Galicia

Domingos Merino, el alcalde que quiso que A Coruña fuese el faro de Galicia

Galicia

Domingos Merino, el alcalde que quiso que A Coruña fuese el faro de Galicia

El exalcalde Domingos Merino, que quiso que A Coruña fuese el faro de Galicia cuando fue regidor, ha recibido hoy un emotivo homenaje cuando se cumplen 35 años de su llegada al Palacio de María Pita.

Las primeras elecciones municipales de la democracia dejaron en la ciudad herculina el único alcalde nacionalista de su historia, fue Domingos Merino con el partido Unidade Galega (UG), que logró cinco concejales y llegó a un pacto con el PSdeG-PSOE, con seis ediles pero con intereses en Vigo y Ferrol donde recibió el apoyo de UG.

El Círculo de Artesanos de A Coruña ha acogido el acto en el que han participado personajes como Manuel Rivas, Xosé Manuel Pereiro, Xurxo Souto, Felipe Senén, Miguel Ladrón de Guevara, Iria Peña, Xulio Valcárcel, Fernando Morán, Miguel Mato o Xavier Seoane además de cargos del BNG como Xavier Vence o Xosé Manuel Carril.

Fue el 19 de abril de 1979 cuando Merino accedió a la alcaldía y aunque hoy no ha podido asistir al evento por motivos de salud que lo mantienen retirado de la vida pública, los organizadores están seguros de que le llegarán "todas las muestras de cariño".

El concejal en A Coruña Xosé Manuel Carril ha explicado, que están "desbordados" por todo lo que quieren transmitir numerosos colectivos a este exalcalde que recibirá los resultados de la recogida de firmas y el reportaje fotográfico realizado en este homenaje.

Lo considera una "persona fundamental en el nacionalismo gallego temprano" que "trabajó mucho" por su tierra y por eso quiere destacar "la valía de su figura", aunque "está muy olvidada" pues "parece que se pasó del Franquismo a Paco Vázquez", que se convirtió en alcalde en 1983 y se mantuvo en el cargo hasta 2011.

En el acto han buscado "recordar aquella ciudad que veía nacer la democracia con una actividad cultural y política intensa" que más tarde cambió con el "vazquismo", cuando se pasó a un "pensamiento plano" y a una actitud "provincialista".

Cuando él estaba en el gobierno había una "corporación municipal muy plural" y A Coruña era "una ciudad muy democrática, plural y diversa" que es necesario "reivindicar y poner en valor".

Se ha recordado una frase mítica de Merino, que cuando llegó al Palacio de María Pita dijo que "A Coruña tiene que ser un faro para Galicia", ya que entonces la ciudad era "profundamente gallega, republicana, laica, cosmopolita y liberal", ha evocado.

El motivo de celebrar el homenaje en el Círculo de Artesanos, situado en la coruñesa calle de San Andrés, es que allí impartió clases de ajedrez, donde destacaba y hubiera sido su oficio de no haberse dedicado a la política, en la que ahora está en el BNG tras la unión de UG con esta agrupación nacionalista.

1011038

Comentarios