La Revista

Ana Miguéns, moda gallega con estilo y atrevida

La Revista

LA REVISTA

Ana Miguéns, moda gallega con estilo y atrevida

Dibujo
photo_camera Ana Miguéns.

La diseñadora Ana Miguéns, natural de Vilagarcía, lleva siete años convirtiendo la tradición gallega en joyas con un marcado estilo colorisa y atrevido.

 El carácter de la gallega que imprime a sus piezas ha sido objeto de exposición en varias ocasiones y cuenta con un público fiel.

¿Cuál es la historia de Ana Miguéns como diseñadora?

Es un proyecto que va creciendo año tras año desde el 2011. Cada vez más gente se interesa por mis piezas y ya son seis las tiendas que cuentan con ellas cada temporada. La verdad es que me hace muy feliz que algo con lo que sólo me divertía se haya convertido en mi trabajo; es gratificante y divertido.

¿Cuál es la filosofía de la marca detrás de cada pieza?

Cada pieza es diseñada pensando en un aspecto de nuestra cultura: Sálvora, Hércules, Toxo, Xílgaro, Mariscadora, Ravachol, Seoane,… El resultado puede que sea muy evidente y se reconozca de que hablan inmediatamente como las piezas de Peliqueiros, Las Marías de Santiago o los Pimientos de Herbón por lo que resultan muy atrevidas y divertidas. O puede ser algo más sutil como las piezas Cortegada o Maios con una representación más discreta.

Al hablar de tendencias solemos centrarnos sobre todo en la ropa. ¿Cómo funciona esto en joyería?

Cada temporada hay nuevas tendencias, al igual que en ropa y zapatos. Cuando empecé estaba en auge la artesanía y términos como craft, DIY y handmade, lo que me ayudó a crecer y ahora trabajo para un público que busca una pieza diferente y original e identifican perfectamente mis piezas. Puedo permitirme saltarme las tendencias y hacer colecciones de castañas y calabazas y funcionan.

¿Son tan cambiantes como las tendencias en ropa?

Hay tendencias que entran con fuerza una temporada como puede ser un color que inunda todos los armarios y desaparecen en unas semanas, algo de lo que peca más la ropa. Lo que sí creo que la gente es más fiel a un estilo de complemento o joya, cuando se la compran no piensan únicamente en ponérselo esa temporada.

“Hay tendencias que entran con fuerza y desaparecen en unas semanas, algo de lo que peca más la ropa que las joyas y complementos”

Te gusta crear joyas pero rara vez las usas. ¿Qué estilo tienen tus clientes?

Son piezas voluminosas y con mucho color y me las pongo pero, ¡mis clientas son mucho más atrevidas que yo! Son divertidas y atrevidas, tienen un estilo original y las usan a diario. Otras buscan darle un toque de color a un look básico o para un evento concreto.

Si tuvieses que aconsejar a un cliente para comprarse una sola joya, ¿cuál sería?

Es muy personal, hablaría con el cliente para aconsejarle lo mejor en su caso, preguntarle si usa pendientes, si suele llevar collares y, sino, con un broche siempre aciertas. El de Las Dos Marías es un éxito. Si tengo que escoger yo, siempre un collar.

Con este fuerte arraigo en la tradición gallega. ¿Es fácil hacerlas funcionar fuera?

Sí, funcionan en todas partes. De hecho, en Vitoria hay una tienda que vende mis piezas. La diferencia es que fuera lo que más influye es el diseño y aquí, además, está la parte sentimental. Me encargan una pieza por lo que ven pero a veces más por lo que significa.

Has realizado piezas con símbolos tan dispares como el famoso Sireno de Vigo o las máscaras tradicionales del Entroido. ¿Cómo es el proceso de trasladar esta riqueza cultural a una joya?

Desde que tomo la decisión de representar un aspecto de la cultura gallega en un collar, busco información, imágenes, dibujo posibles diseños, pruebo materiales y colores hasta conseguir una pieza que funcione. A veces este proceso lo tengo en la cabeza y en un día consigo el primer prototipo y otras tengo que trabajar en un concepto, dejarlo y volver a retomarlo en varias ocasiones. Es un proceso donde la creatividad y la inspiración tienen que estar de tu lado.

Tus creaciones fueron objeto de exposición. ¿En qué momento pasa un complemento a convertirse en obra de arte?

Siempre empiezo a diseñar el collar y a partir de él surgen las demás piezas… Diseño para que diviertan y completen un look pero intento conseguir que por sí solas también funcionen, que sean como una pequeña pieza de arte. En varias ocasiones tuve la ocasión de exponerlas en Vigo, Vilagarcía, A Coruña o Cambados. No sólo eran collares, eran piezas que hablaban de Galicia, y el público se acercaba para leer la historia que representaba cada una de ellas.

¿Cómo ha sido el proceso de crear una marca propia con una identidad tan marcada?

En los inicios hacía piezas de temas variados. Cuando empecé a tomarme en serio la creación de la firma necesitaba un hilo conductor que uniese todo lo que estaba pasando. Empecé a dibujar piezas con Peliqueiros, Pantallas... Funcionó tan bien que Galicia fue la respuesta. Desde entonces la marca es ‘Ana Miguéns’ y el claim ‘A Galicia máis bonita feita a man’.

¿Es fácil hacerse un hueco?

Si haces algo con pasión y constancia, de verdad que funcionará, encontrarás tu público y te será fiel.

Te puede interesar