La Región

VIOLENCIA DE GÉNERO

Acusado de maltratar a su mujer durante 49 años: no le dejaba ni trabajar, ni cortarse el pelo

El fiscal pide 2 años de cárcel para el marido del que dice no permitía a su esposa trabajar, ni ir a casa de nadie ni cortarse el cabello. Él  cita a un sacerdote para demostrar que ella sí iba a misa

La mujer denunció los hechos por violencia de género.
La mujer denunció los hechos por violencia de género.
Acusado de maltratar a su mujer durante 49 años: no le dejaba ni trabajar, ni cortarse el pelo

Un maltrato habitual que se prolongó durante 49 años de matrimonio. Así califica el fiscal los hechos denunciados por una viguesa y por los que su marido, del que está en trámites de divorcio, se enfrenta a una pena de dos años y dos meses de cárcel.

Según el escrito de acusación, el marido no sólo agredió físicamente a la mujer en los primeros años de convivencia hasta en tres ocasiones, con bofetadas, un golpe en la nariz y varias patadas, sino que durante todo el matrimonio la sometió a “continuas humillaciones y menosprecios, actuando de forma violenta, la despreciaba e insultaba”. Pero además, sostiene que controló sus salidas a la calle,  el dinero que entraba en casa, no dejándola ir a casa de nadie, ni siquiera cortarse el pelo como ella quería. Sostiene la acusación pública que como mujer sólo le permitía estar dedicada a la casa y criar los hijos.


El hombre niega los hechos y las amenazas que supuestamente habría vertido sobre ella cuando le manifestó su deseo de separarse


El acusado citó a un párroco como testigo de que ella hacía su vida tanto en la iglesia como de forma activa en la comunidad, para demostrar que no ejercía control sobre su vida. No pudo finalmente declarar ya que la vista, que tenía que celebrarse ayer, quedó suspendida por falta de otro testigo.

No obstante, el marido mantendría su inocencia alegando que en la última etapa del matrimonio había discusiones más frecuentes debido a que ella le ponía para cenar más cantidad de comida de lo que él podía tomar. 

Para el fiscal, la denunciante acataba todo lo que el marido le decía por el profundo miedo que éste le provocaba, llegando a presentar un síndrome ansioso reactivo, recibiendo desde mayo del año pasado, una psicoterapia de apoyo. 

Junto a la pena de prisión, se solicita una orden de alejamiento y de comunicación de dos años.