Galicia

Bruzos y Villares se enfrentan por la dirección de En Marea

Galicia

GALICIA

Bruzos y Villares se enfrentan por la dirección de En Marea

photo_camera

Las primeras elecciones fueron suspendidas por la Comisión de Garantías del grupo por "irregulares"

Tres semanas después de los tiempos marcados por el plenario, el actual portavoz de En Marea Luís Villares y el exdiputado en el Congreso David Bruzos se enfrentan desde hoy en unas elecciones primarias que marcarán el rumbo del partido instrumental durante los próximos dos años.

La candidatura de Bruzos, tras sopesar retirarse del proceso al dudar de la "limpieza" del mismo, decidía presentarse ayer con el objetivo de cambiar el rumbo tomado en los últimos meses por el partido.

Los más de 4.000 inscritos con los que cuenta En Marea podrán votar desde hoy, jornada del Sorteo de la Lotería de Navidad a las 9 horas hasta el próximo lunes, cuando se celebra la Nochebuena, a la misma hora. Las votaciones se podrán llevar a cabo tanto de forma telemática como en los lugares habilitados para ello en Cabanas (A Coruña), Lugo, Pontevedra, Gondomar (Pontevedra), Ourense y A Pobra de Trives (Ourense).

Finalmente, las primarias servirán para medir fuerzas entre las dos corrientes enfrentadas, una bajo la lista "Coidando a Casa" encabezada por el actual portavoz, Luís Villares; y otra aglutinada en "Entre todas", liderada por el exdiputado en las Cortes David Bruzos y arropada por Podemos, Anova, Esquerda Unida y las mareas municipales de A Coruña, Santiago y Ferrol.

Las elecciones tendrán lugar después de que fuesen suspendidas por la Comisión de Garantías del partido que, a instancias de la coordinadora, constató un "acceso irregular" al censo por parte de tres integrantes del Comité Electoral; aspecto que denunciaron ante la Agencia Española de Protección de Datos y que pretenden llevar a la Fiscalía.

Tras esta irregularidad el Consello das Mareas decidió relevar a las anteriores empresas encargadas de censo (Bisagra) y del sistema de votaciones (Agora Voting) aduciendo razones de "pérdida de confianza" en las mismas, a la que sustituye la compañía Ledmon Marketing que se encargará tanto de la gestión del censo como de las votaciones.

Precisamente la pérdida de confianza tuvo paralizadas las elecciones durante tres semanas en las que el nivel de tensión se elevó en el seno de la confluencia hasta tal punto que los tres partidos fundadores de la marea -Anova, Podemos y Esquerda Unida- sopesaron abandonar el proyecto e incluso David Bruzos admitió la posibilidad de retirar su candidatura. Las direcciones de los partidos mantuvieron conversaciones en las que tanto Podemos como Anova decidieron hacer un llamamiento a "preservar el espacio" de la confluencia y votar. Sin embargo, esta es una determinación que no cuenta con el respaldo de Esquerda Unida, que entiende que desde que fueron apartadas tres personas del Comité Electoral -militantes de su formación- el proceso no se puede "avalar ni en las formas ni en el procedimiento".