Foro La Región

Contra la epidemia de fake news, la vacuna de buscar información veraz

Foro La Región

Foro La Región

Contra la epidemia de fake news, la vacuna de buscar información veraz

Arturo Maneiro conversa con los cuatro ponentes, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo, Lara Varela, Mario Tascón, Marc Amorós y Juan Méndez.
photo_cameraArturo Maneiro conversa con los cuatro ponentes, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo, Lara Varela, Mario Tascón, Marc Amorós y Juan Méndez.
Marc Amorós, Mario Tascón, Lara Varela y Juan Méndez desgranaron el fenómeno de los bulos durante la crisis sanitaria

La crisis del coronavirus no solo ha dejado impronta en el sistema sanitario, económico y social de los países, sino también en el informativo. Desde el inicio de la pandemia, las redes sociales se han convertido en un hervidero de imágenes, vídeos, audios y supuestas noticias sobre el origen de la enfermedad, los mejores remedios con los que atajarla y las razones ocultas tras las decisiones de los gobiernos. El Foro La Región de ayer, emitido a través de Telemiño y de la página web de La Región, intentó arrojar luz sobre el auge de fake news y bulos. 

"En este clima se han propagado una serie de mentiras que intoxican el clima social", adelantó Arturo Manero, moderador de la ponencia y presidente de la Asociación de Periodistas de Galicia. Manero defendió durante su intervención el papel clave de los medios de comunicación como "únicos que pueden atajar la propagación". Mario Tascón, periodista y socio fundador de Prodigioso Volcán, apuntó la similitud de los virus a las fake news: "Está la capacidad de propagación, ya que no solo nos contagiamos, sino que también se lo pasamos al resto". 

En el contexto actual, la aparición de miles de noticias falsas no es casualidad. "Cuando estás en un terreno de incertidumbre donde se apela al miedo desde los gobiernos, porque si no nadie seguiría las instrucciones, al final esa palanca emocional hace que cada uno crea en lo que le ayude, sea lo que sea", explicó Marc Amorós, periodista y autor del libro "Fake News". La necesidad de encontrar una solución a la difícil situación provocada por la crisis sanitaria, así como la emoción, juegan un papel decisivo en asumir como ciertos los mensajes, así como el reenvío masivo de los mismos. "El bulo es la mecha y la dinamita somos nosotros, la carga somos nosotros. Actúa en nuestras filias y fobias", reflexionó Juan Méndez, responsable de las edificiones digitales del grupo El Progreso.  Del mismo modo, cada cual se cree aquello que se quiere creer, es decir, aquello que lo reafirma en su opinión y que le permite certificar que lo que piensa es cierto. "Se ve en las redes sociales como Twitter, donde se comparten esas informaciones falseadas. La gente insulta, echa la bestia que tiene fuera", expuso Lara Varela, subdirectora de Innovación de La Región.

Los ponentes compartieron la necesidad de alimentar el espíritu crítico desde edades tempranas, así como de animar a la reflexión de los lectores antes de dar por válida cualquier información. "Antes de nada hay que respirar, evitar el reenvío inmediato y buscar en Google si algún medio fidedigno está dando por válido eso que nos han enviado", propuso Méndez. Los participantes también hablaron sobre la intervención de los gobiernos en evitar la propagación de falsas informaciones, pero sobre la mesa se habló de la importancia de respetar la libertad de expresión y de no retroceder en materia de derechos.

El papel de los medios en la vorágine de bulos

Durante la ponencia se puso especial énfasis en el papel de los medios de comunicación como "cortafuegos" de las fake news, y como única herramienta de los lectores para discernir entre verdad y mentira. Los participantes reflexionaron sobre la oportunidad que supone el momento actual para reivindicar la dignidad e importancia del trabajo de los periodistas. "Ahora mismo trabajamos a contrarreloj, en medio de una vorágine informativa tremenda. Lo único que podemos hacer desde los periódicos es ponerles todo el freno posible a los bulos, darle valor al oficio que necesita tiempo, recursos, esfuerzo. Necesitamos la complicidad y el apoyo del lector en todo ello, para ser capaces de hacerlo", apuntó Lara Varela. "Lo peor es que muchas veces, aunque desmientas una información falsa, queda ahí en la gente, que piensa que si se comentó es por algo, porque en algo tiene que ser cierta", reflexionó Juan Méndez. 



