Foro La Región

‘‘Cuando comenzamos a hablar de la Unión no nos imaginábamos una europa de los 28"

Foro La Región

FORO LA REGIÓN

‘‘Cuando comenzamos a hablar de la Unión no nos imaginábamos una europa de los 28"

El empresario y ensayista, Daniel de Busturia.
photo_cameraEl empresario y ensayista, Daniel de Busturia.

El Foro La Región trae hoy al Centro Cultural Marcos Valcárcel, a partir de las 20,15 horas, una ponencia de Daniel de Busturia titulada "Objetivo Europa y Transición Española: Memoria de un testigo 1962-1982".

El Foro La Región trae hoy al Centro Cultural Marcos Valcárcel, a partir de las 20,15 horas, una ponencia titulada "Objetivo Europa y Transición Española: Memoria de un testigo 1962-1982". Ese testigo es  Daniel de Busturia, un hombre que fue director durante 10 años  (entre 1969 y 1978) de la Delegación del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de España ante la U.E. y fue asesor de Lepoldo Calvo-Sotelo entre el 1978 al 1980 cuando era ministro de Relaciones Europeas.

Con este currículo, más que testigo fue actor en aquel momento.

Sí, a fin de cuentas yo participé en la historia de manera muy activa. Pero de una parte de la que no se habla mucho. Nosotros veíamos Europa como un objetivo a alcanzar. La democracia, el cambio... Pero fíjate que hoy en día se sigue haciendo la distinción entre España y Europa y mucha gente me sigue preguntando si voy a Europa cuando viajo a Bruselas.

Cuando colaboró, a través de las cámaras de comercio y en la política, para que España entrase en la UE, ¿se imaginó que la unión llegaría hasta este punto que estamos ahora?

No podíamos pensar en una Unión Europea de los 28, date cuenta que cuando nosotros empezamos a hablar con una Europa de los seis, luego ya eran nueve, luego 12... No podíamos pensar en esto porque el proyecto europeo empieza en el año 1950, es decir, hacía cinco años que venían de matarse los países entre ellos.

Sí, han sido muchos cambios en muy poco tiempo. 

Esa es una de los asuntos que trataré en el Foro. Como dijo el gran Monet en su momento: 'Europa se hará a golpe de crisis'. Esto nos lo vamos a encontrar a lo largo de todo el proceso en el que se va a encontrar consigo misma. Como sucede ahora, Europa tiene una crisis de identidad en la que afloran los populismos y esto quiere decir que igual nos hemos hecho mayores sin haber preparado perfectamente la estructura política. Pero ahora, el que Trump salga elegido presidente de EE.UU. y nos tenga que privar, en parte, de cobertura de seguridad de la OTAN, va a hacer que Europa se replantee su naturaleza, porque nos quedará sólo un ejército potente, que es el francés, porque con el Reino Unido ya no se puede contar por el Brexit. 

Retomando el tema de la creación de la U.E, usted asegura que a España le costó entrar y que la aceptasen ¿a qué se debió eso?

Cuando medio continente estaba viviendo la Revolución Industrial, nosotros habíamos creado en 1907 la Ley de protección de la industrian nacional y la de protección arancelaria, con eso retrocedimos enormemente. Mañana (por hoy) pondré un cuadro en el que se ve el peso de la agricultura, que representaba el 3,5 % de la riqueza del país, y la industria no representaba nada de nada. Nuestro modelo económico no era compatible con ese proyecto común europeo. Pero otro factor incompatible era nuestro modelo político. La Comunidad Europea eran democracias consolidadas y nosotros éramos una dictadura, entonces no podríamos ser un país europeo en el sentido de la comunidad, no en el geográfico. 

Pero ahora ya llevamos dentro 30 años ¿cómo ayudaron, según usted, las cámaras de comercio a nuestra entrada?

En los años 70, abrimos la delegación en Bruselas para temas de seguimiento de negociaciones. Aquello hizo que las cámaras fuesen un interlocutor válido ante las instituciones europeas. Ahí contribuyeron de manera decidida a crear la idea de Europa dentro de España. Luego, justo antes de que empiece la transición, sirven para explicarles a sus homólogos alemanes, franceses o italianos lo que se estaba planeando para la transición política en España.

Ahora hay populismo euroescéptico como el Front National en Francia o Amanecer Dorado en Grecia ¿cree que la proliferación de dichos grupos políticos es una llamada de atención a la U.E.? 

Es un riesgo. Hoy en Europa estamos viviendo un riesgo en el que nos hemos acostumbrado a las comodidades de un continente unido. Antes para ir a Portugal había que contratar una póliza de seguros y para pasar a Francia había que hacer un papeleo enorme... No nos damos cuenta del logro que ha supuesto la apertura de las fronteras, por ejemplo. Pero esos populismos aprovechan los problemas de la crisis para ir en contra la U.E.

¿Qué opina del Brexit? 

Con el Brexit ya veremos qué pasa. Yo sólo quiero dejar la pregunta en el aire de qué pasaría si ahora el Reino Unido establece aranceles y cierra sus fronteras. 

Más en Foro La Región