Galicia

Alcoa sigue inflexible ante un comité que critica un ERE de “falsedades”

Galicia

Alcoa sigue inflexible ante un comité que critica un ERE de “falsedades”

El presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, ha señalado que los representantes de los trabajadores no están “para nada de acuerdo con el plan técnico” presentado por la empresa, porque a su juicio “es muy sesgado” y está hecho “a su medida”.

Representantes del comité de empresa han mantenido este jueves una nueva reunión con la dirección de Alcoa San Cibrao en el marco del período formal de consultas para ejecutar un despido colectivo en la planta de aluminio primario que podría afectar a más de quinientos trabajadores, un encuentro en el que la multinacional presentó el “plan técnico” para llevar adelante ese ERE.

A la salida de esa reunión, que se celebró en Lugo, el presidente del comité de empresa, José Antonio Zan, ha señalado que los representantes de los trabajadores no están “para nada de acuerdo con el plan técnico” presentado por la empresa, porque a su juicio “es muy sesgado” y está hecho “a su medida”.

“Solo habla de la parte que les interesa a ellos, pero no habla nada de lo que tiene que hablar”, ha esgrimido Zan, quien también ha precisado que el comité no puede dar detalles del mismo a la opinión pública porque se trata de información “confidencial”.

En cualquier caso, sí ha adelantado que el comité espera que la empresa le envíe la “información a mayores” que ha solicitado para “presentar un contrainforme que ponga en evidencia todas las falsedades” que contiene el mencionado plan técnico.

“Hemos quedado para el jueves de la semana que viene”, ha añadido, y “seguiremos trabajando para presentar ese contrainforme”, con una información “que les hemos pedido que nos pasen a la mayor brevedad, para tener tiempo para elaborarlo y explicar cómo vemos realmente nosotros la situación del sector”.

Para el presidente del comité, está claro que la empresa sigue el guión establecido para hacer efectivo su plan, porque “desde el momento” en el que la reunión “es dirigida” por un bufete de abogados contratado por la multinacional, “es evidente que no tienen ninguna intención de buscar una solución”.

“Nosotros queremos soluciones y queremos alternativas para que esta fábrica siga siendo viable”, ha insistido.

En cuanto a la postura de los trabajadores, ha reconocido que no les queda más remedio que “seguir igual, porque no queda otra que luchar” y continuar “presionando a los gobiernos” para que busquen una solución que permita salvar la producción de aluminio primario y el mantenimiento de los puestos de trabajo.

Zan ha subrayado a la prensa que el comité seguirá con las movilizaciones para que ni el Gobierno de España ni la Xunta de Galicia se “doblen ante una multinacional” y defiendan los “intereses del país” y a un sector, como el de la producción de aluminio, que es “estratégico” para el futuro.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado en esta misma jornada, en una comparecencia posterior a la reunión semanal con su gabinete, que estaría de acuerdo con una nacionalización de la planta de Alcoa en A Mariña (Lugo) durante un tiempo antes que su cierre, si bien ha insistido en que hay otras opciones "más razonables" que incorporar esa fábrica al patrimonio público.

Esas opciones están contempladas, ha afirmado, en el Plan de recuperación de las industrias electrointensivas, aprobado hoy por el Consello de la Xunta, y pasan principalmente por garantizar un precio estable de la energía a estas compañías, con tareas para la propia Xunta y también para el Gobierno central.

"Pero si el Gobierno quiere nacionalizar Alcoa que lo haga mañana y no pasado", ha señalado Núñez Feijóo, que ha dudado de que el Ejecutivo desee realmente intervenir la empresa, ya que su "objetivo" es llegar al 12 de julio (fecha de las elecciones gallegas) con "excusas" y después "cerrar" la fábrica; por lo que le ha pedido que "deje de engañar" a trabajadores y a la Xunta.

Sobre la posible intervención de la factoría para su posterior venta, Zan ha asegurado que “de nada sirve vender la planta” si realmente no está garantizado “un precio competitivo de la energía eléctrica” que preserve su viabilidad.

Desde su punto de vista, la solución en este momento puede llegar mediante “una intervención” pública de la factoría por un tiempo, para “su posterior venta”, pero cuando ya exista “un precio y un marco energético viables”.

En ese sentido, ha informado de que representantes del comité de empresa se reunirán de nuevo el próximo martes con el secretario de Industria, Raül Blanco.

Una reunión, ha agregado Zan, de la que esperan sacar más información sobre “el nuevo marco energético, el plan de viabilidad y los posibles socios de inversión” de los que habló en el anterior encuentro con los representantes de los trabajadores.

Zan ha dejado caer que el comité espera que en esa reunión ya se expongan “datos concretos”, para tener algo “sobre lo que hablar”.

La dirección de Alcoa dio el pasado 25 de junio inicio al proceso formal de consultas de despido colectivo, con una duración de 30 días naturales.

Aparte de la reunión de la mesa de negociación de esta jornada, se prevén, como mínimo, ha indicado la empresa, otras tres, los días 9, 14 y 23 de julio.

No obstante, Alcoa ha insistido, informa un comunicado, en la necesidad aumentar la frecuencia de estas citas "con el fin de profundizar en los asuntos a tratar".

En el proceso formal de consultas iniciado por Alcoa para el despido colectivo en sus instalaciones de aluminio en San Cibrao, la siderúrgica muestra su disposición a mantener todas las conversaciones que sean necesarias con el propósito de lograr el mejor resultado posible para ambas partes.

"No se adoptará ninguna decisión definitiva hasta que haya concluido este periodo de consultas", refleja la nota.

La planta de aluminio de San Cibrao afronta, alega Alcoa, una "situación insostenible" debido a una serie de problemas externos de producción y de mercado que hacen que la producción de aluminio primario "sea ineficiente y no competitiva", y que están causando pérdidas recurrentes muy significativas, que se espera que continúen.

La compañía prevé una reestructuración de la planta de aluminio, en la que continuaría operando una parte de la fundición. La producción en la refinería no se vería afectada por este proceso formal de consultas.