Galicia

La norma sobre purines pone en riesgo a 20.000 ganaderos

Galicia

Ecoagro

La norma sobre purines pone en riesgo a 20.000 ganaderos

Un ganadero prepara sus reses en el mercado de Amio.
photo_cameraUn ganadero prepara sus reses en el mercado de Amio.
Unións Agrarias considera que el sector cárnico gallego “se juega el futuro de cuarenta Alcoas"

Unións Agrarias (UUAA) advirtió de que la coyuntura económica sumada a la nueva normativa que prepara el Gobierno central para la gestión de los purines pone en riesgo los 20.000 empleos directos del sector dedicado a la producción de carne en la Comunidad gallega. "Galicia se juega el futuro de cuarenta Alcoas", subrayó el secretario general de UUAA, Roberto García, en una rueda de prensa telemática en la que ha mostrado la preocupación de la organización por un sector "importante desde el punto de vista económico pero también territorial", pues ejerce como "cortafuegos" para los incendios y actúa contra la "despoblación" del rural gallego.

En este sentido, García señaló que la caída de la demanda está provocando problemas de viabilidad para "muchas" explotaciones que se están viendo obligadas a recurrir a ahorros o créditos bancarios porque "los ingresos no cubren los costes". Una situación que, según alertó, podría empeorar con las exigencias que marca la nueva normativa en la que trabaja la Administración central para regular la gestión de los purines y que, en palabras del responsable de Unións, establece unas medidas "inviables" para las explotaciones pequeñas o que se encuentran en lugares de montaña.

Así, mostró su "preocupación" por que el "planteamiento" de la ley sea "lineal" y "no diferencia entre sectores y territorios". "No podemos criminalizar todos los sectores de la misma forma. No es lo mismo una explotación de 20.000 vacas que una de 20. No es lo mismo gestionar los purines en los Ancares que en la Terra Chá", incidió Roberto García, que puso el foco en esas limitaciones "técnicas" provocadas por la orografía, lo que obliga a emplear una maquinaria especial que aumentaría el coste del proceso.

"Nadie se opone a la reducción de emisiones, pero tiene que ser aplicando criterios económicos. No le podemos pedir a una explotación familiar que apenas ingresa el salario mínimo y que apenas dispone de capacidad económica que haga inversiones de miles de euros cuando estaba gestionando el purín de forma tradicional, aprovechándolo para abono", remarcó.

Cerrar o endeudarse

Así las cosas, ante un panorama que cree que abocará a las explotaciones pequeñas a elegir entre "cerrar o endeudarse", Unións Agrarias considera que la "única forma" de hacer viable estas nuevas condiciones es a través de que la inversión de los ganadores se pueda "trasladar al precio" o que la administración "asuma" los costes con ayudas a la compra de la maquinaria necesaria o con la creación de un impuesto sobre el producto.

De este modo, y ante las "previsiones" que no apuntan "mejorías" para un sector que tiene más de 20.000 empleos directos, Unións Agrarias reclamó a las administraciones medidas "inmediatas" para "compensar la caída de la renta" y evitar que se produzcan cierres. Roberto García señaló que existe el "compromiso" del titular de la Consellería do Medio Rural, José González, para hacer efectiva una ayuda por vaca nodriza que proceda de los 24 millones de euros autorizados por la Unión Europea para ayudas directas y que tienen un "tope máximo" de 7.000 euros por explotación.