La Revista

AMC redobla su apuesta por la tensión con la serie "The Terror"

La Revista

Pantallas

AMC redobla su apuesta por la tensión con la serie "The Terror"

Fotograma de un episodio de “The Terror”.
photo_camera Fotograma de un episodio de “The Terror”.

La historia está protagonizada por Jared Harris y con Ridley Scott como productor

La cadena AMC, hogar de los zombis de “The Walking Dead”, redobla ahora su apuesta por la tensión y el misterio con el estreno, el 3 de abril, de la serie “The Terror”, una historia inspirada en hechos reales protagonizada por Jared Harris (“Mad Men”) y con el sello de Ridley Scott como productor ejecutivo.

Basada en una novela homónima de Dan Simmons, la serie, mezcla de “La cosa” y “Master and Commander”, se desarrolla en 1845, cuando un equipo de expedición de la Marina Real británica, que cruza el océano Glacial Ártico en busca del Paso del Noroeste, sufre el ataque de un misterioso depredador en aguas inexploradas.

El grupo, asolado por la inanición y distintas enfermedades, tratará de sobrevivir a las condiciones climatológicas adversas y la amenaza de esa criatura, pero pagará el precio de la arrogancia de la misión -la búsqueda de vías comerciales con China e India- frente al poder de la naturaleza.


“Cuando adaptas una obra así, quieres asegurarte de que captas los elementos que la gente ama del libro, pero también tratas de subvertir las cosas para crear una experiencia sorprendente y única”, dijo el creador de la serie, David Kajganich, en un encuentro reducido con los medios


Soo Hugh, productora ejecutiva y coguionista de la serie, señaló que “no es una historia sobre cómo los seres humanos se rebelan los unos contra los otros en las peores circunstancias, sino cómo la fraternidad y la amistad prevalecen en esos instantes”.

La expedición real, que estaba compuesta por más de 120 miembros, desapareció de forma inexplicable, lo que ha generado numerosas teorías a lo largo de los años y aún sigue siendo uno de los grandes misterios de aquella época.

De hecho, tras casi 175 años de búsqueda, los dos barcos en los que viajaban los marineros fueron encontrados de forma fortuita en las aguas del Ártico en 2014 y 2016. “Sabíamos que no íbamos a tener un zombi detrás de cada árbol en este relato”, explicó Kajganich, “así que teníamos que esparcir el horror y los sustos. En vez de depender de ellos, lo que queríamos era crear una atmósfera magnética y adictiva”.

Aunque parezca mentira, lo lograron construyendo todo el plató en el interior de un estudio en Budapest.