Foro La Región

“Urge cambiar el discurso y hablar en positivo de la oportunidad del rural"

Foro La Región

Foro La Región

“Urge cambiar el discurso y hablar en positivo de la oportunidad del rural"

Luz Gabás está este miércoles en el Foro.
photo_cameraLuz Gabás está este miércoles en el Foro.
La escritora Luz Gabás presenta "El latido de la tierra" esta tarde en la sede de Afundación en el Foro La Región

En su novela “El latido de la tierra”, Luz Gabás ofrece “una historia de amor y de amistad” pero, sobre todo, “una historia sobre la transformación de la España rural” enmarcada en una mezcla de géneros que también es un homenaje a su generación; como bien esgrime la propia escritora, “una novela generacional”, que retrata el actual contexto del rural y que engarza con la literatura española que de alguna u otra forma hace referencia al entorno rural y a su despoblación, con textos como “Los asquerosos” de Santiago Lorenzo, “Tierra de mujeres” de María Sánchez o “Las ventajas de vivir en el campo” de Pilar Fraile.

Pero a Luz Gabás (Monzón, Huesca, 1968), quien es de pueblo y volvió al pueblo (ahora reside en Benasque, en las montañas del Pirineo aragonés), no le gusta utilizar los términos de España vacía o vaciada, por considerarlos negativos, sino hablar de “la oportunidad rural”. En este plan ideó su novela que presenta esta tarde en el Foro La Región (Afundación, 20,15 horas), en el que  Alira, la protagonista de su novela, hereda la mansión y las tierras que su familia conservó durante generaciones. Y se debate entre mantenerse fiel a sus orígenes o adaptarse a los tiempos que corren, cuando su casa es la única habitada en un pueblo abandonado. 

¿Por qué la elección de la España vaciada como contexto?

Yo ya tenía en mente escribir una historia que recuperara mi generación y las transformaciones que hemos vivido cuando se empezó a hablar sobre la España vacía. Pensé que por haber estado siempre vinculada al mundo rural podía ofrecer mi punto de vista. En la novela se ve una descripción normal de lo que para mí ha sido mi vida, como testigo de una transformación brutal de un mundo rural activo; y, por otro lado, hay una necesidad de un cambio de discurso, y por eso sugiero dejar de hablar de vaciada y hablar de algo más positivo, de la oportunidad rural. Se puede empezar a ver el mundo rural de otra manera, ahí vivimos muchas personas que estamos haciendo muchas cosas. Hoy por hoy puede ser una elección personal: esta es mi teoría. 

Hay una contradicción que ocurre en la novela y en la vida. Los moradores de la única casa habitada de un pueblo se sienten solos y, por otro lado, rechazan a quienes llegan a repoblar el pueblo. ¿Por qué pasa esto?

Es el rechazo al otro que viene de fuera. Hay muchos temas en la novela pero hay uno que siempre me ha obsesionado y es el de quien se siente distinto al de fuera. Ahora tristemente lo estamos viviendo a extremo con los nacionalismos. La novela abre una puerta a la esperanza: puede ser normal que todos tengamos prejuicios pero también es muy loable la capacidad de transformación. Alira, la protagonista, que es el personaje más oscuro, más nacionalista y defensora de su identidad, por circunstancias tiene que ir abriendo su mente. Sobre todo esa desconfianza con el “¿qué querrán?” o “¿por qué han venido?”. Pues poco a poco este personaje se va iluminando y se va dando cuenta de que los tiempos cambian y esos discursos ya no tienen sentido. Las personas son personas independientemente de donde hayan nacido.

¿No es una ironía? 

Es una ironía porque nos estamos quejando de la despoblación pero ponemos requisitos a quienes vienen a vivir en la que ha sido nuestra tierra durante generaciones. Hay un pasado perdido que se transforma en un futuro diferente. 

Y pasa también en la vida real, no solo en la novela…

Existe en la vida real porque todo lo que nos saca de nuestra zona de confort nos produce rechazo. Pero los tiempos han cambiado y es tu responsabilidad convertirte en un ser luminoso o seguir siendo un ser resentido. Hasta creo que sería comprensible en la mentalidad de la gente de los pueblos de otras épocas pero en la actualidad no tenemos excusas; con las redes sociales, con la información, con la lectura, tu mente puede estar abierta o cerrada vivas en el campo o en la ciudad. 

La banda sonora de tu vida

Aficionada confesa al heavy y al hard rock, Gabás pone en un primerísimo plano a la música desde el principio al fin y en todos y cada uno de los personajes. Para ello, da título a cada capítulo con el nombre de una canción: desde “Paint it black” de Rolling Stones y “Child in time” de Deep Purple hasta “Take another little piece of my heart” de Janis Joplin o “Siempre igual” de Los Suaves. “Pasaba horas acompañada únicamente de la música”, escribe Gabás sobre la protagonista, a la que cuando le preguntan qué le gusta escuchar responde con los mismos gustos de la escritora: “El rock. Cosas cañeras”. 

“La novela es una historia de amor, de amistad, habla sobre el paso del tiempo, sobre la España rural, es una mezcla de géneros pero también es un homenaje a mi generación –alega-. Entonces tenía que haber música. Empieza con el rock y el heavy que expresan frustración y que nos unió a los hijos del éxodo del rural , hasta volverse más actual, con una música no menos maravillosa ni que haga troglodita la anterior. Es una evolución luminosa". 

Dónde: Sede de Afundación

Cuándo: Hoy, 20,15 horas

Más en Foro La Región

Foro La Región

EN DIRECTO: Foro La Región con Toni Riera

Bajo la presentación de Carlos Prado, presidente de la agencia de publicidad y comunicación Ecovigo, el catalán presentará "40 años de un apasionante…