Galicia

Médicos defienden la dieta DASH para bajar el colesterol

Galicia

salud

Médicos defienden la dieta DASH para bajar el colesterol

Victoria Roel y Laura Hermida son especialistas en  Medicina Familiar y Comunitaria.
photo_camera Victoria Roel y Laura Hermida son especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria.

Recuerdan a la población la necesidad de cuidar los factores de riesgo cardiovascular

 

La llamada dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension) se utiliza habitualmente  para reducir la hipertensión, pero  hay estudios que indican que también ayuda a bajar la dislipemia (colesterol alto). Tres especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria formadas en Vigo realizaron un estudio con pacientes de tres centros de salud del área sanitaria para comprobar si podían mejorar este último factor de riesgo cardiovascular a través de la dieta y también para concienciar a la población sobre al necesidad de tomarse en serio el colesterol.

Actualmente, una persona con riesgo alto o muy alto de sufrir un evento cardiovascular  recibe un tratamiento farmacológico para reducir el colesterol, pero los que no llegan a ese nivel de riesgo aplican primero medidas en su dieta. Sin embargo, a día de hoy muchas de estas personas están tomando fármacos por distintos motivos (desde el poco tiempo que dura la consulta en Primaria y que impide dar más información hasta la tendencia a ir a lo fácil, entre otros).

Laura Hermida, Victoria Roel y Elena López son las autoras de este proyecto de investigación (“Intervención Dietética en Pacientes Dislipémicos en Atención Primaria”) que ponía fin a su etapa como residentes en Vigo. Laura y Victoria tenían especial interés en este tema porque las dos cursaron el Máster de “Medicina Natural. Aplicaciones en Atención Primaria” de la Universidad de Santiago.
Reclutaron a un centenar de pacientes de los centros de salud de Bembrive, de Taboada Leal (en el Anexo del antiguo Xeral) y de Redondela de edades comprendidas entre los 40 y los 75 años por ser los de mayor prevalencia  de dislipemia. Comenzaron con 97 pacientes, de los que 62 llegaron hasta el final. Primero analizaron su peso, tensión, perímetro abdominal y el nivel de colesterol de partida. Les propusieron una dieta con un listado de alimentos que reducen el colesterol y que fueron verificando cada semana, incluidas las trasgresiones (las hubo porque la Navidad estaba en medio de los tres meses de estudio) y posibles intolerancias. En la consulta final repitieron las mediciones y concluyeron que el colesterol había bajado de forma significativa entre 12 y 23 puntos.


"El 80% de las enfermedades cardiovasculares son prevenibles"


"Hay alimentos específicos que funcionan para bajar el colesterol y la tensión arterial y a los que además tenemos acceso fácil. Hay muchas evidencias científicas que demuestran su efectividad”, explican Laura Hermida y Victoria Roel.

En el trabajo de investigación que llevaron a cabo con pacientes del área viguesa se centraron en la dislipemia (es el nombre que usan los médicos para referirse al colesterol) y en concreto en los datos sobre colesterol bueno, colesterol malo y triglicéridos. Ahora publicarán sus resultados en alguna revista científica.

"Muchos pacientes consideran el colesterol alto como algo normal, creen que no pasa nada (hasta que pasa) y eso que el riesgo cardiovascular se explica en consulta. En cambio, con la hipertensión sí que tienen más conciencia de que es necesario hacer algo”, explican.
En su estudio propusieron a los pacientes seguir una dieta DASH, que incluía té verde tres veces al día, cuatro dientes de ajo al día, cuatro cucharadas diarias  de aceite de oliva virgen, dos cucharadas de semillas de lino y sésamo,  pescado azul tres veces por semana, un puñado de nueces diarias, verduras dos veces al día, evitar los procesados, azúcares, harinas refinadas y fritos, entre otros.

El té verde y las formas de cocinar evitando los fritos se mostraron como los más efectivos. El objetivo final era bajar el colesterol (el bueno, el malo y los triglicéridos), aunque también alcanzaron objetivos secundarios como bajar la tensión, el peso y el perímetro abdominal. El colesterol total se redujo 18 miligramos por decilitros de media, una cantidad importante que “casi equivale a un fármaco”, apuntaron. El colesterol malo se redujo en 15 miligramos por decilitro y los triglicéridos en 27. Comentaron que el peso de los pacientes había bajado pero no de forma signficativa. Explicaron que cuando una persona decide seguir una dieta para adelgazar es más importante elegir alimentos saludables que comer menos de todo porque a lo mejor bajan de peso pero no reducen el colesterol.

Al margen de esto, reconocen que seguir una dieta saludable es difícil porque es en realidad un estilo de vida  y cuesta cambiar. En esta línea recuerdan que según la Sociedad Europea de Cardiología el 80% de las enfermedades cardiovasculares son potencialmente prevenibles con hábitos saludables.
Laura y Victoria están entre los profesionales ‘más buscados’  por el Sergas, puesto que eligieron la especialidad de Medicina Familiar y apenas hay sustitutos. A Laura le gustaría quedarse a trabajar en el  área sanitaria de Vigo, mientras el objetivo de Victoria es montar una consulta por su cuenta para integrar la medicina convencional con la natural que incluye estos hábitos de vida saludables y poder dedicar más tiempo a los pacientes.

Más en Galicia