La Región

LA IT GIRL DEL MOMENTO

Alba Galocha: "Soy muy comilona"

Alba Galocha es una de las modelos y bloggers ("Tea Time" en Vogue) más codiciadas en nuestro país. Ha sido portada de las mejores revistas de moda, protagonizado cientos de campañas publicitarias y ya la llaman la nueva it girl española.

Alba Galocha, una de las modelos más codiciadas de España actualmente.
Alba Galocha, una de las modelos más codiciadas de España actualmente.
Alba Galocha: "Soy muy comilona"

Esta semana Alba Galocha desfiló en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid con Aristocrazy, firma de joyería con la colabora asiduamente en sus campañas.

¿Ser blogger y modelo es el tándem perfecto?
 Mmm... No creo porque si fuese el tándem perfecto todas las modelos tendrían o querrían tener un blog y eso sería de todo menos perfección.

¿Ve mucho intrusismo en la red?
Sí qué hay muchos blogs, mucha gente y mucha información, pero supongo que al final destacan los que tienen que destacar.

¿Cuándo supo que quería ser modelo?
 Desde pequeña me atrajo la idea, pero nunca me lo tomé muy enserio por mi altura. Termine trabajando como modelo más por casualidad que por perseguirlo.

Este año la hemos visto también en la Fashion Week Madrid con Aristocrazy.
Sí, me apetecía mucho. Fue mi segundo desfile con ellos y ambos los he disfrutado mucho, ya que en el tema de la escenografía y producción van un poco más allá.

¿Su estatura ha sido una cortapisa en su carrera?
Está claro que sí midiese 1,80 habría empezado a trabajar con 16 años en lugar de con 20 y me lo habría tomado como una carrera en serio desde el principio. Pero creo que con mi altura, tanto mis bookers como yo, lo hemos hecho bastante bien.

¿Qué objetivos a corto plazo pasan por su cabeza?
No me gusta marcarme objetivos fijos que puedan agobiarme pero este año me quiero sacar el carné de conducir.

La llaman la nueva it girl española... ¿Algo que objetar?
Yo estoy muy contenta con mi trabajo y lo disfruto mucho, que la gente lo valore claro que se agradece, aunque lo de it girl todavía no sé cómo tomármelo.

Alaban de usted su naturalidad... ¿Algo poco usual en una profesión con tantas imposturas?
Lo normal es que una modelo empiece a trabajar con 16 años, a esa edad haces lo que te mandan y, a raíz de eso, vas creando tu persona y personalidad, eso es un peligro en un mundo como el de la moda. También depende mucho de la educación que recibas en casa.

Bebe té rojo y come queso de tetilla. ¿Su delgadez le supone muchos sacrificios culinarios?
 Es verdad que soy muy comilona y muchas veces tengo que cortarme pero más por el dolor de barriga que tendré después que por el estar delgada. Voy al gimnasio para poder cenar una hamburguesa si me apetece.

¿Cuál es la rutina de una modelo en su día a día?
La verdad es que la palabra rutina creo que no entra dentro del vocabulario de una modelo. Cada día es diferente al anterior y eso, desde mi punto de vista, es maravilloso.

Y su afición a los tatús, ¿De dónde arranca?
El primero me lo hice con 16 años un poco porque sí, por tener un tatuaje, con el tiempo el número de tatuajes fue aumentando y cada uno de ellos es un momento de mi vida, todos tienen un significado y me gusta pensar en ellos de vez en cuando.

Y Galicia... ¿EL lugar al que siempre regresar?

Sí, a por un buen plato de caldo.