciones. Hay un orden necesario de hacer las cosas para crecer. Es de esto de lo que esperamos compartir con los lectores en futuras entregas. 

Otro de los criterios que surgen como consecuencia de la equivocada toma de decisiones es el agarre a esas ideas que tomamos erróneamente y a las que nos aferramos con una soterrada ilusión de convencernos a nosotros mismos de que estábamos en lo cierto. Una vez más rondamos el autoengaño y una vez más llamamos a basarnos en la realidad de los datos y las analíticas objetivas en la toma de decisiones.


Decisiones informadas


Cuando eliges ser economista muchas cosas están en tu vocación que tienen que ver con ayudar a manejar los hilos del tejido productivo, hacer que las iniciativas que generan riqueza de personas y empresas salgan adelante. Tus herramientas suelen ser los números y la comprensión de cómo nos organizamos para levantar, por ejemplo, las industrias que crean los bienes y servicios que nos hacen progresar como sociedad, o apoyar al comercio en su labor de distribución de dichos bienes de consumo de manera eficiente. 

Es nuestro interés generar un espacio para compartir y si es posible, interactuar, acerca de nuestra comprensión sobre la realidad económica de la provincia y de Galicia, en su totalidad. Necesitamos saber cómo se inserta nuestra economía en el tejido más amplio del país y el mercado internacional. Para ello brindaremos herramientas de concepto y de análisis que nos permitan a todos avanzar en la construcción de una comunidad orientada hacia el futuro, desde el presente.