Arturo Maneiro | Presidente de la Asociación de Periodistas de Galicia

“Los bulos siempre han estado ahí, ahora llegan a más gente"

El presidente de la Asociación de Periodistas de Galicia, Arturo Maneiro, fue el encargado de moderar el debate en torno a las fake news. Maneiro se encargó de poner sobre la mesa los dos componentes claves de estos meses de crisis sanitaria: la incertidumbre de la situación actual y la tecnología, con su facilidad de publicar y propagar las informaciones falsas. "Los bulos siempre han estado ahí, desde la serpiente diciéndole a Eva que coma la manzana, que la convertirá en diosa, hasta el nazismo o el comunismo. Lo que cambia es que ahora es que llegan a mucha más gente", apuntó. El alcance de las informaciones falsas en la actualidad está posibilitado por la red de Internet, que de por sí no cuenta con mecanismos para defenderse de la propagación de ellas. 

"Suelen tener éxito por las propias condiciones de la naturaleza humana, querer que una noticia sea cierta si dice aquello que yo creo que es cierto. Cuando se busca esto ni siquiera se busca un contraste", aseguró. Maneiro remarcó que los profesionales del periodismo deben desconfiar de aquellas informaciones que más les atraen, para evitar caer en la falta de rigurosidad. "Por otra parte, es más fácil alimentar un prejuicio que ya está en la sociedad que tratar de razonar su falsedad. Si los judíos eran malos, eran malos y punto, nadie se planteaba nada", recordó durante su intervención. 

Sobre la receta para evitar caer en este tipo de informaciones, Maneiro ensalzó el oficio periodístico y recordó que en su propio ADN está el de cuestionarse la realidad y buscar fuentes con garantías. "Debemos ir a por aquellos que tienen un verdadero compromiso con la realidad", añadió.



Marc Amorós | Periodista y autor de "Fake News"

“Tras las noticias falsas hay intereses"

20200520001603336_resultado

"Las noticias falsas van muy en serio, las consecuencias que tienen son reales", remarcó Marc Amorós, periodista y autor del libro "Fake News". Durante su intervención, recordó que detrás de los bulos hay interés, del tipo que sea. "Las noticias falsas funcionan exactamente igual siempre, nos da la razón, nos creemos que es cierto. Siempre pensamos que son los demás los que están equivocados", apuntó. 

El componente de incertidumbre propio de esta crisis se convierte en el mejor amigo de las falsas informaciones: " Esto nos lleva a un escenario totalmente nuevo que es el que ahora sufrimos, y que ahora yo creo que se ha hecho más evidente que nunca: sufrimos una epidemia de fake news, porque el coronavirus monopoliza la conversación social. Este tema se está usando para trazar narrativas impulsadas a través de informaciones falsas que nos van llegando como un goteo constante". Amorós recordó que, actualmente, los bulos permiten encontrar soluciones a la enfermedad, así como encontrar el por qué de su origen: "Desde si fue creado en China, si lo llevaron unos soldados estadounidenses, si fue un murciélago, una sopa de murciélago...". 

El ponente expuso el papel de las fake news para ciertos políticos como Donald Trump –"Ciertas personas que lo siguen creen que lo que él dice es cierto y que la realidad es un fake, que no existe tal crisis"–. "Cuando alguien quiere creer en algo es inevitable que no lo haga. Hay estudios que demuestran que las personas con convicciones más arraigadas son más propensas a creer en noticias falsas", señaló.



Lara Varela | Subdirectora de Innovación de La Región

“Hay que alimentar el espíritu crítico"

20200520001603276_resultado

La subdirectora de Innovación de La Región, Lara Varela, acercó al público la realidad de una redacción digital en estos momentos. "Vivimos a contrarreloj, la vorágine informativa es tremenda, sentimos que nos atacan por tierra, mar y aire. Es complicado incluso para un periodista destapar un bulo", aseguró. Desde el inicio de la pandemia, los medios digitales han experimentado picos de audiencia, que avalan que una parte de la población busca en ellos informaciones veraces y respuestas a las falsas. "Es un buen síntoma y refuerza un poco el papel de los medios en estos momentos tan convulsos", aseguró. 

