Galicia

El mercado de A Pedra reabrió en una nueva etapa con marcas reales

Galicia

VIGO

El mercado de A Pedra reabrió en una nueva etapa con marcas reales

Una de las tiendas del mercado de A Pedra ayer abiertas, con su nueva distribución y las prendas, todas ellas con factura de origen, aseguraron.
photo_cameraUna de las tiendas del mercado de A Pedra ayer abiertas, con su nueva distribución y las prendas, todas ellas con factura de origen, aseguraron.

"Se acabó una época", aseguraron ayer en el día del reinicio de la actividad, un año después del cierre judicial

El mercado de A Pedra ha pasado un año cerrado tras la operación policial y judicial contra la venta de falsificaciones, instada por las denuncias de grandes empresas internacionales, cansadas de la competencia de las marcas falsas y el crecimiento de este mercado. El proceso judicial mantiene que A Pedra se había convertido en un centro de distribución para toda España e incluso el Gobierno de Estados Unidos lo colocó durante un tiempo en su lista negra, con una pésima imagen para Vigo. Pero eso ya parece historia. Ayer, dos de las tiendas del interior de  A Pedra estaban con las puertas abiertas y vendiendo, aunque lo cierto es que el movimiento era muy pequeño debido probablemente al desconocimiento de que la clausura se había levantado y volvía la actividad, que será completa a medida que se vayan incorporando el resto de espacios. Y eso que el día, por el festivo en un largo puente, estaba muy animado en el entorno, donde se notaba la presencia de un crucero con 3.000 viajeros extranjeros  a bordo y de turistas de hotel, en este caso nacionales. 

Bea y Manuel son los responsables de la primera tienda abierta de la “nueva” Pedra, y parecen tener claro que ya nada será lo mismo que hasta ahora. “Llevábamos un año cerrados, y la jueza por fin nos ha autorizado a abrir, es lo lógico, no podíamos seguir así, si hay que pagar multas, se pagarán, claro”, aseguraban a las puertas de su establecimiento, en el corredor principal del mercado. 

Dentro del amplio local comercial reabierto, mucha menos mercancía que la habitual y nada de tabaco o quesos holandeses. Sólo prendas deportivas y de otro tipo, como en cualquier otro establecimiento. Y según aseguraron, todas ellas auténticas, con sus respectivas garantías y facturas. “Se acabaron las marcas falsificadas, hay que aprender de lo ocurrido y abrir nueva época” , explicaban ayer. De momento, poca actividad, pero la zona espera recuperarse de un cierre que ya parecía definitivo y que había afectado y mucho a todo el entorno del barrio histórico.

La denominada “Operación Cuarzo” se produjo hace un año y a resultas se precintó el mercado.  Ahora se plantea un nuevo concepto, con una caja única, y otro tipo de productos, después de que un auto de la Audiencia levantara la medida cautela de buena parte de los locales, lo que ayer se pudo constatar en el primer día de actividad real.