Galicia

Nuevo intento mañana para desencallar el quimiquero "Blue Star"

Galicia

GALICIA

Nuevo intento mañana para desencallar el quimiquero "Blue Star"

El Blue Star, encallado en Ares.
photo_cameraEl Blue Star, encallado en Ares.

El barco quedó encallado en la ría de Ares el pasado 24 de noviembre

El primer intento para reflotar el buque `Blue Star`, encallado desde el 24 de noviembre en la ría de Ares (A Coruña), será sobre las 14,22 horas de este lunes, 9 de diciembre. En ese momento habrá pleamar y se aguarda que se den las condiciones que faciliten la operación, con olas que podrían alcanzar los siete metros de altura.

Así lo han asegurado fuentes del dispositivo de rescate consultadas, que han trasladado que todo el operativo, tanto en tierra como el mar, está trabajando para poder realizar este primer intento en fecha y en hora.

Los responsables de la empresa SMIT Salvage, contratada por el armador conjuntamente con la local Ardentia Marine, de Fene (A Coruña), están reforzando los puntos de tiro del barco para su remolque, ya que tendrán que aguantar una resistencia de unas 200 toneladas en cada uno de los puntos. Se utilizarán dos grandes remolcadores, por lo que el tiro total será de 400 toneladas.

De estas tareas se encargarán tanto el `Union Princess` como el `Boka Pegasus`, que ya están en las proximidades del buque siniestrado. Ambos son considerados "de los más potentes" para poder acometer acciones de este tipo y tienen ya embarcados en sus cubiertas los trenes de remolque. Además, el `Boka Pegasus` ya tiene un cabo unido al `Blue Star`.

También continuan en la zona el `Don Inda` de Salvamento Marítimo y el `Vehintiocho`. Este último, llegado hace varios días desde Santander, será utilizado como buque de apoyo en las tareas.


Plan de rescate


Según el plan de rescate de SMIT Salvage, la operación de tiro consistirá en un arrastre de manera combinada entre la zona de babor y de popa del buque siniestrado.

Todo ello cuanto exista pleamar, con un mar agitado, con olas que ayuden y colaboren con los remolcadores para suspender lo máximo al buque y evitar las rocas existentes en la zona de la quilla.

Otro factor a favor de esta operación es que en estos momentos el barco pesa unas 110 toneladas menos que cuando encalló, debido a la retirada de combustibles y lubricantes de su interior, además de las tareas que se realizan en los tanques de lastre, que se espera tener totalmente presurizados para el comienzo de la operación en el mediodía del lunes.

Esto último se realizará con el inyectado de aire comprimido para expulsar el agua que ha entrado en el interior del quimiquero tras las roturas en varias zona del casco. No obstante, solo afecta a la zona exterior, ya que el buque es de doble casco, y por ello no ha afectado a sus depósitos interiores.