Varela también reflexionó sobre la importancia de alimentar el pensamiento crítico, sobre todo entre los más jóvenes, que actualmente son los que más uso hacen de las redes sociales y, por tanto, los más vulnerables a todas aquellas informaciones que se mueven en el entorno tecnológico. "No es solo conocer el entorno digital, también es necesario que los jóvenes aprendan, desde el colegio, que no todo lo que leen es cierto, ni todo lo que ven", apuntó. "Falta mucho ese pensamiento crítico, sobre todo en los temas que se refieren a los grupos más estigmatizados", añadió.  

En los últimos años, los medios digitales comienzan a introducir la suscripción de sus contenidos, un método que ayuda a poner en valor el oficio periodístico, al mismo tiempo que ayuda a la recuperación de la confianza "un poco perdida". "Todos estamos encarrilando el producto, poniendo el énfasis en la calidad en vez de en la cantidad. Nuestro deber como periodistas es buscar la verdad", destacó.



Juan Méndez | Responsable de las ediciones digiales del Grupo El Progreso

“Antes de reenviar hay que respirar"

20200520001603234_resultado

Juan Méndez, responsable de las ediciones digitales del Grupo El Progreso, propuso como "única receta" de los medios de comunicación el realizar el "mejor trabajo posible". "Evidentemente vamos a tener que hacer un esfuerzo, tanto por nuestra parte como por parte de los ciudadanos", aseguró. Méndez remarcó el poder de las filias y las fobias en el proceso de consumo de las fake news, así como en su propagación por parte de los usuarios. "Es un fenómeno muy difícil de atacar, pero lo peor es cómo florece, es tremendamente explosiva. Da igual que se vaya a estropear la fama de un buen comerciante chino, o que se trate de apoyar al Brexit con mentiras, se comparte sin ni siquiera leerlo", recordó. El papel de los periodistas asegura en este caldo de cultivo un filtro que los ciudadanos no están poniendo frente a las informaciones falsas que les llega. "Tenemos que actuar como cortafuegos, ayudar a motivar ese espíritu crítico", remarcó.

El periodista también reflexionó sobre el papel de la crisis del coronavirus en la propagación de este tipo de informaciones, y aseguró que "aunque diseñes y contrates a cuatro guionistas, no lo haces tan bien": "Se juntan varios factores, la demanda y la oferta constante de información, la propia preocupación, tiempo libres, los gatillos del reenvío están mucho más ligeros en este tipo de situaciones...". A los lectores les recomendó fometnar el pensamiento crítico y "respirar antes de reenviar y comprobar en Google si algún medio fidedigno ha publicado algo sobre el tema". "Si ese mensaje me llegar por WhatsApp y veo que tiene el símbolo de reenviado tengo que desconfiar, porque no sé de donde viene".



Mario Tascón | Periodista y socio fundador de Prodigioso Volcán

“La gente se cree lo que quiere creerse"

20200520001603300_resultado

Mario Tascón, periodista y socio fundador de Prodigioso Volcán, puso de manifiesto el "daño" que provocan las fake news, y las comparó con un virus. "Tienen bastante de virus y de contagio, ya que la capacidad de propagación es alta. El panorama ha cambiado mucho: antes, un presidente del Gobierno encontraba en los medios su principal forma de expresión, ahora son los medios quienes muchas veces van a su perfil de redes sociales en busca de una declaración", destacó. Tascón también se refirió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y lo tildó de "supervendedor": "Está aprovechando las nuevas tecnologías para propagar noticias falsas sin ningún tipo de sonrojo". 

Para el periodista, la débil situación de los medios de comunicación durante los últimos años también ha permitido que los bulos encontrasen sitio en el ecosistema social, así como personas ávidas de leerlos y creérselos. "Es muy importante la cercanía emocional. La clave de todo esto es que la gente se cree lo que quiere creerse, se creen la información que dice lo que cree. Y no se para a comprobarlo, y además deciden difundirlo, con lo cual, ya se convierten en nuevos propagadores", aseguró. Tascón reflexionó sobre la variada tipología de fake news, que va desde el comentario más burdo hasta la publicación más sofisticada. Durante su intervención también remarcó el uso que los políticos hacen de ellas, así como del control que pueden llegar a ejercer los gobiernos para evitar la propagación de informaciones falsas. "A mí me inquieta cuando los gobiernos empiezan a determinar qué cosas son falsas y cuáles verdad", dijo.

Más en Foro La Región