Galicia

Un pepero en el acto de Vox por el hijo

Galicia

LA ESCOBA

Un pepero en el acto de Vox por el hijo

Entrada del Palexco donde Abascal celebró el sábado el mitin en A Coruña (FOTOS: SUSO ARJOMIL).
photo_cameraEntrada del Palexco donde Abascal celebró el sábado el mitin en A Coruña (FOTOS: SUSO ARJOMIL).
Galicia parecía el sábado los pasillos del Congreso, hasta había cuórum para apalabrar una salida viable al cierre de Alcoa, pero se pospondrá para después de las elecciones. 

Hay mañanas en las que la escoba necesitaría una patrulla de limpieza para barrer los restos que dejan al día siguiente los actos electorales. La campaña emboca la semana decisiva y el desembarco de figuras con tirón mediático se multiplica al mismo ritmo que el nerviosismo por las últimas pistas de las encuestas. El sábado Galicia parecía los pasillos del Congreso, aunque con más distancia entre los representantes políticos. Había cuórum para apalabrar una salida viable al cierre de Alcoa, pero se pospondrá el intento hasta después de las elecciones cuando ya puede ser tarde para más de 500 trabajadores asomados al precipicio del desempleo.  

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, estuvo en A Coruña arropando a Gonzalo Caballero; mientras el líder de la oposición, Pablo Casado, se daba un garbeo por el Camino Portugués a su paso por Pontevedra, el expresidente Mariano Rajoy rememoraba la campaña de las gallegas de 2009 en las que se volcó en Ourense con mítines en Beariz y Cenlle, y siguiendo con la agenda de los populares, el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, acompañó a Núñez Feijóo en los actos de As Pontes, Pontedeume y Oleiros. Por Pontevedra pasó la ministra Yolanda Díaz para aportar brío a  Antón Gómez-Reino, cabeza de lista de Galicia en Común. También estuvo Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos, aunque es probable que no amortice el viaje en las urnas. Ana Pontón, candidata del BNG, continuó pescando en el galleguismo sin refuerzos extranjeros y Santiago Abascal vendió españolismo en A Coruña. 

"No sé si la tensión que se genera en los actos acabará beneficiando a Feijóo, porque Galicia es tranquila"

La lectura de la retahíla de actos resulta agotadora, pero también estaba el inquietante rebrote de covid-19 en A Mariña que la escoba levantó desde la segunda pasada a la campaña en Lugo por la singularidad de la zona, con los jóvenes desplazándose en coche de un sitio para otro. A la Xunta no le ha quedado más remedio que cerrar la comarca durante cinco días tras animar durante una semana a acudir a votar sin miedo. Atizar a Feijóo por ese motivo sería incurrir en ventajismo porque Galicia no puede seguir sin Parlamento y con un Gobierno en funciones hasta que se descubra una vacuna o un tratamiento fiable. Ahora quizá lamente no haber llamado a las urnas el 5 de julio, como había sopesado, pero esa fecha fue ayer y el calendario no espera.

 Con las encuestas soplando a favor de la candidatura de Feijóo para igualar los registros de Fraga con una cuarta mayoría absoluta, aunque el pelotón de los indecisos podría virar los pronósticos, la presencia de Vox distorsiona las coordenadas porque a golpe de soflamas absurdas, como calificar de "racista" a Castelao, podría rapiñar votos a los populares. Durante un paseo tempranero con la extensa agenda de los actos del sábado en la mano para llevar el mocho, apareció un simpatizante de Vox que desbarató la intención de sabanear el polideportivo en el que presidente del Gobierno propinó el mitin socialista. 

 "El acto fue lo de siempre, la misma dinámica de la campaña. Propuestas a nivel Galicia, salvo el apoyo a Alcoa, ninguna, aunque tampoco se las escucho a las otras fuerzas políticas. Eso sí, Santiago Abascal nos sorprendió a todos al anunciar la creación de un sindicato que puede hacer mucho daño a la izquierda". 

"¿Crees que si no hubiese posibilidades de entrar en el Parlamento Abascal iba a estar aquí?"

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La misma dinámica

Lo de siempre y la misma dinámica  es presencia policial entre el colectivo antifascista y los protagonistas y asistentes al mitin. "Aunque es un disparate que tengas que acceder por un pasillo en el que unos 200 chavales te insultan e incluso lanzan bengalas, yo no sé si la tensión que se está generando acabará beneficiando a Feijóo. Hay  mucha gente que está de acuerdo con lo que dice Abascal, pero Galicia es una tierra tranquila. En todo caso, me parece muy peligrosa la tensión que estamos viviendo, sobre todo para el futuro de la gente joven, que es más apasionada", comenta. En la explanada del Palexco de A Coruña Vox congregó a unos 300 simpatizantes. "En los dos actos que he asistido me encontré a militantes del PP. Me dijeron que seguían en el partido pero no les quedaba más remedio que ir al mitin de Vox porque se lo habían pedido los hijos. Me sorprende el tirón entre los jóvenes, al PP le puede pasar como al PSOE con Podemos", reflexiona. 

Es una de las bazas a las que se agarra la formación de ultraderecha para seguir creyendo en sus posibilidades de entrar en el Parlamento. "¿Crees que si no hubiese opciones Abascal iba a estar aquí e involucrarse tanto? Tampoco me creo que perdamos el 80% de los apoyos en A Coruña desde las pasadas elecciones". Es distinto recontar asistentes que votos. 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA