La Revista

Ara Malikian: una vida entre las cuerdas

La Revista

Playlist

Ara Malikian: una vida entre las cuerdas

El documental narra cómo la música sirvió a Malikian para protegerse de la cruda realidad de Beirut, hasta que emigró con 14 años

No podía ser más acertado el título del documental que, ya en cines, narra, a caballo de su última gira sinfónica por España y otros países como Líbano, Francia, Inglaterra, Rusia o China, la fascinante historia de un músico al que huir de la guerra violín en mano le salvó la vida. Porque “Una vida entre las cuerdas” relata cómo Ara Malikian pasa su existencia literalmente enredado en un violín desde que tiene uso de razón pero también los duros momentos que pasó en Beirut, hasta que emigró, a los 14 años, para llevar su arte por el mundo.

“Yo tenía diez años y mi padre me decía, para convencerme: ‘Vamos hijo, bajemos al garaje, vamos a montar una banda como la de los Rolling”, relata el músico nacido en Líbano hace 51 años y radicado en España hace ya dos décadas. 

Es que, entre bombardeo y bombardeo, su padre tuvo la feliz idea de aislarlo de tan cruenta realidad con música. Para un niño era toda una exigencia pero el hombre que hoy es está agradecido porque, de esta manera, se forjó una carrera. Y una vida. Lejos del caos.

“Mi banda no tenía tanto rollo como la de los Rolling –relata-. Yo no me codeaba con Keith Richards o Mick Jagger para hablar de música de vanguardia; a mí me esperaba mi tío Nono con una trompeta abollada, mi vecino con una botella de anís y mi abuela con una mandolina. A día de hoy sigo sin ver que eso que hacíamos en el garaje fuese rock and roll pero le veo el amor y eso es más que suficiente. Después vinieron otros garajes, los alemanes, los ingleses, los parisinos, los españoles; me pasan cosas fascinantes en los garajes”.

Según el ocurrente Malikian, su relación con los garajes “empezó en 1976, cuando estalló la guerra del Líbano. En el mundo entero las bandas más modernas ensayaban en garajes y sacaban de ahí sus sonidos para crear estilo. Y yo, no me quería quedar sin formar parte de esa movida”.

La crueldad de la guerra pero también la satisfacción de una carrera musical producto del esfuerzo están en el documental dirigido por Nata Moreno. Por estos días, mientras su vida se cuenta en la gran pantalla, de garajes nada. Está en pleno tour “Royal Garage” para hacer gala de su sonido innovador y de cómo popularizó la música clásica a través de su violín.

Más en La Revista

La Revista

La “consciència” de Teresa Colom

En el futuro no muy lejano de la novela la tecnología permite a la humanidad traspasar su mente a un sistema informático cuando muere