Galicia

Parte de un edificio emblemático de Vigo se derrumba tras años en ruinas

Galicia

Parte de un edificio emblemático de Vigo se derrumba tras años en ruinas

La fachada interior del inmueble se desplomó causando daños en la estructura, que estaba totalmente deteriorada.
photo_camera La fachada interior del inmueble se desplomó causando daños en la estructura, que estaba totalmente deteriorada.
Parte de un edificio de tres plantas en ruinas en la calle Areal se desplomó sobre el patio de un gimnasio, donde por fortuna no había nadie al estar cerrado por la pandemia y se evitó que hubiese víctimas

Uno de los edificios históricos de Vigo, situado en el 34 de la calle Areal y que llevaba años abandonado y en ruinas, se desplomó este jueves sin causar víctimas. El derrumbamiento parcial de la fachada interior del inmueble de tres plantas se produjo a las once de la mañana, según confirmaron fuentes policiales, cayendo directamente a un patio anexo a una pista de padel, anexa a unas instalaciones de un gimnasio, cerrado por el covid. En el lugar se encontraban dos vehículos aparcados que sufrieron desperfectos por los cascotes.

Las restricciones sanitarias en este caso evitaron lo que podría haber sido una tragedia, tal y como reconocía la propia Policía. Hasta el lugar de los hechos, se desplazaron varias dotaciones de Bomberos, Policía Local y Nacional así como efectivos sanitarios que no tuvieron que intervenir al descartarse que hubiera alguien en su interior. El alcadel Abel Caballero informó de que el edificio había sido desalojado de ‘okupas’ por el Concello  años atrás y actualmente, el acceso estaba blindado.

“Estaba en casa haciendo una videconferencia y todo comenzó a temblar, pensé que era un terremoto”, explicaba Jenny Márquez, residente y propietaria del  edificio situado en el número 28.  Con el miedo en el cuerpo, aseguraba que “paso con mi hija para ir al colegio, aunque siempre intentaba esquivarlo, porque estaba claro que algún día iba a pasar”. Afirma que hace unos meses, estuvieron vaciando el edificio.

Situado en la esquina entre República Argentina y Areal, el edificio en realidad son dos inmuebles unidos con los número 32 y 34 de esta última calle. Ambos propiedad de la empresa Construcciones Grial SA, en el primer caso compartida con Construcciones Alén SA, y en el segundo (el que se derrumbó) con Manuel y María Rosario Reguera Díaz, que en su día regentaron el restaurante Reguera, situado en los bajos, hoy muy cerca, en la calle República Argentina.

Tras ser inspeccionado por los técnicos y arquitectos municipales, se aseguró la zona para evitar riesgos a los peatones. El Concello informó que emitirá una resolución en la que indica a la propiedad que tiene que adoptar las medidas urgentes de seguridad y acometer de forma inmediata las obras autorizadas en la licencia de demolición concedida en julio de 2020. De no hacerlo de inmediato, será el Concello el que lo haga en ejecución subsidiaria y con cargo a la propiedad. Asimismo, fuentes municipales aseguraron que como la parcela cumple con los requisitos para estar incluida en el registro de solares para expropiación forzosa (la propiedad recurrió y el Juzgado dio la razón al Concello en enero de este año), si no actúa de forma inmediata, el terreno será sacado a subasta pública.
 Todo, sin perjuicio de la incoación del oportuno expediente en su caso.
 Las mismas fuentes indicaron que el expediente urbanístico de esta parcela está vivo desde hace más de una década y el Concello estuvo desde entonces instando constantemente a la propiedad para que actuara.

La oposición en bloque responsabiliza al Concello

Partido Popular, Marea y BNG  destacaron ayer la inacción del gobierno local, al que acusan de ignorar las advertencias y denuncias tanto de los vecinos como de la propia oposición. “No ha sido un caso fortuito. Sabemos que en Vigo hay varios edificios en este estado ruinoso mientras el alcalde mira para otro lado”,  dijo en el lugar del suceso el portavoz de los populares, Alfonso Marnotes, quien  señaló que si no ha habido víctimas es porque el gimnasio vecino al inmueble desplomado estaba cerrado.  El BNG ha anunciado que solicitará “con carácter inmediato” total acceso al expediente municipal referido al inmueble derrumbado, así como información por parte de la Gerencia de Urbanismo respecto a las denuncias que cursaron los vecinos. Los nacionalistas y Marea exigieron además la puesta en marcha de  forma inmediata de la Ordenanza Municipal de Expropiación Forzosa y Registro de Solares.

Te puede interesar