Gente

Un empresario de Menorca lega su fortuna a la Casa Real

Gente

La mitad, para los Príncipes

Un empresario de Menorca lega su fortuna a la Casa Real

El empresario de Ciudadela (Menorca) Juan Ignació Balada Llabrés, fallecido el pasado 18 de noviembre, ha legado su fortuna a la Casa Real. Concretamente, el empresario e inversor menorquín ha donado la mitad de su herencia a los Príncipes de Asturias, Don Felipe de Borbón y Doña Letizia Ortiz, así como a los ocho nietos del Rey Don Juan Carlos y la Reina Doña Sofía.
El otro 50 por ciento del legado del multimillonario de Ciutadella se destinará a la organización de una fundación de interés general, informó hoy el Diario Menorca.

La Casa Real, que confirmó este jueves la noticia, calificó este hecho de 'insual' y aseguró que el proceso a partir de la notificación notarial de la herencia será 'complicado y muy largo'. En este sentido, desde la Zarzuela apuntan que el hecho de ocho de los herederos (los nietos de los Reyes) sean menores de edad puede prolongar la transmisión objetiva de los bienes.

No obstante, todavía no se conoce el valor total de la fortuna del empresario menorquín, que fue hijo único y no dejó descendencia. Tal y como señalaron este jueves fuentes del Palacio de la Zarzuela, el primer paso a seguir consiste en contactar con el abogado catalán que ejerce de albacea del testamento, con el objetivo de éste remita la documentación oficial de la herencia a la Casa Real, que aún no ha decidido si la aceptará o cómo se gestionará en el caso de que sea aceptada.