Galicia

Sanidade creará unidades postcovid para el seguimiento de pacientes curados

Galicia

Lucha contra el coronavirus

Sanidade creará unidades postcovid para el seguimiento de pacientes curados

Entrada del CHUO (ÓSCAR PINAL).
photo_camera Entrada del CHUO. ÓSCAR PINAL.
Entre las afecciones que sufren estas personas, que han pasado la covid-19, se encuentran las de carácter pulmonar, cardiovascular, neurológicas e incluso alteraciones psiquiátricas
El conselleiro de Sanidad, Julio García Comesaña, ha anunciado la creación de unidades postcovid para el seguimiento de los "efectos secundarios" que puedan tener los pacientes que han superado la fase aguda de la enfermedad.

En una comparecencia en el pleno del Parlamento, en la que ha informado de que se han vacunado en Galicia 170.570 personas, aunque solo 58.000 con las dos dosis, ha asegurado que hay que "prestar una atención integral a los que padecieron la enfermedad y dar un tratamiento adecuado para evitar que determinadas alteraciones funcionales u orgánicas se tornen en permanentes".

Estas unidades de seguimiento serán multidisciplinares y se completarán con un comité clínico postcovid "para el seguimiento de los casos más complejos".

Entre las afecciones que sufren estas personas, que han pasado la covid-19, se encuentran las de carácter pulmonar, cardiovascular, neurológicas e incluso alteraciones psiquiátricas, ha relatado el conselleiro.

También se ha referido al plan de atención psicosocial de los profesionales sanitarios que se pondrá en marcha, junto con una campaña de apoyo con lemas como `Grazas por tanto` y `Coídate para coidar`, que incluirá la dotación de un psicólogo en cada área sanitaria para la atención de los sanitarios.

Sobre la desescalada, con el alivio de las restricciones anunciado ayer, ha advertido de que "cualquier cambio puede hacer volver a la situación previa de máximo riesgo" y ha instado a la prudencia porque la mejora de los datos epidemiológicos "no pueden servir a nadie de excusa para desatender el cumplimiento de las medidas".

Asimismo, ha advertido de que la apertura de la hostelería tendrá que ser con un "nuevo modelo" de medidas de seguimiento más estrictas, con más control y más automatismo, entre las que ha incluido la propuesta de registro de entrada en los locales con un código QR, a través de la aplicación PassCovid.

Ha asegurado que la Xunta pondrá todos los instrumentos a disposición del sector de la hostelería y que espera contar con la colaboración de los ayuntamientos, para lo que mañana habrá una nueva reunión con representantes de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) y con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Además, ya se ha puesto en contacto con la Fegamp y con la Delegación del Gobierno para continuar con el proceso de vacunación por el personal de seguridad y emergencia dependientes de las entidades locales y los cuerpos policiales, después de haber anunciado ya para mañana la vacunación de los profesores universitarios menores de 55 años.

Comesaña ha defendido la reforma de la Ley de Salud de Galicia, aprobada esta misma tarde, porque viene a resolver "una carencia" que el Gobierno central se había comprometido a realizar pero "nunca hizo" y se trata de una normativa que "permite afrontar la pandemia con mejores garantías de futuro".

La diputada del BNG Iria Carreira ha criticado la "falta de previsión e improvisación" para vacunar al personal docente, por lo que ha considerado que el plan de la Xunta "se parece más a una tómbola que a un plan de vacunación serio", algo que el conselleiro ha negado y ha considerado "excesivo".

Por su parte, el diputado del PSdeG Julio Torrado ha criticado los "anuncios sistemáticos y descoordinados" de la Xunta sobre la desescalada y ha insistido en que hay que contratar personal sanitario para vacunar porque el que hay "no es suficiente".

Tanto Torrado como Carreira han reprochado a la diputada del PPdeG Encarna Amigo que haya vinculado las argumentaciones de la oposición y las de los grupos negacionistas, algo que han considerado "muy grave" y una "vileza".

Para la parlamentaria popular esta comparativa está a la par de calificativos como "dictadores" o "autoritarios" vertidos contra su partido por la oposición, a la que ha advertido de que "donde las dan las toman, hay que saber encajar".

Más en Galicia