Galicia

“Las empresas familiares resisten mejor las crisis"

Galicia

Víctor Nogueira

“Las empresas familiares resisten mejor las crisis"

VICTOR NOGUEIRA, PRESIDENTE AGEF. // Miguel Riopa
photo_cameraVICTOR NOGUEIRA, PRESIDENTE AGEF. // Miguel Riopa
Presidente de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar 
Nombre: Víctor Nogueira.
Cargo: Presidente de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar.
El colectivo: Reúne a más de 50 empresas familiares de Galicia. 

Las cifras justifican la importancia del colectivo. El 92,4% de las empresas asentadas en Galicia son empresas familiares. Aportan el 85% del VAB empresarial de Galicia (22.300 millones de euros de empresas familiares) y el 83,3% del empleo privado en Galicia (370.910 empleados en empresas familiares). La crisis del coronavirus también les pone en un brete. Su presidente es consciente del reto, pero también del compromiso para superarlo y fortalecerse. Eso sí, no será fácil. Menos si no hay ayudas.

¿Qué análisis hace la asociación sobre el conjunto de medidas que está tomando el Gobierno? 
Confiamos en que las medidas tomadas por el Gobierno son las necesarias para poner freno a esta crisis sanitaria. Lo hemos dicho siempre: las compañías familiares tenemos cara y ojos y lo más importante para nosotros son las personas, porque sin ellas las empresas no existirían. Cuidar a la población es la prioridad. Nosotros desarrollamos buena parte de las actividades básicas y de primera necesidad, y aquellas que pueden incorporar modalidades como el teletrabajo ya lo están aplicando. 

¿Es justa la ampliación de las medidas de paralización de actividades, limitándola a empresas esenciales?  
Las empresas familiares de Galicia estamos comprometidas con el cumplimiento estricto de todas las medidas para proteger a nuestros trabajadores y a la población y poner freno cuanto antes a esta pandemia. Pero sabemos que este parón tendrá consecuencias importantes en nuestra economía, por lo que junto con las medidas sanitarias deben venir necesariamente ayudas que nos permitan proteger el empleo y el tejido empresarial. Estamos arrimando el hombro, pero necesitamos apoyo. 

¿Cree que se está teniendo en cuenta la importancia del colectivo en el conjunto del tejido socioeconómico? 
Somos la gran mayoría de las empresas de nuestro país, por lo que tener en cuenta a las empresas implica necesariamente contar con las empresas familiares. Galicia tiene, además, una mayor proporción de compañías de propiedad familiar que el conjunto de España (cuatro puntos más), aportamos el 85% del valor añadido bruto empresarial (VAB) de la  comunidad, generamos el 83% de los empleos directos y aportamos 44,5 millones de euros anuales de inversión social. Somos el motor de la economía en Galicia y en la totalidad de nuestro país. 

¿Cuál es la capacidad de resistencia de la empresa familiar gallega en este contexto? 
Tenemos antecedentes en la historia que demuestran que las empresas familiares resistimos mejor los embates en la economía que el resto, y eso siempre nos da cierto optimismo. Tras la crisis de 2008, mantuvimos el empleo en mayor medida que las compañías no familiares, y eso tiene mucho que ver con nuestra tipología: los trabajadores forman parte de nuestra empresa y tenemos un compromiso con ellos, con blindar al máximo posible los puestos de trabajo. Y no podemos perder de vista que estamos en la logística, la alimentación y la distribución, tres sectores que continúan activos para abastecer de servicios esenciales. Pero no somos entes independientes, formamos parte de la sociedad y necesitamos apoyos para salir adelante.  

¿Qué grado de compromiso está teniendo el colectivo?
Todas las empresas que forman parte de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar están contribuyendo, de un modo u otro, a poner freno a esta crisis sanitaria, tanto con donaciones como reconvirtiendo sus productos industriales para poder fabricar los productos sanitarios que se necesitan. Hay que poner en valor la labor llevada a cabo por las empresas como esenciales y a su equipo humano, que cada día acuden a su trabajo con el orgullo de saber que su función es ahora más importante que nunca.  

¿Intuye que esta situación puede provocar que algunas empresas de la asociación se queden por el camino? 
Las predicciones auguran una importante crisis económica, por lo que muchas empresas en Galicia podrían verse obligadas a cerrar. Las crisis económicas no excluyen a ninguna compañía, y por eso necesitamos medidas que nos permitan mantener al máximo el empleo y nos proporcionen las ayudas necesarias para retomar la actividad, especialmente en la industria, y para volver a generar crecimiento. 

¿Qué capacidad de reacción tendrá el sector cuando las restricciones se levanten? 
No podemos saberlo, pero nuestra capacidad dependerá de las ayudas. Hay que tener muy en cuenta que la gran mayoría de las empresas gallegas son pymes, y el tamaño influye en la capacidad de recuperación de cualquier compañía. Las empresas familiares seguiremos poniendo todo de nuestra parte para contribuir a reflotar la economía, como hemos hecho siempre, pero no podemos hacerlo solas. 

¿Será una crisis peor que la del 2008? 
Es difícil saberlo y por eso debemos evitar errores pasados y proteger al máximo nuestra economía y a nuestros trabajadores ante lo que está por venir. Y la clave pasa por el diálogo, la comprensión y la ayuda mutua. Esta crisis nos está demostrando que somos una gran familia y tenemos que cuidarnos y estar unidos.