La Región

POLITICA - GALICIA

Feijóo anuncia el incremento de ayudas para los recién nacidos en el rural

El presidente de la Xunta avanzó que se aprobará un aumento de ayudas económicas incluidas en la Tarxeta Benvida

Alberto Núñez Feijóo.
Alberto Núñez Feijóo.
Feijóo anuncia el incremento de ayudas para los recién nacidos en el rural

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado que se aprobarán incrementos en las cantidades de las ayudas que se conceden a recién nacidos, que se incluyen en la denominada Tarxeta Benvida, en las zonas rurales, en el marco de medidas más amplias con las que afrontar el "problema demográfico".

"Las parejas, las mujeres, las familias que tengan hijos en el rural van a tener una Tarxeta Benvida más amplia y más ambiciosa", ha anunciado, en entrevista en la Radio Galega recogida por Europa Press, en alusión a la medida impulsada por la Xunta y que se concreta en la concesión de ayudas económicas de hasta 1.200 euros por el primer hijo.

Ha recordado que la "próxima semana" Galicia será la "primera Comunidad Autónoma que apruebe una ley de impulso a la natalidad y que afronte el problema demográfico", si bien ha matizado que se trata de un problema que afecta también a España y a la UE.

Ante esto, Alberto Núñez Feijóo ha remarcado que "no hay un objetivo más importante en ningún ayuntamiento gallego, en ninguna Diputación y por supuesto en ningún Gobierno autonómico que no sea intentar impulsar la natalidad", aunque ha admitido que estas medidas pueden no ser "suficientes" y es "necesario" desarrollar en paralelo medidas de "atracción de retornados a Galicia".

Tras lamentar el "retraso" del Pacto de Estado de demografía, ha apelado así a impulsar acciones no solo a nivel de autonomía, sino también local y provincial, sumando a los ayuntamientos gallegos, las cuatro diputaciones, las universidades y las empresas para fomentar también el "retorno" de los gallegos.

El presidente de la Xunta ha incidido en que el "gap demográfico", el "saldo vegetativo" de este año ha supuesto perder "15.000 personas", por lo que el objetivo es reducirlo a unas seis mil o siete mil, si se consigue "que más gente entre" y se impulsan "políticas de conciliación".