La Revista

Anguilas y carne en una casa con siglo y medio de historia

La Revista

Anguilas y carne en una casa con siglo y medio de historia

Casa Pernas
photo_cameraCasa Pernas
CASA PERNAS

Días de descanso: Martes
Precio medio: 20 euros
Tienes que probar: las anguilas y la croca
Localidad: Ignacio Varela, 25. Pontevea (Teo).
Teléfono 981 80 92 31
IMG_20200717_144130


Nació como la típica tienda bar del rural, hace ya 151 años. Seguramente en su mostrador se habrá discutido sobre “La Gloriosa”, la revolución que acabó con Isabel II, los carlistas, los cantones y la llegada de Alfonso XII. Poco a poco se fue convirtiendo en un emporio comercial, en un cruce de caminos que une Santiago con Cuntis, Vedra con Padrón y tiene una bella estampa del río Ulla a muy pocos metros de distancia. Gasolinera, supermercado... y el bar se ha transformado en una taberna muy acogedora con zona de cafetería en la que la cocina se esfuerza por ofrecer una cocina muy tradicional, muy gallega y de muy buena calidad. Y a fe que lo logra. Tuve ocasión de comprobarlo con un pulpo con tetilla, una espléndida fuente de rodajas de anguilas fritas, que vemos en la fotografía y una sabrosísima croca de ternera que no vemos pero que yo no olvidaré ni su ternura ni su extraordinario sabor. Platos sencillos, sin artificio, que demuestran la capacidad que tienen nuestros productos para manifestar grandes sabores con tal de que se les trate con respeto. 

El comedor es acogedor y el servicio, impecable. Eso explica que haya sobrevivido 151 años. Quizá el secreto esté en que lleva todo este tiempo en manos de la misma familia y hay un orgullo en cada generación por preservar la memoria de sus precedentes.

Hay otras especialidades en la casa. Me han dicho que el bacalao es uno de sus platos fuertes. Pero las anguilas, crujientes, en finas rodajas que contrastan con el grosor del pescado, porque allí no se estila, como aquí, en Ourense y Vigo, las anguilas finas, las delgadas, fritas enteras. 

Una parada recomendable. Incluso merece una escapada hasta allí.