La Región

GALICIA

El MEGA es la caña

A los primeros peregrinos que llegaron ayer a "la catedral de la buena cerveza", como Ignacio Rivera definió al museo de Estrella Galicia, se les apareció el primer maestro cervecero e hijo del fundador en holograma.

Un grupo de visitantes, ante uno de los paneles.
Un grupo de visitantes, ante uno de los paneles.
El MEGA es la caña

Hijos de Rivera señaló las 19.06 horas del día 19-06 para inaugurar oficialmente el museo Mundo Estrella Galicia (MEGA) en A Coruña por tratarse de una fecha cargada de simbología al coincidir los dígitos del estreno con los del año de fundación de la centenaria compañía. "Si Estrella Galicia fuese una religión, este museo sería la catedral de peregrinación hacia la buena cerveza", comentó el consejero delegado, Ignacio Rivera, en un momento de burbujeante emotividad.

Con una religión que suma adeptos al primer sorbo en gran parte del globo y un templo único en España, sólo faltaban los peregrinos para completar el rito. Ayer a las once de la mañana llegaron los primeros a un museo que se ve, se escucha, se toca y se bebe.El MEGA sacude los sentidos porque está diseñado para que el visitante cumpla el sueño de verse dentro de una caña, camine sobre las aguas del embalse de Cecebre que abastece a la ciudad de A Coruña y a la cervecera, pruebe materias primas como cebada o lúpulo, examine con un microscopio el trabajo silencioso de su propia levadura, cuya cepa se conserva en Alemania, o quede hinoptizado desde el mirador que da a la fábrica con la máquina llenadora con capacidad para embotellar 72.000 unidades en una hora.

Si la elaboración de la cerveza parece magia, en varios momentos del recorrido es fácil creer que meigas "habelas, hainas". Sin ánimo de destripar el misterio, los primeros visitantes se llevaron ayer la sorpresa de asistir a una lección de Ramón Rivera, hijo del fundador y primer maestro cervecero titulado de la compañía. Sólo por el realismo de un holograma que habla e interpela al público merece la pena pagar los 15 euros de la entrada general, pero en los 2.500 metros cuadrados repartidos en cuatro pisos del antiguo cocedero  en el polígono coruñés de A Grela hay mucho más. En la catedral de la peregrinación de la buena cerveza puedes creer que estás dentro de un silo en el que se corre el peligro de quedar sepultado por el grano y al cerrar los ojos aparecer en la siguiente planta para continuar con la visita.

A la historia de la cerveza y de las cuatro generaciones que han guiado esta empresa familiar, fundada por José María Rivera Corral al volver de la emigración en México, mientras se preparan las dos siguientes para llevar el mando, se suma todas las campañas de publicidad y los patrocinios en los 113 años de historia. La posibilidad de examinar las motos que pilotó el campeón mundial Marc Márquez arranca la admiración de los aficionados a las dos ruedas. La visita termina con una cata de cinco clases de cerveza que salen de la fábrica. También organizan  catas y cursos.


Cerveza de aire


Desde que se anunció la inauguración, las llamadas para interesarse por el MEGA han colapsado la centralita telefónica de la empresa. La venta de entradas a través de la página web (mundoestrellagalicia. es) ha posibilitado una afluencia de público ordenada.

Con Estrella Galicia suele haber una más. Y a los pocos días de estrenar un museo en el que invirtió 10 millones de euros y es la caña porque abarca el mundo de la cerveza, Hijos de Rivera presenta su último reto. Tras afrontar el desafío de elaborar cervezas de tierra y mar, ahora le toca el turno al aire con una receta a través de una malta Pilsen ahumada con madera de abedul, bidueiro en gallego, que da nombre a esta séptima edición inspirada en Rauchbier, las cervezas de humo de Bamberg.

Los 10.000 litros que salen al mercado podrán adquirirse tanto online como en tiendas especialidas a partir del próximo martes. Para su elaboración el maestro cerecero Luis Alvar ha colaborado con la Queixería Prestes y ha empleado su ahumador de quesos San Simón da Costa. Antes ya había utilizado percecebes da Costa da Morte o castañas. La caña.